Compartir
Publicidad
Hemos probado la demo de Pokémon Sol y Luna y esto es lo que te espera
Análisis

Hemos probado la demo de Pokémon Sol y Luna y esto es lo que te espera

Publicidad
Publicidad

Breve pero intensa, la demo de ‘Pokémon Sol’ y ‘Pokémon Luna’ hace justo lo que se le pide a este tipo de adelantos: te muestra el juego, sus posibilidades y algún atisbo de por dónde podría cojear sin desvelarte demasiado de la trama o chafarte sorpresas.

Muy buenas sensaciones que, parece que esta vez sí, demuestran que ‘Pokémon’ quiere dar un salto no sólo evolutivo, también de calidad. La media hora que dura la demo consigue dejarte con ganas de más, deseando que el 23 de noviembre esté más cerca de lo que en realidad está.

El Pokémon más cinematográfico

Una breve presentación, un viaje a la ciudad para visitar un centro Pokémon, una escueta batalla inicial, un paseo por la llanura luchando contra bichos y un último y épico combate. A eso se limita la demo de ‘Pokémon Sol’ y ‘Pokémon Luna’, pero vale la pena detenerse un poco en cada uno de esos pasos para comprobar qué nos espera.

Poke

Pensaba que serían ‘Pokémon X’ y ‘Pokémon Y’ los que me entregarían esa sensación, pero están siendo estas dos nuevas entregas las que me hacen pensar en una evolución del juego a nivel narrativo. No es que el inicio de la demo deje entrever demasiado, sólo un giro algo más cinematográfico en el uso de las cámaras, pero todo huele a nuevo, a distinto, y para una saga con tantos años a su espalda, ya iba siendo hora.

El paseo posterior es probablemente lo único que me molesta de la demo. Lejos de ofrecerte una visión cómoda de dónde estás en cada momento, los juegos de cámara a veces cierran demasiado el campo de visión, provocando que sólo veas carretera y parte de la acera pero no qué casas tienes alrededor y, por lo tanto, a dónde te diriges. Incómodo a rabiar, pero entiendo que centrado en esconder sorpresas y que sean los giros de cámara los que realmente te muestren el camino en todo momento.

Combates más dinámicos y rápidos

Tanto el primer combate como los que encontramos en la llanura dejan entrever todos esos cambios que venían prometiendo en los vídeos, con un aspecto más espectacular la cámara se acerca entre la hierba hasta dar con la zona de combate y, a partir de ahí, todo mantiene un aire de anime en el que los Pokémon pueden lucirse con sus ataques.

Poke1

No recuerdo si ya había visto en otros juegos la anotación sobre la eficacia de los ataques frente a enemigos repetidos, pero me ha sorprendido encontrarla aquí y me parece tan cómoda como eficaz para hacer que todo sea más dinámico y los paseos entre la hierba no sean tan peñazo cuando tienes prisa.

Algo similar ocurre con la forma en la que el juego te plantea los desafíos, y es que mientras que en otras entregas te hubiesen soltado en una cueva plagada de encuentros aleatorios para alargar la vida del juego, aquí te ofrecen un reto (soso hasta decir basta), pero que cumple su función de hacerte luchar con una excusa en vez de simplemente tirarte bichos a la cara cada dos pasos. Es todo un acierto.

Ataques especiales a base de épica

El combate final es el que, de la mano de los ataques Z, nos adentra aún más en toda esa perspectiva cinematográfica que le han querido pintar a ‘Pokémon Sol’ y ‘Pokémon Luna’, mostrándonos a un Pikachu que bien podría ser Son Goku, o cualquier otro héroe de anime, realizando un poderoso ataque con una secuencia animada.

Terminada la demo y con la sensación de haber vivido algo conocido y nuevo al mismo tiempo, te diriges al calendario para comprobar el tiempo que queda hasta el 23 de noviembre en el que ambas ediciones aterrizarán en Nintendo 3DS. Después de tantos años aún me sigue sorprendiendo que con cada nueva entrega vuelva a repetir eso de “tengo ganas de Pokémon”.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos