Compartir
Publicidad
Análisis de Until Dawn: Rush of Blood. Así es el sangriento túnel del terror de la Realidad Virtual
Análisis

Análisis de Until Dawn: Rush of Blood. Así es el sangriento túnel del terror de la Realidad Virtual

Publicidad
Publicidad

‘Until Dawn: Rush of Blood’ es un juego tan sencillo como directo y efectivo. Tratándose de un título sobre raíles, ¿por qué no hacerlo de forma literal? Así pues, una vez que nos hayamos colocado el PlayStation VR en la cabeza, nos encontraremos sentados en un vagón que irá avanzando automáticamente sobre… raíles.

En esencia estamos ante un tren de la bruja convertido en shooter. Una especie de ‘House of the Dead’ que transcurre en un retorcido túnel del terror. ¿Y sabéis qué? Por simplona que pueda ser la propuesta, lo cierto es que acaba funcionando bien y resulta muy entretenido.

De hecho, ‘Until Dawn: Rush of Blood’ es uno de los juegos más divertidos que he probado hasta ahora para PlayStation VR. Y le he dado a unos cuantos (no os puedo hablar todavía de ellos).

Siendo un juego de lanzamiento para un nuevo dispositivo como es el casco de Realidad Virtual de Sony, hay que tener en cuenta varias consideraciones. Por ejemplo la duración. En unas dos/tres horas se puede completar la primera pasada. No es que ‘Until Dawn: Rush of Blood’ ofrezca unos incentivos irresistibles para volver a él una y otra vez, pero sí dispone de varias rutas que podemos explorar en una segunda vuelta. Sobre todo para los que quieran sumar puntos y escalar en los rankings.

También merece la pena hablar sobre si marea o no marea. Por suerte, este juego es de los que se pueden disfrutar cómodamente sin miedo a sufrir náuseas o mareos. Quizás en los momentos puntuales donde el vagón baja a toda velocidad por una pendiente puede molestar un poco, pero nada importante.

Pero vayamos por partes.

Iremos sentados en un vagón que avanzará de forma automática por una serie de niveles planteados como túneles del terror
Until Dawn: Rush of Blood

¿Qué es Until Dawn: Rush of Blood?

‘Until Dawn: Rush of Blood’ es, básicamente, un spin-off de ‘Until Dawn’, la más que interesante aventura de Supermassive Games que salió el año pasado para PS4. Un título que cogía los códigos característicos del slasher y los juntaba todos para lanzarle al jugador un reto: ¿qué harías tú si fueras el protagonista? ¿Serías más inteligente que las víctimas que suelen hacerlo todo mal y mueren de forma absurda en las películas o cometerías los mismos errores?

En ‘Until Dawn: Rush of Blood’ tenemos, además de un aprovechamiento de la marca, una serie de conexiones con el original. Sobre todo a nivel de personajes, aunque también se recuerdan algunos momentos clave de ‘Until Dawn’. En todo caso estamos ante un juego que, salvo por esos hilos de unión, se mueve en un terreno muy distinto del primer título.

Como decía más arriba, nosotros iremos sentados en un vagón que avanzará de forma automática por una serie de niveles planteados como túneles del terror. En cada mano tendremos una pistola y nuestro objetivo será alcanzar el final de cada escenario con vida. Ni más ni menos.

Dispárale a todo

Por el camino deberemos dispararle a todo lo que se mueva. Y a lo que no: a ambos lados del camino iremos encontrando todo tipo de objetos que, al ser destruidos, nos harán ganar puntos: cabezas clavadas en picas, cajas marcadas con dianas, diabólicos muñecos de nieve...

Lo más interesante de ‘Until Dawn: Rush of Blood’ es que la ambientación está muy conseguida, sobre todo y muy especialmente gracias al diseño de sonido (ojo al nivel de los cerdos, agobiante como pocos). Es cierto que el juego abusa bastante de los típicos sustos repentinos, pero también lo es que logra tenernos en un estado de constante tensión por culpa de todos los ruidos que escucharemos a nuestro alrededor a través de los auriculares. El traqueteo del vagón, crujidos, gritos, susurros… todo vale para no darnos ni un respiro.

Para los más exigentes hay un modo de dificultad de una sola vida

La posibilidad de girar la cabeza hacia cualquier sitio en un intento por ver qué ha sido eso que hemos escuchado a un lado, apartando así la mirada por un instante de lo que tenemos delante, no sólo ayuda a aumentar la sensación de inmersión, sino que nos meterá el miedo en el cuerpo en más de una ocasión. Es más, el vagón no siempre va a la misma velocidad. Hay rampas por las que iremos a toda pastilla al más puro estilo montaña rusa, mientras que en determinadas ocasiones ralentizará su paso al mínimo e incluso parará para intentar rompernos un poco más los nervios.

El juego sabe aprovechar el género a la perfección. Los tiroteos funcionan bien, tanto si usamos el PlayStation Move (ideal) como el DualShock, aunque en este último caso nos encontraremos con algunas limitaciones. Los brazos van siempre en paralelo, si bien podemos aumentar la distancia entre ellos con el stick derecho e incluso girarlos o encararlos hacia donde queramos simplemente moviendo el pad.

Until Dawn: Rush of Blood

Empezamos con dos sencillas pistolas que, por suerte, llevan munición infinita. A lo largo de cada trayecto podremos recoger otras armas mucho más potentes como escopetas, uzis o unas pistolas rojas con balas explosivas que son una maravilla. Se encuentran en cajas de llamativos colores para que podamos detectarlas fácilmente y simplemente dispararles para cogerlas. Cada nueva arma irá a parar a la mano con la que hayamos efectuado el disparo, lo cual nos permite combinarlas de formas locas.

Suelen aparecer en los momentos más necesarios, como por ejemplo antes de alcanzar al jefe final de turno (cuando gastemos su munición volveremos a tener las pistolas iniciales de forma automática). Porque sí, cada nivel tiene un hueso duro de roer al final. Y hay un túnel cuya temática son las arañas que resulta bastante demencial tanto en su trayecto como en el enfrentamiento definitivo.

Además de los enemigos que se acercan a nuestro vagón para golpearnos directamente -y cuando digo que se acercan es que llegan a estar a pocos centímetros de nosotros-, los hay que nos lanzan cócteles molotov. Pueden ser payasos, maniquíes, zombies… Y luego están los animalitos, pajarracos y arañas principalmente, que no dejarán de molestarnos.

Por si todo eso fuera poco, de vez en cuando nos veremos rodeados de sierras giratorias o barreras de madera que deberemos esquivar físicamente para que no nos hagan daño. Sí, sentaditos en el sofá deberemos inclinarnos a un lado y a otro si no queremos morir de forma sangrienta.

Y ojo, para los más exigentes hay un modo de dificultad de una sola vida.

La opinión de VidaExtra

Con siete niveles repletos de sustos, sangre, fantasmas, arañas y payasos asesinos, ‘Until Dawn: Rush of Blood’ se postula como un juego corto pero intenso. Su precio de 19,99 euros no me parece del todo descabellado para lo que ofrece -y menos viendo los 39,99 euros que cuesta la decepcionante propuesta de 'PlayStation VR Worlds'-: un interesante shooter sobre raíles de entre dos y tres horas de duración en función de la dificultad que pueden ser más con la segunda vuelta en busca de las rutas alternativas, premios y secretos que se quedaron atrás en la primera pasada.

Tratándose de un título de lanzamiento es evidente que no aprovecha al máximo las capacidades de PlayStation VR, como tampoco lo hace ninguno de los otros juegos pensados para acompañar al casco desde su primer día. Pero teniendo todo esto en cuenta (no podemos comparar estos primeros juegos para PSVR con los AAA que acaparan parte del mercado), lo cierto es que ‘Until Dawn: Rush of Blood’ está bien hecho y resulta entretenido, lo cual no es poco.

Until Dawn: Rush of Blood

Until Dawn: Rush of Blood

Plataformas PS4 con PSVR
Multijugador No
Desarrollador Supermassive Games
Compañía Sony
Lanzamiento 13 de octubre de 2016
Precio 19,99 euros

Lo mejor

  • La tensión
  • El diseño de sonido
  • Como shooter sobre raíles funciona perfectamente

Lo peor

  • Las mejores ideas estén en los dos o tres primeros niveles
  • El recurso de los sustos repentinos se hace algo repetitivo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos