Cinco juegos de 'Star Trek' que deberían teletransportarse al infierno

Sigue a

ST

El mismísimo Capitán Kirk miró con aire dubitativo al bueno de Scotty. El ingeniero, famoso en toda la flota estelar por acabar consiguiendo cada dos por tres un extra de potencia en el núcleo warp de la Enterprise cuando parecía imposible, no iba a engañarle. Demasiados años juntos, demasiadas aventuras que casi acaban en muerte, demasiados chupitos de absenta romulana en aquella cantina de Angosia II como para tomarle el pelo a su capitán.

Kirk avanzó lentamente hasta la plataforma y recordó todas las veces que le había echado en cara a Bones que no tuviese el valor para teletransportarse. No le hacía ni pizca de gracia. Eso de desmaterializarse en átomos y volver a unirse a miles de kilómetros de distancia era una putada. ¿Y si algo salía mal? ¿Y si al volver a unirse su legendario poder en la entrepierna se había reducido? Contaba la leyenda que hacía años, durante el desarrollo del teletransporte, habían ocurrido accidentes terribles. Verdaderas monstruosidades. Incluso se decía que una vez 6 videojuegos de ‘Star Trek’ acabaron teletransportándose al infierno. Se lo merecían. Hoy los conocemos.

La complicada mezcla de una serie infinita


Captains

Hoy se estrena la nueva película de Star Trek que J.J. Abrams ha tenido a bien dirigir. Lleva por nombre ‘Star Trek: en la oscuridad’ y será una entrega que esperamos siga el nuevo aire que le insufló a la franquicia hace un par de años con ese reinicio total al que fue sometida.

Tenemos un nuevo Kirk, un nuevo Spock, una nueva Enterprise y muchos destellos. Destellos y “lens flares” a tutiplén. ¿Que Kirk coge un vaso de agua? Destello en el vaso, en las gotas de agua que manchan la mesa, en las uñas de la mano del Capitán y en sus ojos verdes. Esos ojazos.

Y luego explosiones. Acción, acción y mucha acción. Claro que también hay lugar para los giros argumentales imposibles y para flirtear con el espacio tiempo de manera casi incomprensible. Que por algo lo ha guionizado todo Lindelof.

El resultado final es, válgame la redundancia, resultón. Y no seré yo el que reniegue de este nuevo aire que respira el ‘Star Trek’ del siglo 21 y que posiblemente hará que nuevos fans se acerquen a la franquicia y conozcan que hay más, mucho más.

Y es que en el fondo todos sabemos que ‘Star Trek’ no era esto. Y si a una serie de ciencia ficción le quitamos la acción, las explosiones, los guiones arquetípicos y las batallas espaciales a ritmo de ‘Star Wars’ queda poco lucida. Sobre todo si lo que queremos es plantear un videojuego.

Y eso es algo con lo que ha convivido esta saga siempre. ¿Qué es ‘Star Trek’?

ST Battle

Sus raíces no tienen nada que ver con las de otras epopeyas galácticas, ni mucho menos. Una historia de exploradores del espacio profundo, de naves espaciales que son como lentos barcos surcando un mar infinito. Lanzan torpedos, se llaman de usted, hacen primeros contactos con razas alienígenas, se preocupan de los formalismos, del idioma, de la cultura y de paso sí, acaban con unos enemigos circunstanciales que siempre están por ahí tocando las narices.

Pero sus batallas tienen más de maniobra militar en alta mar que de un Tie Fighter luchando contra un X-Wing a toda pastilla. Son lentas, reposadas, estratégicas. Como sus personajes. Oficiales de la Flota Estelar que prefieren conversar y solucionar los problemas con lógica y diligencia antes que desenfundar su “phaser”.

Y los temas que se tocan. Integración social, ciencia, laicismo, religión, relaciones entre padres e hijos, deber o deseo, la paz y el conocimiento como las mayores metas para el ser humano… digámoslo claro, si una saga como ‘Star Trek’ antepone (anteponía, que JJ Abrams lo ha cambiado todo) la razón a la acción su traspaso a un terreno como el de los videojuegos es complicado.

De ahí que a día de hoy siga siendo una incógnita el mejor género para empezar a desarrollar un videojuego de ‘Star Trek’. Ahora con la saga de JJ Abrams el asunto está más fácil e incluso un vulgar “shooter” puede dar el pego. Pero no siempre ha sido así. ¿Qué pide la franquicia? ¿Una aventura gráfica con un guión profundo que nos haga reflexionar? ¿Un juego de estrategia? ¿Uno de combates entre naves? ¿Gestión de una estación espacial en el espacio profundo?

Muchos han intentado acercarse a ella a lo largo de los años. Más de 50 juegos lo atestiguan y hoy, por desgracia, vamos a conocer a cinco verdaderas atrocidades. Quizá algún día volvamos a disfrutar tanto como en aquel ‘Star Trek 25th Anniversary’.

Por cierto, he escogido a drede títulos más o menos modernos para no acabar poniendo una versión de la Atari 2600 de turno que a día de hoy no se puede salvar de ninguna forma. La franquicia, con más de 50 juegos en casi 50 años de historia, lo permite.

‘Star Trek: Shattered Universe’ | 2004

Star trek

Nivel de desastre: Una cita a ciegas y que tu pareja resulte ser un Klingon.

Empecemos hablando claro. En este juego de Star Trek vas a servir a las órdenes de Hikaru Sulu. Él va a ser tu capitán a bordo del U.S.S. Excelsior y junto a él te verás arrastrado a un universo espejo en el que la Federación es un imperio del mal y tus antiguos amigos son ahora tus enemigos. Tu misión será la de conseguir huir de ese terrible lugar. No pinta mal aunque no haya una sola referencia a Kirk o a Spock.

El juego se trataba de un simulador espacial en el que controlando a diferentes naves de la serie tenías que ir cumpliendo las misiones que Sulu te encomendaba. Misiones absurdas la mayoría de ocasiones. Algo pasable si los gráficos, el control y las mecánicas de juego estuviesen a la altura. No lo estaban. Como mucho podríamos decir que el nivel visual era de mercadillo y además el juego no tenía ni pizca de gracia. Un shooter espacial malo, aburrido y totalmente estándar con una historia sin pies ni cabeza (por mucho que se basara en un concepto sesentero de la serie original). Malo como un dolor de barriga.

‘Star Trek: Conquest’ | 2007

Star trek

Nivel de desastre: Vas al baño y mientras estás depositando el bidé te asimila en plan Borg. La resistencia es fútil.

¿Un juego de estrategia basado en ‘Star Trek: La Nueva Generación? Suena interesante. Pero luego llega la realidad y te das cuenta de que ‘Star Trek: Conquest’ apuesta por mandar al pairo cualquier tipo de coherencia argumental con la serie (con cualquiera de las series) y presenta un mundo en guerra en donde la Federación lucha a muerte por conquistar y someter a todas las razas. Claro hombre.

Como punto de partida es bestia pero oye, si el juego es bueno… pero no lo era. Gráficos de vergüenza y un nivel de producción que lo asemejan más a un videojuego amateur que a un producto que se vendía por 30 euros en Wii. En el fondo era un juego de estrategia por turnos (en plan ‘Advance Wars’ pero muy light) que no ofrecía apenas aliciente para ser jugado. Sin modo historia, sin multijugador, sin unos gráficos medianamente decentes, pasando del espíritu de la serie y en plan subproducto. Una lástima que la saga llegará a estar en horas tan bajas. ¿Pero qué teníamos en 2007? Una serie con Scott Bakula. Ahí queda eso.

‘Star Trek: New Worlds’ | 2000

Star Trek New Worlds

Nivel de desastre: Una fiesta del pijama klingon en lo que tu creías que era una simulación en la holocubierta. Y luego resulta que no.

Planteado como un acercamiento de la franquicia al mundo de la estrategia en plan ‘Command & Conquer’ acabó siendo un plato rancio de lenta digestión. El punto de partida era interesante. Un planeta en los confines de la galaxia y nosotros para colonizarlo pudiendo elegir entre ser la Federación, los Romulanos o los Klingon.

Recolectar recursos naturales, construir edificios, naves, vehículos terrestres, explorar, vencer los ataques del enemigo… un buen planteamiento. Clásico, pero efectivo. A la práctica la cosa acabó en desastre. Una cámara que imposibilitaba el jugar cómodos, un apartado gráfico regular, los vehículos tardaban siglos en llegar a sus posiciones y librar batallas, poca profundidad de juego, poca variedad de unidades a construir, mecánicas confusas, sistema de recursos absurdamente sencillo… en resumen, un juego aburridísimo y de factura mediocre que no supo aprovechar el tirón de la saga ni el buen planteamiento original.

‘Star Trek: D-A-C’ | 2009

ST DAC

Nivel de desastre: La tripulación de la Enterprise viaja en el tiempo y aterriza en 1986 para robar una ballena y llevársela al futuro.

Esta es una pequeña decepción personal y por eso figura en esta lista. Sabía que con la nueva película de ‘Star Trek’ que JJ Abrams estaba preparando acabaría llegando un videojuego y al saber que sería de combates espaciales dejé de leer. No por malo, todo lo contrario, no quería que me afectaran los “spoilers” o los trailers. Comprendedme, soy un trekkie y la película de JJ Abrams representaba el renacer de mi saga de ciencia ficción favorita y por todo lo grande. Así que el ambiente estaba caldeado y llegó ‘Star Trek: D.A.C’.

Un juego de XBLA directamente publicado por la Paramount y que tiene que ver más con ‘Geometry Wars’ (a nivel de concepto aunque sin esa velocidad y locura) que con la saga de ‘Star Trek’. Combates espaciales desde un punto de vista cenital y que apostaban por eliminar cualquier rastro de estrategia (algo típico en los combates espaciales de la franquicia) y sustituirla por el desenfreno total. Disparar a destajo contra un montón de enemigos,jugar en cooperativo o en multijugador y poco más. Sin sistema de misiones, sin modo campaña, sin historia, sin progresión, casi sin menús… tan solo escaramuzas a muerte con el enemigo y tres modos de juego.

Puede que no sea el peor juego que los 50 años de historia de ‘Star Trek’ han arrojado, pero sin duda una gran decepción. Un juego flash, un subproducto para aprovechar el tirón.

‘Star Trek: Legacy’ | 2006

ST Legacy

Nivel de desastre: JJ Abrams contrata a H.R. Giger para diseñar el nuevo aspecto de Spock. A partir de ahora el mejor amigo del Capitán Kirk vivirá en su estómago como un parásito y le aconsejará con lógica desde ahí.

Un juego de ‘Star Trek’ que nos va a permitir tripular todas y cada una de las naves protagonistas de las diferentes series y películas. Todas. Desde la NX-01 de Jonathan Archer hasta la última Enterprise E de Picard, pasando por la Defiance de Benjamin Sisko o la U.S.S. Voyager de la Capitana Jeanway. ¿Una auténtica pasada no? Pues no.

Al final el juego resultó puro artificio. Un apartad visual muy potente que escondía un shooter muy del montón con cientos de carencias a nivel de juego. Un control terrible que convertía el tripular nuestras naves en una experiencia dolorosa. Y teniendo en cuenta el aspecto de shooter arcade del juego pues lo principal era encarar la nave y disparar. Algo complicado, tedioso y la mayoría de las veces imposible. Y si en un juego de disparos el control impide que le des al enemigo apaga y vámonos.

Un buen guión y un buen apartado gráfico que no bastan para disimular una de las mayores decepciones trekkies de la historia. El videojuego que iba a unir a todos los capitanes estelares hundido por un control pésimo y un diseño de juego aburrido. Una verdadera lástima, la idea era buena.

Corre y dispara Spock, corre y dispara

ST

¿Y qué futuro nos espera a los fans de la saga? El volver a encarnar a personajes de las series televisivas parece completamente descartado. Al igual que la esencia de la serie, desterrada en pos de mucho fuego artificial, acción y explosiones al estilo ‘Star Wars’ con las nuevas películas de JJ Abrams.

Quizá es lo que nos merecemos. Quizá la serie ya no está para el mundo en el que vivimos, mucho más necesitado de impactos visuales rápidos y contundentes. De ahí que el último videojuego oficial basado en la nueva saga cinematográfica sea una especie de popurrí de momentos de acción a lo ‘Mass Effect’ sin mucha gracia.

Los nuevos Kirk y Spock no pierden el tiempo hablando, prefieren disparar. Que todo explote y luego ya si eso con el tricorder analizan los pedazos. Es el ‘Star Trek’ de esta década y quizá sea la mejor manera de atraer sangre nueva para que la saga no muera del todo. Y puestos a pedir, quien sabe si esos niños que ahora quieren ser tan “badass” como los nuevos Kirk y Spock acaban interesándose por las series antiguas y dándose cuenta de que ‘Star Trek’ era otra cosa.

Una cosa que por desgracia dio pocos frutos de calidad en el mundo del videojuego. Ahora que hay más explosiones lo tienen más fácil.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios