3 respuestas

La crisis del videojuego de 1983 y el Caballo de Troya de Nintendo

Avatar de grouch0 Iniciado por grouch0
El genial artículo escrito recientemente por el señor Jose Maria Villalobos (http://www.vidaextra.com/cultura/nacidas-antes-de-los-80-i-nintendo) me ha recordado una pequeña historia que probablemente muchos de vosotros, sobre todo los más jóvenes, desconoceréis: Eran los años ochenta y la segunda generación de videoconsolas estaba enteramente dominada por empresas estadounidenses como Atari y su buque insignia: la "Atari 2600". Sin embargo, aquellos era otros tiempos y hacer un videojuego era relativamente barato, por lo que todo el mundo se apuntó al carro y quiso sacar tajada, y empezaron a salir un verdadero montón de videojuegos que eran un completo y total desastre, como "E.T. the Extra-Terrestrial" o este horrible "Pac-Man": http://www.youtube.com/watch?v=HL2p2ANFlQ4 Pues bien, ¿qué paso? Bueno, pues lo que tenía que pasar: como por aquel entonces no existía Internet ni nada por el estilo, la gente compraba a ciegas guiándose únicamente por la portada del cartucho (lo que funcionaba bastante bien al principio), pero cuando empezaron a salir un verdadero montón de videojuegos-basura imposibles de distinguir, a priori, de los buenos (aunque cada vez más escasos) juegos que seguían saliendo para su videoconsola favorita (porque esta es otra; aunque, como ya he mencionado, la estrella de la generación era la "Atari 2600", el hecho es que en los años ochenta había un montón de videoconsolas más: la "Atari 5200", la "Magnavox Odyssey2", la "ColecoVision", la "Intellivision", etc.), la gente se empezó a volver más y más desconfiada, y llegó un momento en la que ya no compró más videojuegos, ni más videoconsolas, y la mayor parte de las compañías estadounidenses que vivían de ello tuvieron que cerrar. A esto se le llamó la crisis del videojuego de 1983 y, durante dicha época, realmente se llegó a creer que los videojuegos habían sido tan sólo una burbuja, una especie de moda pasajera, y que este tipo de ocio electrónico se habían terminado para siempre. Vamos, que ya nadie apostaba ni se quería arriesgar más por un sector en crisis y absoluta decadencia. Espera, ¿nadie? ¿Seguro? ¡NO! Nintendo, una compañía japonesa prácticamente desconocida en la época, pero que ya había hecho algún que otro experimento en el mundo de los videojuegos (con la Color TV Game, por ejemplo), siguió creyendo en ellos y vio en la caída estadounidense una oportunidad única para expandirse y "conquistar el mundo". Por ello, y plenamente consciente de la animadversión que, en ese momento, producían las videoconsolas tanto entre los consumidores (que no se querían arriesgar a comprar una nueva basura), como entre los vendedores (jugueterías, grandes almacenes, etc.), que tampoco las querían en su tienda, pues luego no creían posible su reventa ante la nefasta actitud de los consumidores, Nintendo se sacó un as de la manga, una especie de Caballo de Troya: y lo llamaron R.O.B. (http://es.wikipedia.org/wiki/R.O.B.), un pequeño robot de juguete que era capaz de interpretar (usando una tecnología similar a la NES Zapper) lo que sucedía en el televisor y actuar en consecuencia, aunque sólo era compatible con un par de juegos. Pues bien ¿en qué consistía la estrategia de Nintendo? Pues en que la compañía nipona no decía vender videoconsolas, sino un divertido Robot a control remoto (aunque dicho control fuese un tanto particular XD), y esto, a los vendedores, les pareció bastante aceptable, pues, al fin y al cabo, ¿qué niño no querría jugar con un sofisticado robot japonés de última generación? Es como un sueño hecho realidad, ¿no? Pues eso mismo debieron de pensar los millones de padres que se compraron la NES en navidades para sus hijos... lo cual, como todos sabemos, tuvo un curioso efecto secundario: a la gente le gustó más el "control remoto" (la videoconsola y los videojuegos nintenderos que ésta traía de serie) que el robot en sí, por lo que no tardaron en dejar abandonado en una esquina al pobre R.O.B. Pero la "trampa" ya había surgido su efecto y la gente había re-descubierto que los videojuegos (como el Super Mario Bros., o el Duck Hunt, etc.), cuando estaban bien hechos, eran divertidos, y, de paso, los niños habían comenzado a tener fe en Nintendo, pues se dieron cuenta de que todos los videojuegos que llevaban su sello parecían ser sistemáticamente geniales. ¿Y qué pasó luego? Pues que Nintendo, consciente de que la gente había aprendido a confiar en su sello (el famoso "Nintendo Seal of Quality"), empezó a ponérselo también a otros juegos desarrollados por terceros (que hubiesen demostrado sobradamente su calidad), para que así, la gente, aún sin Internet ni nada por el estilo, pudiese distinguir fácilmente entre un juego de calidad y una simple copia pirata mal hecha. Y, de paso, al tenerse que relacionar constantemente con otras desarrolladoras, empezó a forjar poderosas alianzas que le permitieron combatir contra su primer gran rival (SEGA) y que le duraron hasta que, por error, creó a un enemigo todavía más poderoso (la famosa PlayStation). Un saludo, y espero que esta pequeña historia haya resultado ser interesante para alguien.

Los respuestas se han cerrado

Ordenar por:

3 Respuestas

    Preguntas Relacionadas