Sigue a Vidaextra

Army of TWO

Tengo que decir que empecé el ‘Army of TWO‘ (sí, el “dos” en mayúscula, ya que al final se nos desvela que es un acrónimo de… bueno, mejor que lo comprobéis por vosotros mismos) sin demasiadas esperanzas. Por comentarios de la gente, parecía que el hype había podido con él, pese a que por los vídeos e imágenes que había visto en todo este tiempo antes de su salida no me tenía mala pinta.

Por suerte, ahora que me lo he pasado, puedo decir que la experiencia ha merecido la pena. El juego pasa con nota, principalmente por su modo cooperativo, las armas y las historias que se manejan los dos mostrencos protagonistas, Salem y Ríos.

En su contra juega la corta duración de la aventura, aunque no es que la competencia vaya a mucho más en este sentido. Tiene una misión más que el ‘Gears of War’, pero ni se nota. Aún así, siempre nos quedará rejugarlo en el modo difícil que se desbloquea una vez finalizado la primera vez, y después el modo online junto al contenido descargable.

La historia se desarrollará a lo largo de algunos conflictos reales, aunque desde otro punto de vista. Nosotros iremos a los mandos de dos mercenarios muy dispares (Elliot Salem, el típico pesado y chistoso del grupo, y Tyson Ríos, un tipo duro) que trabajarán para la SSC (Security and Strategy Corporation), ayudados por la coordinadora de misiones Alice Murray, que en todo momento nos informará sobre los distintos objetivos. Como en toda película de acción que se precie, habrá varios giros inesperados (algunos bastante previsibles) con la traición de por medio.

Army of TWO

A nivel de gráficos cumple sin más. Todo se ve bonito pero no nos quitará de la boca un “Guau, ¿viste eso?” salvo por la fase de la presa de agua, tal vez la más preciosista de todas las que veremos (aunque la última con semejante inundación, impresiona lo suyo). En su contra juega algún fallo de texturas juguetonas, donde según cómo miremos determinados muros, veremos algo o no. E incluso en la distancia, pero son muy contadas ocasiones en las que fallará el motor gráfico, ya que por el resto aguanta bastante bien la acometida entre tanto disparo.

Detalles que me han gustado mucho en este aspecto, el fiel reflejo de las armas en la espalda de los dos mercenarios, mostrando las modificaciones que les hayamos hecho, al igual que por parte del blindaje y máscara de cada uno de ellos. Cada vez que seleccionemos un arma, la recogerán de su espalda de forma bastante realista. Y no sólo eso, ya que si cargan algún cuerpo, no podrán cambiar de arma.

También están conseguidas las físicas en los cuerpos, a los que podremos desplazar y jugar a colocarlos en posturas variopintas a base de disparos.

Army of TWO

La banda sonora es tal vez el aspecto menos conseguido de todo el conjunto. No destaca especialmente ningún tema (muy peliculeros todos ellos), y la melodía que puso de moda el fantástico ‘Gears of War’ (cuando ya se han eliminado a todos los enemigos de la zona) no siempre cumple su función. Muchas veces nos sorprenderemos al comprobar que aún quedaba algún enemigo escondido por ahí...

Por su parte, contará con voces en castellano, lo cuál es muy de agradecer y de lo que, por desgracia, no muchos de los juegos actuales pueden presumir. Algunas de las frases que Salem le suelta a Ríos son para enmarcar. Os aseguro que más de una vez os hará soltar una carcajada.

Y finalmente, llegamos a la parte que más me ha gustado de todo el juego, el modo cooperativo. Si bien se puede jugar en solitario acompañados de la IA, a la que le iremos indicando las diferentes acciones que queremos que realice, la gracia del juego radica en la posibilidad de jugar toda la historia junto con un compañero.

Army of TWO

Antes de iniciar la aventura, nos pondrán en situación en la zona de instrucción, ya que el control variará un poco respecto a otros de su estilo. Además, habrá acciones totalmente novedosas, como por ejemplo el modo “espalda contra espalda” (peliculero 100%, pero que de no ser por él, no saldríamos vivos de algunas partes), o el “francotirador cooperativo”, donde la parte superior pasará a un plano completo del lugar, mientras que la franja inferior se dividirá en dos partes con dos puntos de mira, uno para cada personaje. También podremos intercambiar en todo momento con nuestro compañero las armas, por si en algún momento uno de los dos se queda sin munición.

He de decir que no me ha gustado la forma de cubrirse detrás de las paredes, ya que suele fallar muchas veces. Deberían haber seguido el sistema del ‘Gears of War’, pero lo han dejado a medio camino. Al menos aquí será más fácil apuntar sin ser descubierto, gracias a que tendremos en todo momento un punto de mira.

La gracia del juego está en el agrómetro, un gráfico que medirá nuestro nivel de agresividad dependiendo de lo mucho que disparemos al enemigo, o lo provoquemos (tanto por armas potentes, como por llevar a alguna persona a cargas). Cuando un compañero tiene el agrómetro de su parte, su cuerpo se verá de color rojizo, mientras que el otro compañero se volverá medio invisible. Según esto, lograremos activar la Agresividad, en la que el primero hará más daño y el segundo será totalmente invisible, además de ser más rápido, durante un corto período de tiempo.

Army of TWO

Si hieren de gravedad a nuestro compañero, deberemos curarlo lo más rápido posible, de lo contrario morirá. En el estado crítico no se podrá mover, pero sí disparar, tanto sin nuestra presencia como cuando lo arrastremos a lugar seguro para aplicarle la cura.

Contaremos, además, con la posibilidad de manejar un hovercraft y un paracaídas, donde uno dirigirá y el otro apuntará (aunque con tanto movimiento no será nada fácil).

Ya en el tema de las armas, según cumplamos con los objetivos de la misión y obtengamos los diferentes maletines que habrá en cada zona, nos recompensarán con distintas cantidades de dinero. Con esto podremos comprar armas, que irán desde rifles de asalto, ametralladoras, escopetas, pistolas, rifles de francotirador o de armamento pesado. Lo mejor, sin duda, llegará a la hora de mejorarlas, ya que a algunas de ellas les cambiaremos el cañón, implantaremos un escudo protector, o acoplaremos un cañón de escopeta o lanzagranadas. Esto último, como es lógico, aumentará nuestro nivel de agresividad considerablemente.

Army of TWO

Para terminar, como dije en la entrada, otro detalle que me ha gustado mucho ha sido el rollo que se traen los dos protagonistas. Harán diferentes gestos entre ellos para animarse, o bien para mostrar su desacuerdo, pero ya no sólo cuando nosotros se lo pidamos (‘A’ para gestos graciosos, ‘RT’ para collejas y variantes), si no que también los harán algunas veces al abrir una puerta, por ejemplo poniéndole la zancadilla al compañero, o dejando que la puerta del garaje le pille las manos.

Sitio oficial | Army of TWO

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios