Game Boy

No era la más guapa, no era la más atractiva, no tenía la mejor voz y ni tan siquiera tenía un buen tamaño, pero sí poseía carisma. El carisma que le daba el hecho de disponer de tan sólo un color, ser blanca, tener botones rojos, una pantalla diminuta, muchas horas de autonomía, unos juegos históricos y el logo de Nintendo.

Su nombre era GameBoy, fue la compañera fiel que nos divirtió durante casi toda nuestra infancia y que, muy a nuestro pesar, abandonamos al ver llegar a sus familiares más jóvenes.

Pero aún tiene fuerza para respirar y desde esa estantería sólo reservada a los grandes, mira con orgullo en lo que se ha convertido su legado. GameBoy cumple 20 años, 20 años que han pasado a la velocidad de la luz y que han hecho que todos perdamos la inocencia. Una inocencia que recuperamos al introducir cuatro pilas, mover el interruptor y observar cómo en aquella pantalla monocromo empieza a dibujarse el logotipo de Nintendo, eso sí, acompañado de un sonido que tenemos grabado a fuego en nuestra mente.

¡Vótalo!

Editores 6

Comunidad 9,8

Actividad de la comunidad