Sigue a Vidaextra

XCOM: Enemy Unknown

Estamos justo a una semana para que el nuevo XCOM: Enemy Unknown’ se ponga a la venta no solamente en PC (plataforma que vio parir esta saga publicada e iniciada por MicroProse en 1994), sino también en PS3 y Xbox 360. Un regreso que en esta ocasión ha recaído en otro estudio, Firaxis Games, el mismo de la todopoderosa saga ‘Civilization’. Experiencia tiene en este campo, y por lo que hemos probado, parece que la cosa va por buen camino. Dentro el primer contacto alienígena.

Dejar claro de inicio, eso sí, que en lo personal, y pese a ser un apasionado del género, irónicamente nunca he profundizado en ninguna entrega de esta saga creada por MicroProse, y eso que el primer UFO: Enemy Unknown’ llegó a salir hasta en mi idolatrado Amiga 500. Suerte que al menos nuestro insaciable compañero probertoj nos regaló una muy completa retrospectiva de la saga ‘X-COM.

XCOM: Enemy Unknown y el nuevo toque estratégico en 3D

XCOM: Enemy Unknown

El primer aspecto que llama la atención de este XCOM: Enemy Unknown’ es el apartado gráfico. De la perspectiva isométrica de las primeras entregas ahora volvemos a las 3D, y manteniendo además el toque estratégico, al contrario de lo que sucedió con el no muy avenido ‘X-COM: Enforcer’ de 2001. Firaxis Games, como buen estudio estratega que es, ha mantenido la viva esencia de esta saga de alienígenas, aunque mejorando su aspecto más descuidado hasta la fecha. Seguiremos con la vista aérea isométrica, pudiendo acercar o alejar la cámara, y por supuesto girarla, pero tanto los soldados como los alienígenas y los escenarios gozarán de un detalle visual más elevado, e incluso seremos testigos de escenas que parecerán sacadas de un shooter en tercera persona, como a la hora de correr hasta un emplazamiento seguro. Todo esto se agradece, aunque en este género nunca se haya necesitado con ahínco. A fin de cuentas lo importante es el componente estratégico y sus opciones.

Tras un comienzo a modo de tutorial para explicar los comandos más básicos de XCOM: Enemy Unknown’ descubrimos el verdadero potencial que guarda tras de sí. Ése mediante el cuál podremos gestionar nuestra base paramilitar secreta de la XCOM, con sus puestos de investigación e ingeniería, los cuarteles y el hangar, o la sala de situación. Desde nuestra base (que por cierto, escogeremos su localización y dependiendo de cuál sea obtendremos unos u otros beneficios) accederemos a las distintas misiones, según nos avisen de que ha habido una abducción alienígena. Lo curioso es que si coinciden varios a la vez nos veremos en la obligación de escoger entre una misión u otra, con lo que el país de cuya zona prescindimos aumentará su nivel de pánico. Para que os hagáis a la idea, en la primera misión nos obligan a escoger entre Nueva York y Hong Kong, recibiendo como recompensa en el primero cuatro científicos, mientras que en el segundo una importante suma de dinero.

Desde la base, mediante la sección de cuarteles, accederemos o reclutaremos a los soldados, de clases y nacionalidades distintas. Cada uno podremos equiparlo según sus habilidades y su rango, partiendo de soldado hasta llegar a coronel (entre medias: cabo, sargento, teniente, capitán y comandante). Según ganen experiencia podrán optar por unas u otras habilidades, como por ejemplo la habilidad para disparar cohetes dentro de la clase pesada. Hasta podremos cambiar el nombre y apellido de cada uno de ellos junto con detalles meramente estéticos como su modelo, voz, cabeza, color de piel, pelo, color de pelo y vello facial. Por si queremos sentirnos más identificados con nuestro equipo y no preocuparnos solamente del arsenal, tanto ofensivo como defensivo, del que dispongan.

Nada de ir a lo loco contra los alienígenas. ¡A planificar!

XCOM: Enemy Unknown

El prólogo de XCOM: Enemy Unknown’ también nos deja clara la importancia de planear un buen ataque. Primero hay que explorar el entorno, avanzar poco a poco, cubrir bien todas las posiciones. De lo contrario el enemigo nos sorprenderá y tendremos bajas en nuestro equipo.

Cada soldado cuenta con dos acciones de movimiento. Podremos gastar esos dos puntos desplazándonos de golpe hasta una zona alejada, aunque nos expondremos al enemigo. El tutorial nos recomienda buscar las coberturas por el escenario, pudiendo estar cubiertos del todo o más o menos. De esta forma el enemigo tendrá menos probabilidades de impactar un disparo sobre nosotros. También es una prioridad optar por emplazamientos situados a mayor altura para tener una mayor panorámica de la situación y poder ofrecer fuego de cobertura. Nada de ir en plan Rambo.

El conocer bien a nuestro equipo se torna, además, indispensable, ya que cada uno cuenta con habilidades únicas que nos serán de mucha ayuda. Por ejemplo, la habilidad de botiquín de la clase Apoyo. Clase que debería estar siempre en la retaguardia, además. Escoltada, ya de paso, por la clase Francotirador, con una habilidad innata para hacer críticos en la cabeza de los alienígenas. Lo bueno del asunto es que habrá habilidades, o acciones, más bien, comunes a todas las clases, como la guardia, con la que los soldados estarán alerta ante lo que se les ponga a tiro, o la de resguardarse, aumentando la protección aunque disminuyendo drásticamente el campo de visión. Se agradece también el hecho de poder gastar uno de los dos movimientos, cambiar a otro soldado, hacer otras acciones, y poder volver al anterior para rematar el turno. Aunque no podremos deshacer una acción.

Prometedor regreso de una saga de culto de la estrategia

XCOM: Enemy Unknown

Otros detalles que me han gustado en este nuevo XCOM: Enemy Unknown’ son, por un lado, la posibilidad de poder destruir parte del escenario con granadas o cohetes. La utilización de las granadas, además, será distinta a la de un disparo normal. Mientras en uno el sistema apunta automáticamente al enemigo (de entre los que estén en nuestro campo de visión, pudiendo alternar entre cada uno) y nos dice el porcentaje de acierto y de crítico, con la granada dirigiremos el tiro a placer, mostrando el radio de su devastadora acción. ¡Toda una pasada de lo más efectiva!

Por otra parte, el hecho de ver cómo transcurren los días. No dentro de una misma misión, sino de cara a los desplazamientos que hagamos para ir a cada una, ya que las investigaciones que hagamos, o el tiempo de recuperación de cada soldado, estará fijado en días. Para que os hagáis a la idea, tras la Operación Imperio Caído, a pesar de completarla con nota excelente, tanto por eliminar alienígenas muertos como por no haber perdido a ningún agente de la XCOM, tres de mis soldados requirieron entre 8 y 10 días de recuperación para curar todas sus heridas. Para las investigaciones, aparte de variar el rango de días, también necesitaremos de recursos adicionales. Lo habitual para estos casos.

En resumen, las sensaciones transmitidas por el adelanto de XCOM: Enemy Unknown’ son ciertamente muy positivas, y en lo personal uno ya está deseando echarle el guante a la versión final para explorar todas sus opciones a fondo. Es buena señal, ¿no? Suerte que resta una semana…

XCOM: Enemy Unknown | PC

XCOM: Enemy Unknown
  • Plataformas: PC (versión analizada), PS3 y Xbox 360
  • Desarrollador: Firaxis Games
  • Distribuidor: 2K Games
  • Lanzamiento: 12 de octubre de 2012
  • Precio: 49,95 euros (PC), 59,95 euros (PS3 y Xbox 360)

XCOM: Enemy Unknown supone el regreso de una saga de culto del género de la estrategia, y lo hace con un renovado apartado gráfico gracias al experimentado estudio Firaxis Games (‘Civilization’). Promete mucho vicio.

Vídeo | Youtube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios