Sigue a

crackd_1.jpg

Si el pasado mes fue Alex quien nos contó qué le pareció la demo de Crackdown, ahora me toca el turno de echar un vistazo en la versión completa del juego, y después de jugarlo durante prácticamente una semana y completar buena parte de él, la impresión no puede ser más favorable.

Y me explico. Crackdown, que lleva en las tiendas desde hace una semana, es un juego de acción. Pura y dura. Se inspira en el subgénero surgido a partir del éxito de los últimos Grand Theft Auto, con la diferencia de que en esta ocasión seremos “de los buenos”. Encarnamos a un agente de La Agencia, organización surgida de la fusión de diferentes cuerpos de seguridad y que tiene como objetivo prioritario liberar a la ciudad de Pacific City (sic) del vandalismo de tres bandas criminales. Un argumento sencillo, pero que cumple. A nosotros nos tocará el trabajo sucio, y tendremos que eliminar a todos los jefecillos y jefazos de las distintas organizaciones para restaurar el orden en la ciudad. ¿Te atreves?

El superbrazo de la ley

Pero las particularidades de este juego no terminan ahí. Uno de los aspectos más novedosos y entretenidos del juego es que nuestro personaje cuenta con un total de 5 habilidades diferentes (agilidad, conducción, fuerza, explosivos y armas de fuego) que iremos mejorando eliminando a los enemigos o en el caso de la agilidad, trepando a los lugares más altos de la ciudad y recogiendo orbes. Cuando hayamos utilizado lo suficiente una habilidad, subiremos un nivel (de los 4 totales) y desde entonces saltaremos más alto, podremos levantar más peso o hacer que nuestras explosiones hagan más daño. En función del estilo de juego de cada uno podremos ir aumentando más unas habilidades y otras menos, pero en general es una buena táctica ir subiendo todas las que podamos. Algunos jugadores querrán subir cuanto antes al máximo la habilidad de conducción para aprovechar todo el potencial de los automóviles de la Agencia (que cambiarán de aspecto en función de nuestro nivel), mientras que otros preferirán subir su fuerza física para liarse a patadas con todo el que se ponga por medio (siendo esto especialmente útil para acabar con los enemigos cuando están cerca y nos han rodeado).
Esto también hace que hacia el final del juego disfrutemos mucho más que al comienzo, ya que nuestros “superpoderes” habrán llegado a un extremo realmente impresionante. Además a estas alturas también podremos encontrar con unos monstruos con poderes similares, lo que hará más interesantes (y complicadas) las batallas, así que andáos con ojo cuando paseéis a medianoche por la isla de los Shai-gen.

crackd_3.jpg

La campaña está cuidada, con buena cantidad de dossieres escritos y en vídeo para los 21 enemigos “con nombre” que pueblan la ciudad. Aunque ahí acaba todo. Aparte de eso hay dos tipos de carreras, la clásica a cuatro ruedas, y las que tendremos que completar dando saltos por los tejados. Claro que nada nos impide simplemente coger toda la munición que podamos y liarnos a pegar tiros por la ciudad, siempre teniendo cuidado con los civiles claro. Recordad que somos de los buenos. Se agradece, y mucho, la opción de poder completar la campaña en modo cooperativo, y si tenéis el juego y una cuenta XBox Live Gold, estáis tardando en probarlo, porque es verdaderamente divertido.

El cel shading llegó a la next-gen

El motor gráfico del juego es brutal. Sencillamente. No esperéis texturas fotorrealistas ni nada por el estilo, pero es que no las necesita. Crackdown utiliza lo que sus desarrolladores han denominado “cel shading de nueva generación”, y el resultado es espectacular. El entorno tiene un toque “toon” muy vistoso manteniendo toda la definición y potencia de un buen motor 3D. Uno se queda atónito al trepar a un tejado y poder ver perfectamente un par de kilómetros a la redonda sin que la calidad baje, y las luces que nos muestran dónde están los orbes y las carreras hacen que quede todavía más chulo.

crackd_2.jpg

También las explosiones son de lo mejorcito que se ha visto en un videojuego, y es que el efecto del fuego está muy logrado, y el motor físico hace que las explosiones en cadena sean toda una gozada. Además el uso del Havok es más que correcto, y si por ejemplo en Gears Of War podíamos ver que algunos objetos reaccionaban como si pesaran realmente poco (llegando muchas veces a ser absurdo), en este título cada objeto reacciona en función de su peso y tamaño de una forma muy natural (dejando de lado el hecho de que podamos levantar “a pelo” los camiones que nos encontremos por la carretera, claro).
Los FPS, por su parte, no descienden en ningún momento, y podemos darle toda la caña que queramos que no notaremos ralentización alguna. La única pega que se le puede achacar al aspecto gráfico del juego es la ausencia (casi total) de sombras, pero el resto del conjunto los compensa sobradamente.

La música amansa a las fieras… ¿o no?

Crackdown cuenta con un buen repertorio de canciones, de lo más variadas, que amenizarán nuestros viajes en carretera. Sin embargo, y aunque los temas son en general bastante buenos,a veces los tremendos rugidos de nuestro motor (especialmente si llevamos uno de los coches de la Agencia) no nos dejarán oír absolutamente nada, pudiendo llegar a ser desagradable. Los efectos de sonido, por otra parte, son armoniosos y adictivos. Recoger un orbe de agilidad o subir un nivel de una habilidad se convierte en una obsesión por el simple hecho de escuchar ese sonidito otra vez. Vamos, que hasta podremos descargar este sonido para usarlo como sintonía del móvil, algo que puede calmar el mono a los más jugones : P

crackd_4.jpg

El juego está completamente doblado al castellano, y cada poco nuestro contacto en la Agencia nos hablará para darnos nuevos datos, meterse un poco con nosotros por paquetes o reirse cuando nos maten. Es una buena adición al concepto de juego GTA y que compensa en cierto modo la soledad de la libertad de acción y movimiento. Buena idea.

Planifica tu ataque

Contra los enemigos más duros de poco servirá entrar en su base “a saco”, aunque en ocasiones colarnos hasta el jefe mientras recibimos disparos de decenas de enemigos y acribillarlo a balazos puede ser la táctica más eficaz. Sin embargo, lo habitual es que tengamos que elegir entre las diversas alternativas de infiltración que se nos proponen dependiendo de cuál sea nuestra habilidad más alta. Si has subido mucho la conducción y las armas de fuego, la puerta principal es para tí, mientras que si eres especialmente atlético preferirás rodear el recinto y saltar la valla trasera.

crackd_5.jpg

La vida del juego es elevada, pero no por la duración de su campaña, que podremos acabar en un par de tardes si nos ponemos a ello, sino por el altísimo grado de rejugabilidad. La simple excusa de volver a las calles con nuestras habilidades a tope para hacer… vamos, cualquier cosa, es más que suficiente. Y si el modo de dificultad más bajo resulta muy sencillo al principio y no tanto hacia el final del juego, los otros dos modos superiores pueden suponer todo un reto. También tenemos el modo contrarreloj, en el que deberemos acabar con los cabecillas enemigos en el menor tiempo posible.
Además, el juego cuenta con la mejor colección de logros que hayamos visto hasta ahora en un juego de 360, y es que van más allá del completar la campaña principal, sino que hay otros retos más disparatados como mantener a un enemigo en el aire un tiempo determinado a base de explosiones o realizar una serie de acrobacias con nuestro coche. Un aliciente estupendo para que Crackdown nos tenga pegados a nuestra consola durante más tiempo.

Crackdown es, ante todo, divertido

Y es que es así. Si algo destaca en este juego es que a los 5 segundos de coger el pad estás pasándolo bien. Es un juego vistoso y sencillo de manejar, pero que se puede complicar hasta el punto en que queramos, lo que asegura que todo tipo de jugadores pueden rendir buena cuenta de él. Tal vez lo único que podamos reprocharle es que se echa en falta algo más de profundidad tanto en el desarrollo de nuestro personaje como en el de la propia historia de la ciudad, ya que al final no dejan de ser una mera excusa, pero en cualquier caso resulta un título completamente recomendable para todos los amantes de la acción: saltos, tiros, explosiones, carreras, patadas… ¿qué más se puede pedir?

Sitio Oficial | Crackdown
Imágenes | Jeux-France

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

35 comentarios