Sigue a

The Unfinished Swan

Desde hoy mismo los usuarios de PSN Plus pueden descargar en sus PS3 el juego ‘The Unfinished Swan’ por 12,99 euros, mientras que los usuarios que no posean una cuenta del sistema premium de Sony podrán hacerlo el próximo 24 de octubre al mismo precio. Ahora la principal duda es si realmente queréis hacer esa compra, razón que os ha llevado hasta aquí, así que antes de dar el paso conozcamos un poco mejor lo que ofrece.

No sé si conoces el título, si has visto alguno de los vídeos o imágenes mostradas, por lo que si estás en ese punto deberías acordarte de aquello de llegar virgen al videojuego y decidir si quieres saber más. Lo digo, entre otras cosas, porque a continuación vamos a hablar sobre sus mecánicas y posibilidades, precisamente lo que convierte a este título en algo especial.

Pese a ello eso no le quita peso a la valoración final, así que te haré un limitado resumen con un escueto: “esperaba algo más“. El texto no contiene spoilers sobre la historia del juego.

The Unfinished Swan

‘The Unfinished Swan’ echa a volar

Seguro que recordáis con cariño aquella demo técnica de ‘The Unfinished Swan’ con la que el estudio Giant Sparrow presentó su proyecto en 2008. En ella se nos mostraba un mundo completamente blanco que podíamos manchar de negro con unas bolas que disparábamos. Un curioso FPS (si es que ese calificativo realmente nos vale) que parecía estar orientado al género de terror.

El juego que llega hoy a PS3 no difiere mucho de esa citada mecánica, pero ha abandonado la atmósfera de intriga para convertirse en un simpático cuento infantil con moraleja final incluida. Estamos ante una de esas experiencias intensas que el desarrollo independiente se ha encargado de portar como bandera, uno de esos juegos que hay que disfrutar con calma para saber con certeza qué te está ofreciendo.

‘The Unfinished Swan’ nos traslada a un universo en el que viviremos varios momentos realmente mágicos, pero es inevitable pararse a pensar en más de una ocasión sobre si lo que tenemos es un juego, una demo técnica o sólo atiende a la razón de que encarnemos una experiencia distinta a la habitual. Eso último lo consigue, pero no consigue alejarse de lo segundo al intentar estar por encima de lo primero.

The Unfinished Swan

The ¿Unfinished? Swan

El mundo creado por Giant Sparrow podría separarse por mecánicas. En primer lugar tenemos las bolas negras, las que pintan las paredes como si de un lienzo se tratase dejando ver las formas del escenario. Probablemente lo peor de ‘The Unfinished Swan’ es que su primer momento, cuando estás frente a la pantalla a la espera de que el juego acabe de cargarse y te das cuenta de que ya lo ha hecho, es el más impresionante de todos.

Continúas pintando paredes hasta encontrar una salida, para después comprobar que las formas planas dejan paso a huecos, a figuras, a escaleras, una valla, una roca… Si eres de los que se encarga de escudriñar el escenario para ver cada uno de sus detalles, con ‘The Unfinished Swan’ te vas a hinchar a disparar pelotas negras.

La brevedad del juego (no esperes que su historia principal te dure más de una tarde) evita que caigamos en una espiral de tirar bolas continuamente sin ton ni son, así que no mucho después cambiaremos las pelotas negras por otras de agua, capaces de guiar enredaderas para crear escaleras; otras negras que no cuentan con demasiado protagonismo, estando el truco de esa zona en jugar con la iluminación; y por último unas capaces de crear plataformas dependiendo de las medidas que le demos al disparar.

Juegas por inercia porque el mayor reto es, simplemente, acabar el juego, conocer el final del cuento y pasar a otra cosa. Pese a ser breve es rejugable, incluyendo la posibilidad de volver a superar cada uno de los niveles para conseguir golpear (que no explotar) varios globos que están dispersados por el escenario.

The Unfinished Swan

Consiguiéndolos podremos acceder a la tienda del juego y cambiarlos por “juguetes“ como borrar todo lo pintado, que las bolas se paren en el aire permitiendo crear decenas de ellas a la espera de pulsar un botón y que todas a la vez salgan volando, o incluso disparos que se muevan en línea recta en vez de realizando parábolas.

Los añadidos son originales y divertidos, y aunque no pasan de la mera curiosidad, son una excusa perfecta para volver a recorrer las estancias del juego, esta vez aprovechándote de cosas como el radar de globos, de gran ayuda para conseguir los que te faltan. A eso súmale las risas que te vas a echar cada vez que le muestres la primera pantalla a alguien que no conozca nada del juego.

La caja de Pandora del desarrollo creativo

¿Es ‘The Unfinished Swan’ una compra recomendable? Francamente,estoy entre el sí y el no y ni siquiera el precio tiene demasiado que ver. Como ya he dicho antes ofrece varios momentos muy especiales, el caso del primer nivel o cuando empiezas a usar el agua son sin duda los más destacables y visualmente impactantes. Si piensas qué hay más allá de eso, tal vez ahí empiezan los problemas.

No es un juego, o al menos no uno en el sentido clásico, es una experiencia, y no todo el mundo estará conforme en gastarse casi 13 euros en un experimento que muestra una moraleja a través de mecánicas que, en vez de centrarse en mensajes sobre qué hacemos con nuestras tristes vidas, podrían haber dado muchísimo más de sí, ofreciendo más variedad, pero sobre todo mayores retos, en los puzles empleados.

Disfrutamos mucho ‘Flower’ y ‘Journey’, y sinceramente agradezco que Sony haya decidido llevar a la industria un poco más allá, con propuestas realmente sorprendentes y especiales, pero creo que todos deberíamos empezar a plantearnos si lo de la vena independiente y artística se nos está yendo un poco de las manos.

The Unfinished Swan

Pueden haber buenas ideas, pero hay que saber exprimirlas y darles forma, pulirlas y que entre todas creen un conjunto que sea coherente. No vale con sacarte de la manga que tras un jardín blanco hay un castillo con sombras y más tarde podrás crear cubos metiéndote en un plano de construcción. Valve intentó eso mismo en ‘Portal 2’ y la entrega favorita de muchos jugadores sigue siendo la primera, la que explotaba lo que tenía sin recurrir a engaños, huyendo de las primeras demos técnicas para dar con un conjunto soberbio.

Soy consciente, no es justo comparar ambos títulos, lo de Valve con el primer ‘Portal’ fue una auténtica campanada con la que jugaron muy bien sus cartas, pero no es menos cierto que si queremos que la industria crezca, al menos en ese sentido, debemos empezar a situar una vara de medir.

En este caso ‘The Unfinished Swan’ queda muy por encima de ‘Datura’, otro reciente experimento de PS3, pero la falta de ambición acaba dejando al título en una posición muy poco privilegiada, por debajo no sólo de Chell y GLaDOS, también separado de una distancia como de aquí a la luna respecto a joyas como ‘Journey’. Al menos Giant Sparrow crecerán tras este proyecto, lo demuestran siendo muy conscientes de esas últimas palabras.

Vídeo | YouTube

The Unfinished Swan | PS3

The Unfinished Swan
  • Plataformas: PS3
  • Desarrollador: Giant Sparrow
  • Distribuidor: Sony
  • Lanzamiento: 24 de octubre
  • Precio: 12,99 euros

The Unfinished Swan es un título descargable de PS3 en el que deberemos vivir la historia de un niño huérfano y su eterna persecución de un cisne pintado por su madre que está por terminar.

Más en VidaExtra | ‘The Unfinished Swan’, el mundo como un lienzo en blanco, el mundo como la noche más oscura

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios