Compartir
Publicidad
Análisis de My Friend Pedro: un espectáculo de acción idealizado a base de GIFs
Análisis

Análisis de My Friend Pedro: un espectáculo de acción idealizado a base de GIFs

Publicidad
Publicidad

No recuerdo en qué momento vi por primera vez My Friend Pedro. Sí estoy seguro que fue a raíz de un tuit promocionado que me apareció constantemente en la red social durante una o dos semanas. En él, un aspirante a John Wick en chandal repartía estopa mientras disparaba a diestro y siniestro de un modo acrobático.

Desde entonces My Friend Pedro ha seguido explotando sus particulares virguerías con idénticos resultados. Es imposible pararse ante uno de los muchos GIF o vídeos promocionales del juego y no soltar un “qué pasada”, pero por muchas ganas que tuviese de revivir esos momentos, verlos ha quedado muy lejos de jugarlos.

Mi amigo el asesino enmascarado

Mediante una historia con el clásico girito, My Friend Pedro nos pone a los mandos de un asesino implacable cuya conciencia dista mucho del clásico ángel en un hombro y demonio en el otro. En este caso es un plátano, follonero y sarcástico pero no memorable, el que hace avanzar un guión en el que constantemente navegamos entre la huida y la venganza.

Eso importa bien poco, creo. Al menos es algo cuyo nivel de preocupación era cero para mí antes de ponerme a los mandos y se ha mantenido así hasta que los créditos han echado a rodar. Aquí no hemos venido a disfrutar de una historia, hemos venido a pegar tiros, y de eso My Friend Pedro sabe un rato.

Correr, saltar y disparar responden como en casi cualquier otro juego, pero el juego de DeadToast añade algunas estrategias más, Si el gatillo derecho es fiel reflejo del gatillo de las armas, el analógico del mismo lado del mando es el que marca en qué dirección dispararemos. 

Si además mantenemos pulsado el gatillo izquierdo, el particular asesino fijará uno de sus brazos apuntando a un enemigo. De esa forma podemos estar cayendo por una cuerda enganchados por los pies mientras disparamos a, por ejemplo, derecha e izquierda a la vez. 

Pedro1

Si además pulsamos RB, iniciaremos un movimiento de varios giros que nos servirá no sólo para esparcir balas en todas direcciones, también nos dará la posibilidad de esquivar las balas. 

Cierran la ronda de opciones la posibilidad de dar patadas para acabar con enemigos y lanzar objetos en una dirección seleccionada con el analógico. Finalmente, un tiempo bala que se recarga con cada nueva masacre permitiéndonos generar escenas espectaculares con mayor facilidad y que sea más fácil arrastrar el combo.

Un espectáculo que no sacia lo suficiente

Imagino que no hay queja en el planteamiento y, más allá de lo poco preciso que es a veces el salto y las distancias a la hora de golpear, tampoco debería haberlo en su ejecución. Nuestra masacre se repartirá a través de distintos niveles seccionados que, en la mayoría de los casos, se pasan en un suspiro. Casi a tanta velocidad como lo hace su campaña.

Pedro3

El problema es que, probablemente con mucha parte de razón, en algún momento sus creadores pensaron que la idea de ejecutar secuencias de acción memorables tenía las patas muy cortas. Caer por una cuerda, lanzarte por una tirolina, saltar con un skate para chutárselo a la cara a un enemigo o atravesar una ventana uzis en mano irremediablemente tiene su gracia las cinco primeras veces, pero el chiste se agota.

La solución planteada pasa por, dentro de un ritmo vertiginoso, incluir secciones de plataformeo o pequeños puzles que, con el juego a punto de llegar al final, se descontrolan por completo. 

En una mezcla de disparar a rayos para apagarlos durante unos segundos, esconderte debajo de plataformas en movimiento para esquivar aquellos que no se pueden apagar y accionar palancas in situ o disparando desde lejos, My Friend Pedro pasa de aspirante a John Wick a personaje de un plataformas genérico de los 90.

Pedro2

A ello intenta acudir, con mayor o menor fortuna, siempre que cree haberse quedado sin ideas para seguir generando GIFs, creando así la sensación de que lo que tengo delante, al menos en ese momento, poco o nada tiene que ver con lo que me llamó la atención de él en aquél tuit promocionado. 

No sabría decir con certeza si el problema es que le sobran esos momentos o si echo en falta los otros, pero sí sé a ciencia cierta que el regustillo general que me deja queda lejos de lo que estoy habituado a saborear en un juego de Devolver.

La opinión de VidaExtra

Quitándome el sombrero respecto a lo conseguido con su promoción, que todos quisiéramos echarle el guante, debo reconocer que la sensación que me deja My Friend Pedro está varios escalones por debajo de lo esperado. 

Pedro5

No es un problema centrado en que no dé lo que promete, todos esos GIF con disparos en el aire que reboten en una sartén están ahí, es que no acierta al evolucionar más allá de eso y, cuando lo intenta, acaba siendo un juego completamente distinto al que nos habían vendido. 

Disfrutable desde el primer minuto, la pena no es estar ante un juego menor -aunque es un pensamiento que se ha materializado en mi mente en alguna ocasión-, sino en no ser la espectacular fantasmada que parecía prometer de principio a fin. Recrear esa escena que probablemente tú también tengas en la cabeza está a tu disposición, sí, pero cabe la posibilidad de que tengas idealizado el vivir ese momento a los mandos.

My Friend Pedro

My Friend Pedro

Plataformas PC y Switch
Multijugador No
Desarrollador DeadToast
Compañía Devolver Digital
Lanzamiento 20 de junio
Precio 14,27 euros

Lo mejor

  • Demencial y satisfactorio juego de tiros
  • La posibilidad de revivir los mejores momentos buscando más puntuación
  • Cumple lo que promete

Lo peor

  • Su historia y longitud dejan bastante que desear
  • Se le acaban las buenas ideas realtivamente pronto

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio