Sigue a

Mutant Mudds (Análisis)

Siempre que hablamos de la eShop de Nintendo 3DS solemos hacer referencia al escaso catálogo que todavía lo puebla, y, en consecuencia, de los pocos imprescindibles que hay en dicho servicio. Suerte que ya tenemos el ‘Mutant Mudds’, del pequeño estudio Renegade Kid, el cuál se ha convertido, irremediablemente, en otro título muy a tener en cuenta para darle más vida al listado de la eShop. A la vista está de que el importante retraso sufrido respecto a EEUU ha merecido la pena. Toca realizar el análisis del ‘Mutant Mudds’, aunque por nuestras palabras ya podéis notar que va a ser muy positivo.

Últimamente lo suelo decir mucho. Sí, me repito más que el ajo, pero es que es verdad. Actualmente los videojuegos que más satisfacciones me proporcionan son los de corte independiente y en formato digital. Y eso que soy un defensor a ultranza de lo físico. Pero las cosas como son: los más originales, arriesgados, o “retro-amorosos” sólo los veo en pequeñas dosis. Y ‘Mutant Mudds’ es uno de ellos.

Mutant Mudds y las plataformas en distintos planos

Mutant Mudds

‘Mutant Mudds’ no es desde luego un juego que entre por la vista, desde el aspecto más técnico, obviamente. Si hemos crecido en la época de los 8 y 16 bits, lo más probable es que su estilo visual sea de nuestro agrado, ya que nos retrotraerá a esa época, con sus píxeles como puños por doquier. Donde sí destaca es en el uso de los tres planos. Tenemos el normal, a media distancia, el cercano, más cerca de nosotros, y el lejano, el cuál podemos ver a lo lejos. Nada que no sepa cualquiera que haya visto Barrio Sésamo. Lo que pasa es que no podremos cambiar de plano en cualquier momento, sino mediante una plataforma especial con una flecha. Además, sólo podremos pasar al plano indicado, y en algunos casos no podremos retornar al que ya estábamos. Es cuestión de fijarse. Igual que para ver todo lo que tenemos en cada plano, sin resultar confuso en ningún momento. Y aunque no sea necesario, decir que el efecto 3D de la consola es muy efectivo y no tan molesto.

Si el estilo gráfico es básico, se podría decir lo mismo de su historia. La historia arranca con Max jugando a la consola acompañado de su abuela, cuando de repente salta por las noticias una invasión de meteoritos. O de lo que se presuponían meteoritos, porque al final resultan ser unos seres llamados “Mudds”. De ahí lo de ‘Mutant Mudds’. Y sí, nuestro objetivo, como habréis deducido sabiamente, es eliminarlos a todos, pero de un modo distinto a lo que cabría esperar. Lo haremos recogiendo un Water Sprite (una estrella de ocho puntas) en cada una de las 20 fases de las que consta el juego.

Aunque esto tiene más miga de la que puede parecer en un principio, ya que en cada fase habrá 100 diamantes dorados que tendremos que recoger si queremos desbloquear otras fases del plano normal del menú del juego (para las cuatro adicionales del primer plano será indispensable haber obtenido 16 Water Sprites junto con 1.600 diamantes dorados). Estas “monedas”, digámoslo así, nos servirán también para desbloquear tres accesorios para Max, aunque no podremos llevar los tres a la vez. Tenemos una mejora para nuestra arma (un cañón de agua) que dispara a más distancia, tenemos un jetpack mejorado para el H20, y un súpersalto. Los desbloquearemos con 800, 1.200 y 1.600 diamantes dorados, respectivamente, y serán un buen incentivo para intentar hacer el 100% de cada fase. Cosa no muy difícil salvo casos puntuales, siendo muy de agradecer que si repetimos una fase se nos conserven las monedas que ya habíamos conseguido. Que de tiempo vamos justos a veces, y sí, si en una fase se nos acaba el tiempo, tocará repetirla de nuevo partiendo desde el inicio.

Estilo retro para un plataformas con retos interesantes

Mutant Mudds

‘Mutant Mudds’ no es, desde luego, un juego largo, pero tampoco tan corto como nos hacían entrever desde norteamérica (recordemos que allí se publicó a finales de enero de 2012). Esto último gracias a su curva de dificultad. Las primeras fases serán un paseo, pero según avancemos descubriremos que en algunos casos tendremos que repetir irremediablemente alguna por lo puñeteros que son algunos enemigos (Pork Plop, te odio), algunos pinchos puestos a mala fe, o por medir mal algún salto ante tanta plataforma intermitente. A fin de cuentas, y esto es muy de agradecer, contamos con solo tres corazones (a modo de resistencia), y si nos los quitan, tenemos que repetir una fase (vidas, como tal, no habrá; son infinitas). Aunque donde la dificultad aumentará exponencialmente es en las fases secretas (hay dos tipos; una en plan Virtual Boy, con su color rojizo tan característico, llamada V-Land – ver imagen superior – , y otra en plan Gameboy clásica, se podría decir, llamada G-Land), en donde nuestro único objetivo será llegar al final sin preocuparnos de diamantes dorados (no habrá). Habrá alguna que nos llegará a desesperar, aunque no hay nada que con un poco de paciencia y buenos reflejos no se pueda conseguir. La recompensa, si completamos todo, merecerá la pena.

Donde sí cojea ‘Mutant Mudds’ es en variedad de opciones, porque directamente no habrá. Tenemos tres ranuras para las partidas, un apartado para ver los créditos de su creador (Renegade Kid), y la opción para borrar las partidas. Nada más. Ni siquiera una opción para, por ejemplo, escuchar la banda sonora del juego, o cualquier otro detalle relativo al juego. Y ya que mencionamos un poco de pasadas la banda sonora, decir que su toque chiptune cumple sin más. Alguna melodía pegadiza hay, pero no es ni mucho menos de la calidad que disfrutamos en muchos clásicos de la Gameboy.

En resumen, ‘Mutant Mudds’ se ha convertido con facilidad en una compra muy a tener en cuenta dentro del catálogo de eShop de la Nintendo 3DS. Si nos van los plataformas con unos pocos tiros de por medio, el corte retro y una dificultad acorde a la época en la que se basa, los 9 euros que cuesta nos sabrán tal vez a poco. Vamos, que se paga con gusto. Ojalá veamos más invasiones en el futuro.

Mutant Mudds | Nintendo 3DS

Mutant Mudds
  • Plataformas: Nintendo 3DS (eShop)
  • Desarrollador: Renegade Kid
  • Distribuidor: Renegade Kid
  • Lanzamiento: 21 de junio de 2012
  • Precio: 9 euros

Mutant Mudds es un plataformas de corte retro que juega con los planos de profundidad de un modo bastante acertado. No es tan corto ni tan fácil como parece. Un título muy a tener en cuenta en la eShop de Nintendo 3DS.

Vídeo | Youtube
Sitio oficial | Mutant Mudds

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios