Síguenos

analisis_ps3.jpg

Shingo nuestro que estás en Konami, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu ‘PES’ y hágase tu voluntad así en la PS3 como en la Xbox 360. Danos hoy nuestro ‘PES’ de cada año y perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a Maldini y a las dos últimas entregas, no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del ‘FIFA’, amen.

Así empezaban los versos sagrados que llegaron desde oriente, unas líneas que, recitadas en el orden correcto y con la suficiente fe, serían capaces de resucitar a un muerto. O al menos eso decía la leyenda, aunque lo malo es que de momento los muertos siguen revolviéndose en su tumba.

Hemos dejado pasar unos meses hasta conseguir reposar a la fiera, digerir lo que ofrece ‘PES 2009’ e intentar que el odio no manche con sangre la agridulce sensación que produce la nueva entrega de la saga. ¿Consigue ‘PES 2009’ devolver a la franquicia al lugar que se merece?

La respuesta inmediata es un no. Representa una certera mejoría pero sigue dando la sensación de que el salto generacional se le atraganta al equipo de Seabass que, desde que disfrutamos de la nueva generación, parece que dispara con una venda en los ojos. Pero empecemos poco a poco e intentemos desgranar lo que nos ofrece.

Antes de empezar quiero dejar claros los derroteros que seguirá este análisis. No pienso profundizar en los modos de juego. Sí, todos sabemos que incluye la licencia de la ‘Champions League’, que se han perdido jugosas ligas europeas (entre ellas la española), que un potente editor permite la edición de equipos, y que se ha incorporado el “Become a Legend”, una de las características más llamativas y más logradas, pero sobre todos esos detalles no va a girar lo que hablemos hoy.

PES-2009_2008_06-23-08_01.jpg

Vamos a centrarnos en la sensación de juego. En el Gameplay, aquella piedra filosofal que conseguía eclipsar a cualquier propuesta de la competencia, aquel “sabor” de la saga que se mantenía invariable año tras año y al que podíamos apelar siempre. Ese sabor que parece haberse deconstruido, perdido entre la maraña tecnológica que las nuevas consolas ofrecen. Recen a la Macarena, aprieten fuerte la mano de Schuster hasta romperle todos los dedos y prepárense para la montaña rusa. Undiano Mallenco ya ha pitado y el balón empieza a rodar.

Gráficos

Se dice, se comenta, que en uno de sus viajes a España el bueno de Shingo tuvo el honor de conocer al mítico Chiquito de la Calzada. Y que, después de una noche de flamenco en la que corrió el vino a espuertas, vio la luz y dibujó el futuro movimiento del, por entonces, futuro ‘PES 2009’.

Es una exageración, pero retrata básicamente el ciclo de movimiento en carrera que los jugadores lucen en esta nueva versión, y con eso debería decirse todo.

Hace años que el aspecto visual de la saga ‘Pro Evolution Soccer’ tiene un cierto tufo a añejo. En la época de PlayStation 2 no pasaba nada, se presuponía que el límite tecnológico que marcaba el hardware imposibilitaba que la desarrolladora llegase más allá. Pero chicos, recordemos aquellos tiempos, no nos importaba.

¿Qué más daba que los jugadores tuviesen pocos polígonos? El juego era una delicia jugable y los partidos contra los amigos se sucedían, uno tras otro. De repente, llega la “next-gen” y las desarrolladoras se ven ante la necesidad de evolucionar sus anquilosados motores gráficos y mostrar, con todo lujo de luces y efectos especiales, lo buenos que son.

2008920194714_2.jpg

Y en esa evolución está ‘PES 2009’. Sin saber cómo hacerlo muy bien y arrastrando lacras de las versiones inferiores. Los modelos que lucen los personajes no son nada del otro mundo, y pese a que los más famosos están recreados bastante bien, la gran cantidad no destaca por su acabado.

Pero lo que más llama la atención son esos pantalones cortos y abombados que desde Konami se insiste en colocar. Motivos de diseño y que no afectan al gameplay, pero que siguen llamando la atención.

Llegamos pues al kit de la cuestión, las animaciones. ¿Qué sería de la saga ‘PES’ sin sus prodigiosas animaciones? Nunca se nos vendió que fuera el que más número amontonase, pero sin duda era el que mejor las gestionaba. Esas transiciones finas y trabajadas entre diversas animaciones, ese tempo perfecto entre el movimiento y la acción… todo eso ha pasado a la historia.

El nuevo ‘PES 2009’ revienta la interpolación de animaciones como nunca antes se había hecho en la saga, y por eso precisamente duele el doble. Pasar de correr a regatear, de amagar un chute a sprintar o de una posición erguida al suelo, jamás había sido tan traumático y brusco.

Aunque lo que se lleva la palma es la calidad de las mismas. Cómo decíamos antes, la animación de correr se relaciona con un humorista español que lleva tiempo en el dique seco, pero es que el resto le van a la zaga. Algunos regates, eso sí, están bastante bien logrados y es entonces, también en jugadas aisladas, cuando se consigue ver que la esencia de ‘PES’ sigue ahí.

Ocurre pocas veces, pero de vez en cuando tras trenzar una jugada con 5 pases, un desmarque y una parada prodigiosa, sentimos un frío sudor que recorre nuestro cuerpo y constatamos que donde hubo fuego, aún quedan llamas. Está vivo, enterrado bajo una capa de escombros pero vivo.

Los estadios siguen la misma línea que la versión anterior. Un modelado que huye de efectismos visuales propios de otra saga, pero que representa unos sólidos modelos fáciles de contextualizar. Quizá se podría acusar al uso de la iluminación de no favorecer el monumental trabajo realizado en los estadios, pero en cualquier caso responde a una decisión de diseño visual que no podemos valorar.

PES09_22.jpg

Y llegamos al césped, esa manta verde y lozana que recubre a cualquier campo de primera división o de Champions League. ¿Ha mejorado la paupérrima representación que nos regalaron en ‘PES 2008’? Básicamente sigue siendo la misma y con eso está dicho todo. Eso sí, en las tomas cercanas se ha mejorado el efecto y se ha dotado al césped de un efecto muy resultón que consigue darle volumen.

Pero de todos los cambios que se han producido, el que más llama la atención es el rediseño que ha sufrido la interfaz general. Ahora mucho más moderna y urbana, utilizando recursos del diseño gráfico más actual, pero en esencia ofreciendo lo mismo que antes. Un cambio acertado, sin duda.

Sonido

Llega el momento de jubilar a Juan Carlos Rivero y a Maldini. Vale que nunca han estado a la altura de los comentaristas titulares de la competencia, pero es que lo de ahora es de traca.

Comentarios totalmente fuera de lugar, corners en saques de puerta, goles cuando la pelota sale fuera, algún que otro comentario sobre algún jugador que llega 15 segundos después de que la acción sucediera… y así hasta completar un largo decálogo de lo que no se debe hacer. Claro que no es culpa de la monótona voz de Ribero o de las insulsas intervenciones de Maldini, pero es algo que desde Konami se debería arreglar.

pes_2009-551005.jpg

El golpeo de pelota ha traído cola. El sonido que se utiliza para representar el contacto del balón con la bota ha cambiado y con él se ha levantado una auténtica jauría de fieras disconformes. En cualquier caso se trata de algo secundario ya que el nivel de los otros efectos sonoros lo tapa.

Los cánticos están bastante bien recreados y ayudarán a dar ambiente que, dicho sea de paso, nunca llega a parecer totalmente creíble. Pero qué más da, la saga nunca ha jugado con esa baza y el ambiente se montaba entre los participantes. Respecto a las melodías interpretadas para la ocasión hay poco que aportar. Una colección de temas inéditos que no pasará a la historia y que será fácilmente olvidada cuando nos enfrentemos a ‘PES 2010’.

Jugabilidad

El punto clave y el que más dolor y sangre nos va a causar. ¿Ha mejorado la jugabilidad? No sería capaz de asegurar una respuesta así a bote pronto, puesto que me encuentro ante el maldito “factor engrandecedor que es la nostalgia”.

En ocasiones, el brillo y la esencia del viejo ‘Pro Evolution Soccer’ hacen su acto de aparición y entonces el juego es capaz de conquistar nuestro corazón. Pero como si del mejor Ronaldinho se tratase, el resto del partido se lo pasa sin dar pie con bola y haciéndonos preguntar el porqué de tamaño despropósito.

El juego se ha convertido en un auténtico correcalles. Si la versión anterior ya fue criticada por aumentar el ritmo, esta se convierte en una auténtica salvajada, al menos la que PlayStation 3 viste.

Parece que el nuevo esquema de gameplay ha sido concebido para que Leo Messi, y por ende cualquier jugador de banda, se luzca. Por que los flancos están más vacíos que nunca y las internadas a cuchillo se suceden, somos Rambo y en los laterales encontramos una jungla virgen que espera que la visitemos.

El juego de toque no es que se vea muy favorecido en esta nueva entrega, pero aún con todo, podríamos ser capaces de adaptarnos al elevado ritmo que propone. Los centrales dejan huecos como nunca, los laterales se vienen al centro de manera casi automática y la I.A. de nuestros compañeros de equipo lleva cosechado un gran número de enemistades.

Eso sí, quizá favorecido por el juego de bandas, los centros medidos y en general, cualquier acción que se desarrolle desde la esquina y que tenga como objetivo el centro, suele acabar de una manera bastante positiva. Pero claro, no compensa todo lo otro.

El esquema jugable también ha sufrido alguna que otra pequeña revolución. El pase manual pasa a estar en el pad analógico derecho e intenta así ser más intuitivo, así que por consiguiente, la ruleta ha sido desplazada hacia una combinación de botones. Son simples cambios con los que se puede vivir, nada crítico.

pro-evolution-soccer-2009-20080820040019088_640w.jpg

Y llegamos a la pelota. Mi amigo el balón, que decía Oliver Aton, pero que en esta ocasión debe de estar de morros puesto que su reacción no acaba de ser del todo precisa. En ocasiones da la sensación de pesar como una pluma, de poder elevarse exponencialmente y llegar hasta la luna con el mínimo uso de fuerza. En cambio otras veces se vuelve pesado como una losa y parece que se frene a sí mismo de una manera exagerada a medida que recorre metros.

En resumen, si nunca hubiera existido otro juego de la saga ‘PES’ y ‘FIFA 09’ no se estuviera tomando las cosas tan enserio, estaríamos hablando de un gran juego de fútbol, con cosas por pulir pero en definitiva un gran juego.

Lo malo es que la memoria existe y cuesta de entender que hace unos años se llegara a la excelencia y que no se haya sabido mantener. Por que señores, jugar al añejo ‘Pro Evolution Soccer 3’ sigue siendo más divertido y un título con más de 5 años de antigüedad no puede ganar en casi cualquier aspecto a uno de nueva generación.

Si eso pasa, es que las cosas en Konami no se están haciendo bien. Quizá con ‘PES 2010’ podamos asistir a una verdadera resurrección del fútbol electrónico, pero este año algunos se quedarán con las ganas de coronar al Rey de los simuladores. La propuesta de ‘FIFA’ no gusta a todo el mundo, y lo que ‘PES’ pone en nuestras manos tampoco, así que lo más justo es que este año el trono se declare desierto.

Esperemos que Shingo, en toda su sabiduría y saber estar, decida que ha llegado el momento de ponerse a trabajar de verdad y devolver el prestigio perdido al que antaño fue el rey indiscutible del fútbol. De momento sólo podemos mirar al cielo y gritar, “¡larga vida al ‘Pro 3’!”.

Recomendado a los que son capaces de ver bondad incluso en el oscuro y violento corazón de Jack el Destripador. Si buscamos, buscamos y volvemos a buscar, podremos encontrar que bajo ‘PES 2009’ aún vive el espíritu de un juego que nos cautivó.

No recomendado a los que se dejaron los pulgares en aquella versión de ‘PES’ que tenía a PierLuigi Collina en la portada. Vosotros, paladines del fútbol electrónico, debéis mantener una distancia de seguridad con ‘PES 2009’ ya que proporciona una apuesta radicalmente diferente a la de entonces y podríais no estar preparados para enfrentarlo.

Ficha Técnica: ‘PES 2009

PES 2009
  • Plataformas: PS2, PS3 (versión analizada), Xbox 360, PC, PSP y Wii
  • Distribuidor: Konami
  • Estudio: Konami
  • Lanzamiento: 15 de Octubre
  • Precio: 59,95 €

Vídeo | YouTube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

37 comentarios