12 respuestas

Mira, es el final del juego. Un momento... ¿Ya está!

Avatar de lord_killo Iniciado por lord_killo
Yo no sé los demás, pero a mí hay algo que me toca la moral. Comienzas un juego, vas aprendiendo sus mecánicas, le pillas el tranquillo y vas disfrutando de él hasta que llega el momento de ver el final. Lo has pasado genial mientras jugabas y esperas sentado, muy cómodo y dejando el mando a un lado, un pedazo de final que te haga soltar un ¡Wuá! ¡Vaya! ¡Qué pasada!, pero no, acabas diciendo un ¿Ya está! Y es que no entiendo que no se curren absolutamente nada, pero nada, los finales. En este caso ha sido Splinter Cell Conviction, pero es trasladable a otros muchos, muchos que se enorgullecen de poseer una gran historia, un guión que rivaliza con las mejores películas de la cartelera, y van y te dejan con cara de bobo con una mier.. de final que no merecemos. Una de las notas de las revistas especializadas debía puntuar los finales de los juegos, para que no estés disfrutando de una gran campaña, intensa y apasionante, con giros en el guión que te mantienen atrapado al pad para que luego, cuando esperas flipar en colores con la última secuencia, te quedes mirando cómo pasan los créditos, con alguna/as de las melodías que ya habías escuchado mientras jugabas y esperando algo que nunca llega. Para mí, esto no hace sino dejar por los suelos todo el trabajo realizado con el resto del videojuego, porque es lo último que vas a recordar, más aún cuando son de esos juegos que se basan en conspiraciones, traiciones, reencuentros... ¿Tan difícil es?

Los respuestas se han cerrado

Ordenar por:

4 Respuestas

    Preguntas Relacionadas