Síguenos

analisis PS Vita

¿Notáis eso? ¿Lo oléis? Es la goma quemada de los neumáticos de mi Aston Martin Vantage derrapando por las calles de Fairhaven. Exacto, tal y como sospecháis estáis a punto de entrar en el análisis de ‘Need for Speed: Most Wanted’ para PS Vita. Una versión que pese a lo prometido, nos ha dejado con un sabor de boca un tanto agridulce.

¿Una versión casi idéntica a la de sus hermanas mayores?

PS Vita

Eso es lo que desde Criterion y Electronic Arts afirmaron antes de lanzar el juego. Y tienen razón pero sólo en parte. Antes de profundizar en esta prueba de la versión para la portátil de Sony os recomiendo leer el análisis de la versión de consola de sobremesa que realizó mi compañero Rubén hace unos días.

Y os lo recomiendo ya que básicamente las virtudes y los defectos del juego son los mismos. Como dijeron desde el estudio de desarrollo se intentó meter el mismo Need for Speed: Most Wanted’ en un hardware mucho menos potente. La letra con sangre entra, dice el viejo dicho popular, aunque no siempre tiene que ser para bien.

Por eso insisto, no voy a centrarme en explicar de nuevo (para eso ya tenéis el análisis de mi compañero) todo aquello que comparte esta versión con la de PS3 y Xbox 360. En lugar de eso vamos a repasar algunas de sus diferencias que como podréis comprobar también son muchas e inciden en aspectos bastante claves.

PS Vita da, desde el primer momento, la sensación de necesitar aire para ocuparse de todo lo que tiene por delante. Como si empeñados en lanzar la misma experiencia para esta consola se hubieran olvidado de la parte en la que la sensación de juego debe de ser satisfactoria. Es ahí cuando ‘Need for Speed: Most Wanted’ falla más, en lo básico, al jugar. Y ojo, no quiero decir que sea un completo despropósito, tiene partes disfrutables, pero queda lejos de lo que esperábamos.

Un ‘Need for Speed: Most Wanted’ inabarcable

NFS MW

El principal atractivo del juego tarda poco en lucir todo lo que puede. La ciudad de Fairhaven es exactamente igual a la de PS3 y Xbox 360. Un auténtico mastodonte repleto de zonas de diferente diseño, puertos de montaña, playas, distritos financieros, túneles, autovías, carreteras, fábricas, monumentos, jardines, tiendas… la escala de la ciudad es impresionante.

Un circuito casi infinito por el que realizar nuestras tropelías al igual que en las versiones de sobremesa. Un gran punto a favor del juego si os gusta circular libremente por ahí siguiendo la propuesta original de Criterion. Pero no todo es tan bonito.

Una ciudad que para la ocasión ha sufrido más recortes que los presupuestos en manos del Gobierno. Las texturas se han bajado de resolución (algunas muchísimo), la geometría se ha simplificado en edificios y vehículos (algunos coches y edificios son verdaderamente sorprendentes y parecen haber salido de un juego de iOS de hace mucho), se ha reducido el tráfico hasta el límite y por supuesto desaparecen un montón de efectos de post-proceso que sí encontramos en las versiones de sobremesa.

NFS MW

Por cierto, los coches están fabricados de adamantio. Tras un choque a más de 200 km/h el coche sufrirá unos pequeños arañazos e incluso puede salir volando como si fuese un ladrillo. ¿Recordáis cuando en los ‘Burnout’ de PSP los coches no se rompían y nos decían que era por la poca potencia de la consola respecto a la PS2? Pues parece que los tiempos no han cambiado tanto por mucha portátil de nueva generación que tengamos entre manos.

Pero hay más. El juego no arranca a la resolución nativa de PS Vita y el efecto borroso del escalado de la imagen se nota desde el principio. Puede que cuando los desarrolladores hacen algo semejante en las consolas de sobremesa pase más desapercibido, pero cuando estás jugando a dos palmos de la cara en una pantalla que normalmente tiene una definición soberbia la cosa canta como el “coach” barbudo de La Voz. Vamos, como una almeja.

¿Y todo esto del escalado qué efecto tiene sobre lo que se ve en pantalla además de emborronarlo y hacerlo un poquito más feo? Pues resulta que incide directamente sobre la jugabilidad. ‘Need for Speed: Most Wanted’ es un juego rápido, muy rápido dependiendo del coche que elijáis y de la carrera que tengáis entre manos. Un juego que pone a prueba nuestros reflejos al hacernos correr en zonas en las que también circulan otros vehículos (no demasiados, pero también los hay) ajenos a la carrera.

NFS MW

El efecto emborronado de la pantalla hace que en muchas ocasiones aparezca de la nada un vehículo y nos lo comamos de frente. No hemos podido distinguir bien aquello que se empezaba a pintar en el horizonte y de repente nos ha fastidiado el recorrido. Lo mismo ocurre con zonas del escenario que de cerca está claro que suponen un peligro (un saliente, una barrera, un cambio de asfalto, un agujero, una zona que parecía que se podía atravesar…) pero que de lejos no lo parecen. ¿Resultado? Reinicia la carrera y vuélvelo a intentar.

Otro de los problemas a los que nos enfrentamos es la irregular tasa de fotogramas. Un juego de carreras tiene que ir fluido, es casi tan necesario para el género como para Nathan Drake las recargas de munición. Un juego que nos pide tener los reflejos entrenados no puede petardear. Necesitamos un control fiable, preciso y que responda al momento. Necesitamos una tasa de fotogramas estable para que los obstáculos no aparezcan de improvisto ante nosotros y podamos esquivarlos.

‘Need for Speed: Most Wanted’ de PS Vita por desgracia a veces funciona como debería (cuando tenemos una carga poligonal moderada en pantalla) y en otras baja su tasa de fotogramas unos cuantos enteros. Esas bajadas se notan y perjudican al control y a la experiencia de juego. ¿Lo suficiente como para no disfrutarlo y enviarlo directamente al paredón? No. El juego se puede disfrutar, pero no tanto como se debería.

NFS MW

Algunos dirán que todos esos recortes son hasta lógicos y tendrán razón. PS Vita es menos potente que PS3 y no puede con un juego así de salvaje por lo tanto no deberíamos comparar nunca entre versiones. Pero el asunto es otro (suficiente tiene la versión de PS Vita por si misma como para encima compararla). Si la consola no puede con ese juego, si la escala y la magnitud de la experiencia se salen de madre, si se ha tenido que comprometer una serie de factores en pos de forzar a que el título funcione en la máquina… ¿a santo de qué se ha hecho?

Cuando lanzaron un ‘Uncharted’ en PS Vita no nos dieron una versión capada y a baja resolución de ‘Uncharted 3’ esperando que fuésemos comprensivos con la compañía por haber intentando meter todo en la consola a contra natura. ¿Nos hubiera gustado pagar casi 50 euros por eso? No.

Nos presentaron un juego que adaptaba las aventuras de Nathan Drake sin renunciar a su espíritu pero aprovechaba las bondades de la consola y jugaba con sus limitaciones. Un buen juego en definitiva y a nadie se le ocurrió decir que era malo en comparación a los de PlayStation 3. Pero aquí Criterion y Electronic Arts han apostado por otra cosa y la jugada no les ha salido bien. Era de esperar.

Visto lo malo, veamos el resto

NFS MW

El juego, en esencia, ofrece lo mismo que la versión de sobremesa. Una ciudad enorme, un catálogo de coches que ir descubriendo mientras recorremos las calles de la ciudad, conducción libre, cinco pruebas por vehículo, posibilidad de mejorarlo mediante victorias en competiciones, persecuciones policiales… todo lo bueno que tiene la versión de sus hermanas mayores también está presente en esta de PS Vita.

Presente con sus virtudes y sus defectos. Eso quiere decir que si el ‘Need for Speed: Most Wanted’ normal os parece aburrido y monótono por la repetición de sus pruebas, este también. Si el catálogo de coches os resulta escaso, el de este también. Si las persecuciones policiales son demasiado pesadas a veces, en esta versión también lo son. Si os encanta el estilo de conducción arcade , este también os gustará. Si el modo multijugador es lo que acaba salvando la papeleta, aquí también lo hace.

NFS MW

Uno de los grandes hallazgos de la propuesta de Criterion ha sido el EasyDrive. Una forma intuitiva y directa de acceder a carreras y opciones sin tener que dejar de conducir por la ciudad y perder así el ritmo. En consola funciona a la perfección pero en PS Vita no tanto. ¿El motivo? La resolución de los menús y el tamaño del texto.

A este ‘Need for Speed: Most Wanted’ de PS Vita parece sobrarle pantalla por todos lados cuando se trata de menús. El tamaño del texto es tan exageradamente pequeño siempre, que su lectura es realmente difícil y provoca el efecto contrario al que busca. Debemos quitar los ojos de la carretera para enfocar esa esquina superior izquierda en la que apenas atinamos a ver qué se dice con claridad de un rápido vistazo.

¿Qué sentido tiene un sistema como el EasyDrive cuando está implementado de un modo en el que entorpece al jugador en lugar de ayudarlo a no salir de la partida?

Pero pese a todo el juego puede tener su gracia

NFS MW

Si habéis jugado a la versión de Xbox 360 o de PS3 no os voy a convencer. El juego ni es lo mismo ni es igual aunque tiene casi todos los puntos buenos y malos del ‘Need for Speed: Most Wanted’ de sobremesa.

Además hay que sumarle todas las peculiaridades de esta conversión a PS Vita que hemos analizado en este artículo. Vosotros decidís. ¿Quiere decir eso que el título no se puede disfrutar o que es terriblemente malo? Ni mucho menos. Se puede jugar, se puede pasar bien e incluso acabaremos picándonos con algún que otro amigo en el on-line ya que al igual que la versión de sobremesa esa es su gran baza.

Pero no es el gran juego de coches firmado por Criterion que se esperaba en PS Vita. Quizá la culpa la tiene un catálogo especialmente escaso y las ganas que tenemos todos de que empiecen a llegar verdaderos juegazos a la plataforma. Puede que eso junto a todo el hype creado por el título y la promesa de ser casi igual que el de PS3 hubiese elevado las expectativas a niveles poco razonables. Puede ser.

Por eso si sólo podéis jugar a esta versión le encontraréis su gracia, que la tiene. Pero si podéis optar a disfrutar también de la experiencia ‘Most Wanted’ en sobremesa o PC hacedlo, no os arrepentiréis. Es allí cuando el juego se disfruta, cuando el plan de Criterion y Electronic Arts se lleva a la práctica con todas las opciones de ganar y no se queda a medio gas como ocurre en la portátil de Sony.

Quizá una ciudad más pequeña, quizá una mejor tasa de fotogramas sacrificando escenario, quizá plantear otro juego totalmente diferente para PS Vita y diseñar una experiencia adaptada a la consola, quizá no intentar meter con calzador un juego que le viene grande… Quizá.

Un título del que esperábamos mucho y que, como diría mi compañero Rubén, se queda a varios metros de la línea de meta y nos deja una sensación muy agridulce que no esperábamos. Quizá el siguiente ‘Need for Speed’…

Vídeo | Youtube

Need for Speed: Most Wanted | PS Vita

Need for Speed: Most Wanted
  • Plataformas: PC, PS3, Xbox 360 y PS Vita (versión analizada)
  • Desarrollador: Criterion
  • Distribuidor: EA
  • Lanzamiento: Ya disponible (31 de septiembre de 2012)
  • Precio: 46,95 euros

Need for Speed: Most Wanted para PS Vita llega con la misión de trasladar la experiencia de juego de las consolas de sobremesa a la portátil de Sony. Una ciudad enorme a recorrer, un apartado gráfico más o menos competente y la sensación de que podría haber sido mucho mejor..

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios