Sigue a Vidaextra

Borderlands 2: Escabechina Sangrienta del señor Torgue - Análisis

‘Borderlands 2’ se sigue expandiendo. Tras La Capitana Scarlett y su Botín Pirata recibimos su segundo DLC, la Escabechina Sangrienta del señor Torgue, y aquí estamos para analizarlo.

Si nos fijamos en los antecedentes, teníamos miedo de que este segundo contenido descargable siguiese el rumbo del aburrido Underdome de Moxxi del primer ‘Borderlands’. Por suerte el señor Torgue no es tan malo como aquel, aunque ciertamente supone un bajón de calidad respecto a la Capitana Scarlett. No logra sorprender prácticamente en ningún momento. Carece de chispa.

La roquera escabechina sangrienta del señor Torgue

Borderlands 2: Escabechina Sangrienta del señor Torgue

La historia de la Escabechina Sangrienta del señor Torgue del ‘Borderlands 2’ arranca con Patricia Tannis informándonos de otra Cámara que se abrirá “cuando el adalid de Pandora la riegue con la sangre del cobarde definitivo”. Mientras nos informa de ello mediante una retransmisión ECHO ésta es interferida por el señor Torgue para informarnos, a su manera, que organizará un torneo para encontrar al cabronazo número uno capaz de abrir la Cámara. Lo mejor de todo es que ésta se encuentra en el Badass Crater of Badassitude, donde casualmente se organiza el torneo. ¡Bien!

Nos espera, por lo tanto, una competición para llegar a ser el número uno. Algo que Pistón, el líder, no nos lo pondrá nada fácil. Ni tampoco el resto de contrincantes. ¿Es parecido al Underdome de Moxxi? No, tranquilos. Más bien poco. Situado cerca del pueblo de Lynchwood, Badass Crater of Badassitude cuenta con varias zonas a visitar, no es un recinto cerrado. Eso sí, por extensión no es tan largo como Oasis. Ni tampoco tan duradero. A ojo unas seis horas frente a las diez de Scarlett, aunque si nos centramos en algunos desafíos nos puede llevar muchas más horas. Principalmente por la novedad de peso de este DLC, las máquinas expendedoras de Torgue que requerirán de códigos de Torgue.

Estos códigos serán otra moneda especial que solamente podremos conseguir vía misiones o eliminando a ciertos enemigos, nada que ver con los cristales de serafín del anterior DLC. Lo bueno llega al saber que las máquinas expendedoras de Torgue nos ofrecerán armas raras e incluso legendarias, las más difíciles de conseguir de todo ‘Borderlands 2’. Aunque éstas necesitarán de mucho dinero de Torgue. De ahí que la vida útil de este DLC se dispare (nunca mejor dicho) sobre todo con esto, ya que por lo demás los alicientes y sorpresas serán pocos, empezando por los escenarios.

La nueva búsqueda del oro: obtener códigos de Torgue

Borderlands 2: Escabechina Sangrienta del señor Torgue

Y es que si de Oasis nos fascinó el cambio de look de los escenarios, con motivos marinos, en Badass Crater of Badassitude todo nos resultará familiar: escenarios áridos, otros urbanos, e incluso una fundición. Nada nuevo bajo el Sol. Esto incluso se traduce en una escasísima variedad de enemigos, con variantes sobre los ya vistos, como los moteros (unos irán en motos) o los forzadores, estos últimos bastante similares a los Goliats. Hasta en los jefazos de turno encontraremos pocas sorpresas salvo dos excepciones. Aunque ni por asomo tan llamativas como el que vimos al final del episodio de Scarlett. Vamos, que la escabechina será sangrienta, pero impresiona y divierte lo justo. Ni siquiera Torgue logra ser un gran secundario, a pesar de sus roqueros intentos musicales.

Al venir traducido estas referencias se pierden, pero si decimos que los nombres de algunas misiones serán “Autopista al Infierno” (Highway to Hell; AC/DC) o “Bienvenido a la jungla” (Welcome to the Jungle; Guns n’ Roses) nos quedará claro que a Torgue le va la marcha. Aunque lamentablemente esto no se traduce en poder escuchar estos temas por aquí. Ni siquiera habrá ninguno nuevo, al contrario que sucedió con Moxxi. Que por cierto, ésta reaparecerá aquí, igual que Tina Chiquitina.

En la Escabechina Sangrienta del señor Torgue no faltará otro ser invencible, aunque el límite de nivel sigue estando fijado en 50. Si no habéis llegado a él encontraréis en este DLC una zona en la que subir como la pólvora (Pyro Pete’s Bar; curiosamente donde podemos encontrar al ser invencible) gracias a las rondas de grado tres, otra de las novedades de esta expansión. Aunque como ya adelantamos al inicio, este DLC no está tan inspirado como el primero. Salvo que tengamos el pase de temporada, no merece tanto la pena. Y eso que los objetos legendarios son un puntazo.

Vídeo | Youtube
DLC Escabechina Sangrienta del señor Torgue | Steam (9,99 euros) / Xbox Live (800 MS)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios