Compartir
Publicidad
¿Merece la pena comprar alguna de las nuevas consolas ahora?
Hardware

¿Merece la pena comprar alguna de las nuevas consolas ahora?

Publicidad
Publicidad

A falta de conocer los detalles oficiales de la NX y de saber qué es lo que pretende Microsoft con su Scorpio, a la que todavía le queda al menos un año para ver la luz, una de las preguntas más comunes que estamos viendo estos días es esta: ¿merece la pena comprar alguna de las nuevas consolas?

Por “nuevas consolas” entendemos los últimos modelos de Microsoft y Sony: la Xbox One S (ya a la venta), la nueva PS4 (saldrá el 15 de septiembre) y la PS4 Pro (prevista para el próximo 10 de noviembre).

Evidentemente no hay una única respuesta, ya que todo dependerá de las necesidades y de la situación de cada uno, así que nuestro objetivo es contemplar los casos más comunes de la forma más práctica posible para que cada cual pueda valorarlo todo y sacar sus propias conclusiones.

Si no tienes ninguna de las actuales consolas

Supongamos que no tienes ni una Xbox One ni una PS4 y quieres entrar en la actual generación de consolas. ¿Es mejor comprar uno de los nuevos y más recientes modelos o es suficiente con hacerse con uno de los anteriores?

Llegados a este punto conviene plantear al menos dos preguntas más: ¿tienes un televisor 4K o la idea de comprar uno en breve? Si es así, ¿quieres aprovecharlo para ver contenidos de vídeo en 4K desde la consola y sacarle mayor provecho a los videojuegos?

En caso afirmativo, tu mejor opción es ir directamente a por una Xbox One S o una PS4 Pro. Ambas consolas ofrecen la posibilidad de reproducir contenidos en 4K, tanto en vídeo como en juegos (aquí no es 4K nativo, sino reescalado, ojo). Y una cosa importante: la Xbox One S incluye un reproductor de Blu Ray Ultra HD para películas en 4K, pero la PS4 Pro no.

Si no tienes televisor 4K las mejores opciones por precio y prestaciones son una Xbox One, una Xbox One S o una nueva PS4.

En cuanto a los precios, el pack más económico de Xbox One S es el de 500 GB con el ‘FIFA 17’, el cual se puede reservar por 290,95 euros en Amazon. El modelo con disco duro de 1 TB con ‘FIFA 17’ sube hasta los 340,95 euros. Ambos estarán disponible a partir del 22 de septiembre.

La PS4 Pro con disco duro de 1 TB tiene un precio oficial de 399 euros y saldrá a la venta el próximo 10 de noviembre. Falta por ver qué ofertas y packs podremos encontrar en las distintas tiendas.

Por otro lado, si no tienes un televisor 4K ni la intención de comprar uno, quizás no sea necesario ni una Xbox One S ni una PS4 Pro. Principalmente porque la Xbox One normal de 500 GB con el ‘Quantum Break’ sale por 247,99 euros y la nueva PS4 de 500 GB, disponible a partir del próximo 15 de septiembre, tiene un precio oficial de 299 euros.

Un apunte sobre esto último: entre el pack de Xbox One normal de 500 GB con ‘Quantum Break’ y el de Xbox One S de 500 GB con ‘FIFA 17’ hay una diferencia de unos 43 euros. Es decir: puestos a comprar una consola Xbox, quizás sí vale la pena hacerse con una Xbox One S aunque no se disponga de televisor 4K dada esa pequeña diferencia de precio. Esto es algo que ya deberá valorar cada uno.

En resumen:

  • Si no tienes televisor 4K las mejores opciones por precio y prestaciones son una Xbox One, una Xbox One S o una nueva PS4.
  • Si tienes televisor 4K o vas a tenerlo en breve y quieres sacarle el mayor provecho con tu consola, lo ideal es ir a por una Xbox One S o una PS4 Pro.

Si ya tienes una Xbox One o una PS4

Para los que no tienen consola la decisión es relativamente sencilla, pero ¿qué sucede si ya tienes una Xbox One o una PS4? ¿Vale la pena pasarse a uno de los nuevos modelos y hacer un nuevo desembolso?

La conclusión, en realidad, es muy similar a la del caso anterior. Lo cierto es que, teniendo en cuenta que el catálogo de juegos va a ser el mismo y que todos estos modelos de consola, los nuevos y los anteriores, van a coexistir en el mismo ecosistema (Xbox Live por un lado y PSN por el otro), tiene más sentido dar el salto si se va a poder disfrutar de todo en un televisor 4K.

Quizás la promesa de que los mismos juegos puedan lucir mejor en una PS4 Pro o una Xbox One S que en una PS4 o una Xbox One (por ejemplo al alcanzar 1080p a 60fps) aunque no se disponga de un televisor 4K es suficiente como para pasar de una a otra para algunos.

En definitiva: el salto a los modelos más potentes tiene más sentido siempre y cuando vaya acompañado de un televisor 4K capaz de aprovechar estas nuevas funcionalidades. En caso contrario no parece necesario hacer un nuevo desembolso si ya se dispone de una Xbox One o una PS4, puesto que las diferencias no van a ser especialmente grandes.

Ya queda en manos de cada uno decidir si quiere invertir en alguno de los nuevos modelos, ni que sea para disfrutar de los juegos a 1080p y 60fps que no puedan correr así en los modelos anteriores. Por ahora estamos ante rediseños y pequeñas mejoras de rendimiento, no ante ninguna revolución ni salto generacional.

Más sobre las nuevas consolas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos