Sigue a Vidaextra

Segunda mano

Hace un par de días salía a la luz cierta información sobre la próxima Xbox en la que se hacía referencia a la limitación de juegos de segunda mano. ¿Estaríamos a favor de esta medida, de perder la oportunidad de vender un juego para comprar otro? No con los precios actuales.

El problema siempre ha sido el precio

Segunda mano69,99 euros en España, sí, pero también en Italia, Francia, Alemania… No se pueden comparar esos precios a los 59,99 dólares de Estados Unidos (44,86 euros al cambio), las 39,97 libras inglesas (47,23 euros), o los 98 dólares canadienses (72,99 euros), porque hay una variable en la que entra el nivel de salario mínimo de cada uno de esos países, así que los únicos que acabarían salvándose de esa quema son Inglaterra y Estados Unidos. Ejemplos que tampoco nos valdrían demasiado porque hay una maraña de tasas y estrategias comerciales que nada tienen que ver entre zonas como las citadas y la nuestra.

Sin embargo una cosa está clara, el bolsillo actual no puede permitirse seguir este ritmo, a no ser que sea recurriendo a la segunda mano o el alquiler, una situación ideal para el consumidor en la que puede acceder a más juegos por menos dinero.

La historia viene de lejos y han acabado implicados tribunales, compañías como EA y su pase online, la suma de Ubisoft al modelo de negocio y de THQa las críticas… El problema es que es un negocio en el que la distribuidora y la desarrolladora no entran, y ahí da comienzo la fiebre de los modos multijugador que alarguen la vida del título para que estés enganchado a él y no lo vendas, los pases online para que vuelvas a la caja si la segunda mano no te facilita dicho código, la promesa de contenido descargable que arañe horas de juego a la par que ingresos… y ahora, si finalmente los rumores acaban siendo ciertos, la conexión a internet permanente y el bloqueo de juegos de segunda mano.

Aquí tienes un ticket para venderlo cuando lo termines

Tú, que eres fan de una saga, quieres evitar que ocurra lo que ha pasado con ‘Darksiders’, que se encuentra en la cuerda floja a falta de alguien que compre la franquicia, por lo que viendo como sagas y estudios van cayendo como moscas intentas entender que, tal vez, las bajas ventas sean más preocupantes de lo que a priori podría parecer.

Pero luego llegas a la tienda, te pones a mirar en la estantería y compruebas que ese juego al que estuviste enganchado durante semanas roza los 70 euros, mientras que otro que te duró dos tardes y además no te gustó lo más mínimo cuesta exactamente lo mismo. Ahí hay algo que no funciona, el baremo no es el correcto y o uno está perdiendo dinero o el otro se está intentando aprovechar.

Puedes permitirte uno o dos juegos al mes, con suerte, así que toca mirar mucho más qué compras. El problema es que llegados a ese punto la distribuidora quiere que compres su juego y se gasta dinero en publicidad, por lo que el coste del juego finalmente se encarece y hay que tocar el precio para que las cuentas acaben saliendo. Uróboros y videojuegos, la relación finalmente se muestra en todo su esplendor.

Segunda mano

Es que para hacer este juego hemos comprado una licencia importante, hemos creado un motor nuevo y hemos hecho todo lo posible para que las horas de su campaña, su multijugador, y su posible rejugabilidad sean la máximas.

Bueno, señor desarrollador, entonces entiendo que si me va a entregar una joya me la venda a precio de oro. Es algo que comentaban desde Square Enix al comparar los precios de algunos de sus juegos para iOS y Android. Están optimizados para estas plataformas, cuentan con un precio menor que cuando se puso en el mercado por primera vez y además ofrecen muchas horas de contenido. Vale, conforme, pero el coste de desarrollo y distribución ha sido mucho menor que entonces ¿verdad? Y entonces llegamos al segundo punto.

Es que para hacer este juego he usado el mismo motor de los últimos cuatro años con cuatro añadidos, el coste de la licencia ya no entra en juego y las horas que ofrece son exactamente las mismas o menos, pero claro el de la estantería de al lado también cuesta 70 euros y además el sombrero es nuevo.

Entonces entienda usted, señor desarrollador, que mucha gente no va a querer pasar por el aro para pagar el mismo precio por algo que, en mayor o menor medida, y siempre con el sumo cuidado a la hora de escoger las razones, es un juego reciclado.

La solución al problema también es el precio

Y digo yo, ¿qué tal lo de vivir a base de ampliaciones? Si en su día pagué 70 euros por el primero de esos juegos y los siguientes los puedo adquirir a precio reducido ¿no aumentará eso las ventas y reducirá las críticas? ¿no será menos difícil que el mercado acabe aburriéndose de seguir pagando por lo mismo? Aunque si a día de hoy sigue vendiendo igual, para qué reducir margen de ingresos.

Pues porque tendrá sus ventas, sí, pero llegará un día en el que el usuario se cansará y alguien decidirá hacer algo distinto, ya sea por cambio en el modelo de negocio o simplemente de calidad, y usted se verá con los calzoncillos bajados y sin saber qué demonios ha pasado.

El PC estaba muerto, decían, y mira ahora cómo se acercan las rebajas de Steam o plataformas similares y cualquier usuario con dos dedos de frente babea al ver la relación de precios, calidad y horas de juego. Algo estará pasando en el mercado para que en PSN o Xbox Live un juego esté más caro que en una tienda física. Algo malo, ilógico y totalmente criticable, por descontado.

Segunda mano

El mercado sufriría la desaparición de la segunda mano

Si nada de eso cambia y además le cortas las alas al usuario que criticará lo de comprar uno o dos juegos al mes, porque su situación actual no se lo permite, acabará pasando olimpicamente de comprar tu consola y optará por otras alternativas. Es decir, ese mercado que pretendías abrir para conseguir más ingresos acabando con la segunda mano, finalmente está cerrándose precisamente por esa acción. Volvemos a lo del pez que se muerde la cola. Y así seguiremos hasta que alguien intente hacerse rico por unas vías más accesibles e interesantes para el que tiene que soltarle el dinero.

Ojo, los rumores apuntaban a Microsoft pero aquí caen palos para todos, dudo mucho que las tres grandes compañías del sector no se planteen esa posibilidad (a las pruebas me remito), pero que tengan claro que hay aspectos en los que no tenemos intención de pasar por el aro, que con las copias digitales de PC anteriormente mencionadas tampoco tenemos segunda mano, pero al menos podemos permitirnos llenar nuestra biblioteca de juegos por el precio de uno o dos de consola.

La duda estaba en si se podía vivir de otros modelos de negocio, un riesgo demasiado alto para ponerlo en práctica por separado, pero ahora que ya se ha demostrado que siendo más benevolente y accesible con el usuario las arcas se siguen llenando ¿vais a pasar mucho más tiempo intentando exprimir una naranja a la que empieza a asomarle la piel? Tened cuidado que al final el zumo acabará agriándose.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios