Sigue a Vidaextra

Super Monkey Ball: Banana Splitz

Es como el ‘Marble Madness’ pero manejado por un mono. Así es como se le suele describir cualquier entrega de la saga ‘Super Monkey Ball’ a los que no la conocen. Una definición que ciertamente nos sigue sirviendo perfectamente para el próximo ‘Super Monkey Ball: Banana Splitz’ de PS Vita, porque la mecánica, desde que SEGA nos la mostró en 2001, sigue intacta. ¿Para qué cambiar algo cuando funciona? Eso han debido pensar. Vayamos con este primer contacto.

A pesar de las similitudes con el nombre, aclarar que no tiene nada que ver con el ‘Super Monkey Ball: Banana Blitz’ de Wii visto hace seis años. Sí que compartirá una cifra similar de fases (más de 100), pero con muchísimos menos minijuegos (50 frente a los ocho de ahora) disponibles, siendo una de las principales características de esta nueva entrega en PS Vita la posibilidad de crear nuestras propias fases mediante la cámara. Un método extraño y con resultados de lo más dispares (sacamos foto, agitamos la portátil y listo), aunque muy directo, para alargar su vida útil hasta el infinito y más AiAi.

Super Monkey Ball: Banana Splitz. El mono sigue inquieto

Super Monkey Ball: Banana Splitz

Pero primero vayamos por partes. Hay que hacer mención a un detalle de agradecer en ‘Super Monkey Ball: Banana Splitz’, y no es otro que su control. Tendremos dos opciones a elegir: o bien la clásica con el stick analógico izquierdo, controlando la bola-mono tal y como hicimos su día con el mítico ‘Marble Madness’ e incluso recientemente (doy fe; mucha) con el minijuego E.S.F.E.R.A. del adictivo ‘Trials Evolution’, pudiendo controlar la cámara con el stick derecho (siempre y cuando no corramos), o bien con el sensor de movimiento, moviendo la propia PS Vita como si llevásemos la bola-mono encima. También se agradece que podamos cambiar en cualquier momento entre ambos.

En cuanto a su mecánica, es la misma que la del citado clásico de Atari: ir del punto A al punto B sin caernos, y si podemos recoger plátanos por el camino, mejor que mejor, igual que en el menor tiempo posible. Una mecánica que se complica con circuitos que dejan de ser cerrados, con pasos muy estrechos, inclinaciones pronunciadas… u objetos móviles que nos harán la vida imposible.

Lo recomendable, como siempre, será empezar con los trazados de nivel principiante si no queremos darnos de bruces constantemente contra el vacío, y cuando nos sintamos cómodos dar el salto a los de nivel avanzado, mucho más complejos, tanto por la rapidez que se nos exige como por los obstáculos que encontraremos. No es lo mismo un trazado fácil en 60 segundos que uno difícil…

Editor de niveles fotográfico, lo último en vagancia extrema

Super Monkey Ball: Banana Splitz

La captura de arriba es fea, ¿verdad? Pues es una pequeña muestra de lo que nos deparará el editor de niveles. Su gracia radica en poder sacar fotos de cualquier cosa con nuestra PS Vita y el sistema automáticamente (tras un meneo de la portátil) lo creará, añadiéndole unos pocos detalles de lo más asépticos. El resultado, a la vista está, no es ni de lejos tan vistoso como los demás trazados originales de ‘Super Monkey Ball: Banana Splitz’, aunque también se crea en unos pocos segundos.

Super Monkey Ball: Banana Splitz

Donde sí que resulta más vistoso es en los minijuegos, como por ejemplo en Monkey Bowling, uno de los más clásicos y que mejor le sientan. Su nombre lo dice todo: utilizaremos la bola-mono para derribar los bolos. Aunque la pista irá variando por cada tiro. Desde una que irá en zig-zag hasta otra que contará con un salto con caída libre en el medio. No habrá dos iguales, por lo que será difícil repetir siempre la misma puntuación. Aunque por lo menos podremos ir corregiendo el tiro sobre la marcha. Hecho que otras veces será contraproducente si la bola-mono va muy rápido como imaginaréis.

El otro ejemplo es el minijuego Laberinto del Amor, pensado expresamente para ser jugado por dos personas con una sola PS Vita: una con el stick analógico izquierdo, otra con el derecho. Aunque se puede también uno solo, ¡faltaría más! Pero la coordinación será mucho más complicada, ya que habrá que estar atento a dos sitios distintos a la vez. Aquí, por cierto, la vista pasará a ser cenital, y los decorados de un aspecto más seco, sin estridencias, para centrarnos en lo que interesa: llegar los dos a la meta sanos y salvos. Y menos mal que hay puntos de control…

En definitiva, a la vista está de que SEGA ha optado por ser muy continuista con ‘Super Monkey Ball: Banana Splitz’ de cara a su debut en PS Vita. A los que conozcan la saga no hace falta decirles nada más, mientras que los demás ya saben lo que se encontrarán en esta entrega: equilibrio a raudales.

Super Monkey Ball: Banana Splitz | PS Vita

Super Monkey Ball: Banana Splitz
  • Plataformas: PS Vita
  • Desarrollador: SEGA
  • Distribuidor: SEGA
  • Lanzamiento: 26 de octubre de 2012
  • Precio: 29,99 euros

Super Monkey Ball: Banana Splitz supone la llegada de la saga del mono equilibrista de SEGA a la portátil PS Vita. Un título continuista sin alardes.

Vídeo | Youtube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios