Síguenos

assassinscreed2_analisis_ps3.jpg

Contén la respiración, concéntrate en tu objetivo. Sólo serán unos segundos pero en ellos te juegas el honor de tu familia y tu credo, aprieta los puños, sujeta con firmeza el puñal con el que atravesarás la garganta de ese desgraciado que no dudó en arrebatarle la vida a los que más querías. Muchos los llamarían justicia, tú prefieres llamarlo venganza. Eres el asesino más despiadado y esto es ‘Assassin’s Creed II’.

Ubisoft lo tenía complicado, no nos engañemos. Sí, partía con un personaje central muy carismático y personalmente, uno de los más cañeros de la generación actual de videojuegos, pero el daño que causó la primera parte de ‘Assassin’s Creed’ todavía resonaba en nuestras pequeñas cabecitas. ¿Ha conseguido Ubisoft que nos volvamos a enamorar de la franquicia?.

Voy a intentar no hacer ningún spoiler durante todo el análisis ya que los hechos que se narran en este ‘AC II’ tienen mucha trascendencia en la trilogía y merece la pena que los descubráis vosotros mismos.

Los buenos viejos tiempos… mejorados

Entremos en materia y recordemos el principal fallo que presentaba la franquicia. En el primer juego, protagonizado por Altair, sorprendieron aquellos gráficos tan detallados, aquellas ciudades enormes, la agilidad, el carisma del personaje y el intuitivo control. Pero fallaron las mecánicas de juego y eso es imperdonable.

El primer ‘Assassin’s Creed’ consistía en repetir una y otra vez el mismo tipo de misión pero en ciudades distintas. Y eso acaba por desquiciar al más pintado. Entiendo, por otro lado, que lo más chulo que aportaba la experiencia jugable no eran las misiones en sí, ni tampoco el guión, no nos engañemos. Lo mejor que tenía la franquicia y sigue manteniendo es aquella sensación salvaje de ser el auténtico amo. Un depredador ágil, letal y despiadado que saltaba de tejado en tejado anticipándose a los movimientos de sus enemigos y acabando con ellos en un suspiro. Eso era ‘Assassin’s Creed’ y la buena noticia es que lo sigue siendo y, además, propone una infinidad de acciones nuevas bestiales.

ac3.jpg

Olvidad el temor a acabar haciendo lo mismo una y otra vez. La experiencia esta vez va por otro lado. Viviremos una aventura totalmente lineal, tan lineal que incluso pasa el tiempo, unos 15 años aproximadamente. Y cuando digo lineal no lo digo a modo peyorativo, nada de eso, ‘Uncharted 2’ es lineal y, además, es una obra maestra, me refiero a que la aventura camina en una dirección y los retos a los que debemos someternos son muchos y muy variados.

Alguna que otra vez participaremos en misiones parecidas pero ya me entendéis, en ningún momento se convierte en algo pesado, monótono y rutinario.

Imaginad si hay cosas que hacer y mundo que recorrer que hasta las dos o tres horas de juego no acabaremos vistiendo como un auténtico asesino. De hecho, la historia empieza con un Ezio adolescente de diecisiete años para acabarla entrando en la treintena.

Letal como Altair pero al estilo italiano

Uno de los cambios más radicales que encontraremos se refiere al protagonista. Ezio, pese a que se mueve igual y llega a tener una habilidad semejante a la del protagonista del primer título, tiene mucha más personalidad.

También es cierto que Altair pertenecía a una especie de congregación y que se parecía más al rollo Jedi, vamos, un tío que lucha por la justicia pero más frío que el hielo, pero es que la diferencia entre ambos es enorme.

Ezio empieza como un noble desenfadado, amante de la buena vida y al que todo le sonríe. Tiene dinero, chicas, es atractivo, expresivo como todo italiano y poco a poco, a medida que la vida le va jugando malas pasadas (y nosotros las disfrutamos, todo hay que decirlo), lo vemos crecer y convertirse en un hombre. Así que la profundidad psicológica entre Altair y Ezio varía como la luz al día.

Dicho de otro modo, los que busquéis guión y personajes más desarrollados, notaréis el cambio que ha dado la franquicia en este aspecto.

Impactante a nivel visual, pero menos

Antes de hablar del aspecto visual del título, que por cierto es excelente, quiero dejar claro que la suavidad en frames por segundo se ha conseguido casi estabilizar. ‘AC II’ funciona mucho mejor que ‘AC’, cosa que se nota y se agradece. Aunque es cierto que han tenido que acometer algún que otro sacrificio.

En cuanto a diseño artístico para que nos vamos a engañar, estamos ante un producto excelente.

Las ciudades son preciosas, los ciclos de día y de noche son un lujazo, el escenario es detalladísimo y lo pueblan cientos de personajes que le dan una vida increíble. En serio, es una experiencia la mar de recomendable ir dando botes por los tejados de Florencia (o de cualquier ciudad que nos presente el juego, aunque mi predilecta es Forli) durante un atardecer para llegar hasta un río y pegar un salto de fe que acabe en un chapuzón. Bestial.

ac2.jpg

El único pero que le podemos encontrar está en el detalle de los personajes. Es una sensación más que una afirmación y quizá la comparte alguno de los que lo hayan jugado. Parece como si estuvieran formados por menos polígonos que antes y, en general, estuviesen tratados con menos esmero.

Cuando seáis el Ezio con diecisiete años que luce una coleta un tanto repelente fijaos en su cara, en las expresiones faciales e incluso en el pelo. Se notan reducidos respecto a lo que vimos en ‘Assassin’s Creed’ a todos los niveles, pero en el fondo importa poco ya que los verdaderos protagonistas parecen ser los escenarios. Escenarios que, me repito, son un lujazo.

Y el otro punto fuerte son las animaciones. Aunque de nuevo es algo que todos sabíamos, Ezio se mueve de la mejor manera que podáis imaginar. Suave, con unas transiciones espectaculares, y con ese aire chulo y aguerrido que comparte con su antepasado Altair. Cuando entramos en modo acción y vemos al protagonista ir enlazando animaciones, trepando, saltando, esquivando, nadando, dando volteretas y corriendo a nuestro antojo de un modo tan suave, apreciamos el trabajo que han llevado a cabo los chicos de Ubisoft.

Tanto por hacer gracias al dinero

En ‘Assassin’s Creed II’ adquiere una relevancia brutal el sistema de gestión de dinero y mejoras de nuestro asesino. Sí señores si, ahora podremos comprar armamento, mejorar nuestra vestimenta, adquirir medicinas, pociones, venenos, pagar a mercenarios, contratar prostitutas… un montón de posibilidades que hacen del juego algo dinámico y que fluye de manera natural.

Todo lo anterior lo podremos conseguir por un módico precio y es que el dinero en la Italia renacentista era tan importante como en la actual. Para sobrevivir necesitaremos tener mucho vil metal, pero lo bueno del caso es que lo conseguiremos de muchas maneras.

Podremos robar a la gente con la que nos cruzamos, que para eso aprenderemos del Rey de los ladrones, saquear cadáveres, robar cofres repletos de monedas y gestionar los beneficios que nos proporcione Villa Auditore, aunque ese tema da para un punto y a parte.

ac1.jpg

Ahora, con los bolsillos repletos de dinero, veamos cómo afrontar una situación en el juego. Debemos entrar a una fortaleza muy protegida ya que custodian un documento que necesitamos.

El juego nos propone una variedad de acciones muy grande. Podríamos colocarnos en el lugar adecuado y lanzar bombas de humo para pasar entre la confusión de los guardias. Habrá algunos que prefieran escalar e intentar entrar por los tejados, aniquilando a los guardias antes de que den la voz de alarma. Otros, en cambio, preferirán contratar prostitutas para que distraigan a los guardias o guerreros para que monten bulla cerca. Finalmente, la opción Bruce Willis consistiría en acercarse de golpe a los guardias, asesinar a dos con la doble cuchilla frente a las miradas perplejas del resto y luego acabar con ellos.

Como veis hay muchas cosas que hacer y muchos caminos que recorrer para llegar al mismo final. Esto, por supuesto, lo agradece el usuario que a cada paso va aumentando su habilidad hasta ser el auténtico maestro asesino que Altair llegó a ser en la primera parte.

Así que queda claro, este ‘Assassin’s Creed II’ ha aumentado de modo exponencial lo que el usuario debe de hacer. Para ello se nos ha dotado de un lugar tranquilo desde el que planear las jugadas. Se trata de la Villa Auditore, un complejo enorme situado en medio de la Toscana en el que Ezio desbloqueará secretos, fomentará la economía familiar y se podrá, en definitiva, entrenar para ser mejor asesino.

Para ir cerrando el análisis, este juego es el que debía de haber sido en su primera parte. Buenos gráficos, buen sistema de juego, más violento que nunca, más ágil que nunca, una historia repleta de enigmas y que visita a figuras históricas, una variedad de misiones enorme y un protagonista con carisma que se apodera de la función sin ningún tipo de dudas cuando se enfunda su traje de asesino por primera vez.

En resumen, un auténtico must-have con el que los señores de Ubisoft lucharán por el trono de las ventas esta Navidad. Altamente recomendado para los que con la primera parte acabasteis pensando que la idea era bestial pero que le faltaban un par de vueltas más.

ALERTA SPOILER

Por cierto, al principio del juego se nos muestra una frase en la que se advierte de que el juego ha sido desarrollado por gente de diversas religiones y que, de ninguna manera, Ubisoft quiere ofender a cualquier creyente, sea de la religión que sea.

No me extraña, sabiendo a quién le acabamos pegando una soberana paliza en los últimos compases del juego, no me extraña que hayan decidido disculparse. Eso sí, alguno que otro hubiera rematado la faena…

Ficha Técnica: Assassin’s Creed II

Assassin's Creed II
  • Plataformas: PS3 (versión analizada), Xbox 360
  • Editor: Ubisoft
  • Desarrollador: Ubisoft Montreal
  • Lanzamiento: Ya disponible
  • Precio: 69,95 euros

Vídeo | YouTube
Más en VidaExtra | ‘Assassin’s Creed II’. Primer contacto

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios