Publicidad

Capcom vs SNK 2: Mark of The Millennium, la batalla definitiva entre los dos titanes de la lucha en recreativas
Análisis

Capcom vs SNK 2: Mark of The Millennium, la batalla definitiva entre los dos titanes de la lucha en recreativas

Hubo un tiempo en el que Capcom era el referente absoluto del género de los juegos de lucha, lo cual no quiere decir que no hubiese también rivales a su altura. Y pese a que en los últimos años hemos visto a los Street Fighters medirse en popularidad con el clan Mishima o los saiyans de Akira Toriyama, durante la década de los 90 y la explosión del género, su gran rival fue la legendaria SNK.

Una rivalidad entre ambos colosos que derivó en montones de pullas internas y completamente descaradas, incluyendo la creación del personaje de Dan para ridiculizar abiertamente a la saga Art of Fighting. Y si Capcom siempre ha sido un agente clave en los sistemas domésticos, las recreativas de SNK marcaron una época. Eso sí, hubo que esperar al cambio de milenio para ser testigos de lo imposible: el histórico crossover de ambos en un mismo juego.

La propia idea de un Capcom vs. SNK voló la cabeza a los enfrentados fans de ambas compañías, aunque sería con la secuela, Capcom vs SNK 2: Mark of The Millennium, donde realmente veríamos en todo su esplendor la magnitud de este verdadero acontecimiento dentro de la historia de los videojuegos.

Capcom vs SNK 2

Porque Capcom vs SNK 2 es mucho más que un clásico entre los apasionados por las recreativas y los combates individuales y por equipos; también se consagra como uno de los máximos exponentes de su propio género.

Una experiencia que, incluso dos décadas después, sigue siendo una gozada a los mandos y los Fighsticks. Una carta de amor a los apasionados por los clásicos colmada de detalles que lo hacen todavía más especial. Y, como veremos, un punto de inflexión en la historia de ambas compañías y el propio legado de los juegos de lucha.

Un poco de contexto de cara a Capcom vs. SNK, el primer gran evento del milenio

Se podría decir que, tras décadas de tensión y competitividad, la caída del muro de Berlín unificó al mundo, disolviendo diferencias y tensiones entre las dos mitades del planeta. Eso sí, ese mismo año surgirán nuevas rivalidades que fragmentaron al planeta a nuevas escalas. La de Capcom y SNK, sin ir más lejos, comenzó a fraguarse en los salones recreativos.

El año en el que Alemania iniciaba su unificación llegaba la Mega Drive, y con ella el inicio de la guerra de consolas entre Nintendo y SEGA. Mientras tanto, en cualquier local con dos o más  muebles arcade, dos grandes corporaciones originarias de Osaka estaban llamadas a colisionar. Una rivalidad que se extendió durante toda la década de los 90 y cuyo clímax, como veremos, coincidirá con la llegada del nuevo milenio.

Está fuera de duda que Street Fighter II fue un fenómeno a nivel global. Los salones recreativos experimentaron una nueva juventud arremolinando en torno a una misma máquina pequeños grupos de jugadores. Todos impacientes por dejarse las monedas para ver cómo Ryu, Guile, Chun Li y compañía se dejaban los nudillos. Deseosos de competir entre ellos.

Aquello fue todo un fenómeno en el mundo de los videojuegos y, como tal, no tardaron en aparecer los clones y sucedáneos.

Capcom vs SNK 2

Sería totalmente injusto decir que SNK se limitó a ir a rebufo del éxito de los World Warriors de Capcom. En noviembre de 1991, el mismo año en el que alucinábamos con los chispazos y piruetas de Blanka, tres héroes regresaron a la icónica ciudad South Town aportando ideas frescas a los juegos de lucha de uno-contra-uno. Y, si bien, Fatal Fury: The King of Fighters se quedó muy lejos de igualar a Street Fighter II, lo cierto es que puso unos fuertes cimientos de cara al espectacular legado del clan Bogard en los juegos de lucha.

Aquello fue solo el inicio de la rivalidad: en el terreno de la lucha cada año, y durante prácticamente una década, tanto SNK como Capcom colisionaron tanto en los salones recreativos como en sistemas domésticos. Y si la primera ofrecía a los afortunados poseedores de una Neo Geo las gloriosas experiencias de los arcades, la segunda también nos volaba la cabeza año tras año, y de manera consecutiva, con sus brutales conversiones para consolas de sus éxitos.

Capcom vs. SNK 2

Incluyendo en ambos casos lo que pasarán a ser sus celebradas sagas de crossovers de carácter anual: a partir de 1994, The King of Fighters reuniría a los protagonistas de las sagas de lucha de SNK y nuevos héroes creados para la ocasión en un espectacular torneo de artes marciales. Mientras tanto, y a raíz del éxito de X-Men: Children of the Atom, los creadores del Blue Bomber se fraguaron una fuerte alianza con la Casa de las Ideas, dando origen a la saga Marvel vs. Capcom.

Elevando, en ambos casos, tanto el tono y la epicidad de aquella rivalidad que ya traspasaba los propios videojuegos.

Capcom vs SNK 2

Lo curioso de todo esto es que, mientras la popularidad de los luchadores de Capcom y SNK no paraba de crecer a lo largo de la década de los 90, la vida en los salones recreativos se apagaba. Quitando territorios muy concretos, como Japón, aquellos enormes muebles que contenían mil y una aventuras comenzaron a experimentar un profundo declive.

Fue entonces, justo antes de concluir el milenio, cuando se anunció una alianza absolutamente inesperada: los personajes de Street Fighter y The King of Fighters lucharán juntos.  Codo con codo y entre sí, en una serie de juegos producidos tanto por Capcom como por  SNK. Y, si bien, aquello era el sueño de todo apasionado por los juegos de lucha, también había llegado la hora de responder a la gran pregunta: ¿quién es más fuerte: Ken Masters o Terry Bogard?

Capcom vs. SNK 2, una colisión explosiva que tuvo que ganarse su estatus de juego de culto

Screenshot 2538

El primer y largamente esperado combate entre Ryu y Kyo Kusanagi no fue ni en recreativas ni en sobremesas, sino en una pequeña pero muy resultona consola portátil de 16 bits: el 30 de noviembre de 1999, el título SNK vs. Capcom: The Match of the Millennium congregó a las versiones chibi de los máximos abanderados de Street Fighter y The King of Fighters (junto a invitados de excepción) en Neo Geo Pocket.

Un título modesto en presentación, pero generoso en contenidos. Y, a la vez, un aperitivo del llamado a ser el gran evento.

Casi un año después, y corriendo sobre la mítica placa NAOMI de SEGA, llegó Capcom vs. SNK: Millennium Fight 2000 de la mano de Capcom. El verdadero gran crossover entre ambas compañías y, sin embargo, un título que no terminaba de alcanzar las enormes expectativas puestas en él.

Capcom vs. SNK 2

No es que hubiesen pocos luchadores: la cifra de 33 personajes era (y sigue siendo) generosa. Sin embargo, había demasiados matices a considerar. Si bien Capcom había rescatado al elenco casi al completo de Street Fighter II, casi todos los sprites de sus personajes se habían extraído de Street Fighter Alpha 3, haciéndolos palidecer en cuestión de acabados frente a los flamantes y recién creados luchadores de SNK.

En lo jugable, también tenía dos matices curiosos:

  • Desde el principio se nos da a elegir estilo de lucha: si apostamos por Capcom contaremos con un sistema de juego y mecánicas propias de la serie Street Fighter Alpha, mientras que su optamos por SNK nos beneficiamos de las opciones de movilidad de The King of Fighters y un sistema de carga de energía manual.
  • Si bien se trata de un juego de lucha por equipos, cada uno de los personajes contaba con un sistema de valoración de rangos del 1 al 4, de modo que el jugador deberá repartir sus cuatro puntos en elegir hasta cuatro luchadores en función de su potencial.

Y lo cierto es que limitar el uso de personajes concretos o poner a otros en clara desventaja era más un obstáculo que un matiz que diese profundidad a la experiencia. Lo cual no impidió que la recreativa fuese la más exitosa de Japón en su año de estreno.

Capcom vs. SNK 2

Por suerte para todos, aquellas no serían las únicas colaboraciones entre ambos titanes. Tras las revisiones caseras de Capcom vs. SNK (con extra de modos, nuevos luchadores y una conversión impecable en Dreamcast) llegará el que pasará a ser un clásico atemporal entre los juegos de lucha de Capcom: Capcom vs SNK 2: Mark of The Millennium.

Los de Osaka tomaron nota de todo lo que no terminó de funcionar, y lo arropó por completo en unos menús y una estética que irradiaba carácter propio. Con una banda sonora terriblemente pegadiza y un comentarista que, de manera muy acertada, nos recordaba en cada combate que estábamos ante un gran evento.

Eso sí,  donde de verdad se coronó la compañía del Blue Bomber fue en su sensacional apartado jugable. Demostrando, por enésima vez, su veteranía y ambición.

Mucho más que una reunión de estrellas: un clasicazo entre los juegos de lucha

Jugar a Capcom vs. SNK 2 dos décadas después sigue siendo una verdadera gozada. Es reencontrarse con un clásico por el que no pasan los años, pero también con un título que homenajea con notable acierto el espectacular legado de los dos titanes de la lucha en 2D.

De entrada, porque su panel de personajes seleccionables es sencillamente abrumador. 44 personajes que hacen que no solo no echemos en falta a nadie sino que, además, se incluyeron personajes tan acertados de cara a la propuesta como inesperados.

Sorpresas que, además, da gusto controlar, como Eagle del Street Fighter original, Todo del primer Art of Fighting, el triunfal regreso de Maki de Final Fight 2, Haohmaru de la saga Samurai Shodown, Kyosuke de Rival Schools o el mismísimo Rock de Garou Mark of the Wolves, entre otros tantos.

Screenshot 2539

Ofreciendo más de cuatro decenas de superestrellas de la lucha. A lo que hay que sumar que Capcom le dio un enorme empujón a las animaciones, la jugabilidad y el catálogo de movimientos de cada personaje, con especial énfasis en una nueva versión de Chun Li creada para la ocasión y que, a diferencia del juego anterior, se movía de maravilla.

Regalándonos en el proceso montones de introducciones especiales que son puro fanservice.

Screenshot 2540

Por su parte, se tomó nota de los dos puntos flacos de Capcom vs. SNK, de modo que se conservaba el formato de juego por equipos en base a un sistema de rango abierto para todos los personajes, pero ahora es el propio jugador el que decide cuántos luchadores tendrá en su equipo y, a su vez, el rango de cada uno de ellos.

Aquello sí le daba una nueva capa de profundidad al conjunto, aunque la verdadera genialidad fue el replanteado sistema de estilos de lucha: en Capcom vs. SNK 2 se nos ofrecen seis Grooves que representan tres tipos de mecánicas, movilidad y uso de las barras de energía propias de los mejores juegos de lucha de cada casa:

Screenshot 2528
  • El Groove C sigue la línea de la serie Street Fighter Alpha, con barras de energía de tres niveles, contra-alphas y la posibilidad de cubrirse en el aire.
  • El Groove A recupera los vertiginosos Custom Combos de Capcom, permitiéndonos encadenar incisivas sucesiones de ataques que podremos prolongar durante lo que dure carga.
  • El Groove P fusiona los dos estilos clásicos de Street Fighter II Turbo y Street Fighter III, poniendo sobre la mesa los parrings y un estilo de juego más agresivo, técnico y potente.
  • El Groove S hereda el estilo de los primeros The King of Fighters permitiéndonos recargar manualmente la barra de energía, dando interesantes opciones de zafarnos y accediendo a poderosos combos cuando la salud está en puntos críticos.
  • El Groove N nos permite acumular y gestionar la energía y las técnicas especiales basándose en las entregas contemporáneas de The King of Fighters, pudiendo mejorar o ampliar la capacidad ofensiva al costo de un stock de poder.
  • El Groove K, por último, traslada las mecánicas de Samurai Shodown, de modo que ganamos fuerza y contundencia conforme recibimos daños, pero también se bonifican los bloqueos perfectos.

Si bien sobre el papel aquello podría parece un caos, de cara a los jugadores menos competitivos Capcom consiguió un equilibrio exquisito entre los distintos Grooves. Eso sí, los más veteranos no tardaron en encontrar interesantes maneras de sacar ventaja del sistema de Custom Combos, creando décadas después verdaderas maravillas en forma de sucesiones de ataques.

Capcom vs. SNK 2

La trama argumental de Capcom vs. SNK 2 es, en esencia, un cúmulo de clichés de ambas compañías. Las megacorporaciones de las familias Masters y García han organizado un espectacular torneo a nivel global que ha despertado el interés de los luchadores, héroes y villanos más virtuosos de su tiempo, incluyendo a los cuatro reyes de Shadaloo y al mismísimo Geese Howard.

Eso sí, como es de esperar, la final se verá interrumpida por un ser con un potencial de combate demoledor: tanto Akuma como Rugal se cuelan en el evento, y si nuestra destreza a lo largo de las rondas previas es suficiente, nos esperarán estrenando un nuevo nivel de poder casi ilimitado.

Capcom vs. SNK 2

Por supuesto, Capcom redondeó la experiencia en las versiones domésticas con nuevos modos, incluyendo un editor de personajes con el que podíamos alternar los colores de cada luchador, un modo supervivencia o un Versus que nos permitía experimentar con todas las opciones jugables a nuestra disposición. Lo cual era y sigue siendo una pasada.

Sin embargo, el hito más llamativo de las versiones caseras Capcom vs. SNK 2 fue que permitió algo revolucionario: juego cruzado entre Dreamcast y PlayStation 2.

Krp8eqb

Un logro que quedó básicamente limitado a Japón, pero que ensalzó todavía más el carácter de trascender rivalidades imposibles entre titanes de los videojuegos.

Un punto de inflexión para los dos colosos de los juegos de lucha

No hubo que esperar demasiado para que Capcom vs. SNK 2 llegase a las consolas: que Capcom apostase por las placas recreativas de SEGA hizo que su conversión a Dreamcast fuese tan sencilla como fiel a la experiencia original. Un detalle excepcional para un sistema que, desafortunadamente, se encontraba enfrentándose a su momento más crítico.

Y, siendo justos, en 2001 el panorama en torno al propio género de los juegos de lucha era muy diferente al boom que Street Fighter II había iniciado una década atrás. Los juegos de lucha en escenarios tridimensionales ahora eran el estándar del género y ahora el gran público los jugaba  directamente desde casa.

Capcom vs. SNK 2

No es que los titanes de Osaka no apostasen por llevar sus sagas al 3D años antes. Sin ir más lejos, Kyosuke estrena sprites en Capcom vs. SNK 2, ya que proviene de la saga Rival Schools. A lo que hay que sumar el curioso -y escueto- catálogo poligonal de la propia Neo Geo 64, la consola con la que SNK quiso adaptarse a los tiempos modernos.

Con todo, Capcom era consciente de lo potente que era Capcom vs. SNK 2 a nivel jugable y -a diferencia de otros juegos como Street Fighter III- la buena acogida que recibió dio pie a crear nuevas versiones con extra de mimo, incluyendo un muy celebrado Capcom vs. SNK 2: Millionaire Fighting 2001 EO para la recién estrenada Xbox y GameCube que pulía varios aspectos y, de paso, se adelantaba una década al propio género al introducir controles simplificados.

Capcom vs. SNK 2

¿Y después qué? El cambio de milenio se llevó por delante varias compañías legendarias de la década de los 90 y, tristemente, SNK fue una de ellas. Gracias al apoyo de inversiones externos consiguió dar la esperada réplica a la saga de crossovers con SNK vs. Capcom: Chaos en recreativas y posteriormente consolas.

Y si bien no estaba tan pulido y era tan ambicioso en contenidos y a nivel jugable como el juego de Capcom, regalando a los fans de los juegos de lucha unos flamantes sprites con los iconos de Capcom reimaginados al estilo de SNK. Siendo, visto desde fuera, un ligero empuje dentro del inicio de una etapa complicada para los creadores de Fatal Fury o Samurai Shodown.

Capcom

Por su parte, Capcom se fue alejando de manera escalonada del género de la lucha para dar prioridad a otras sagas que habían explotado en popularidad, como Resident Evil, Devil May Cry o Monster Hunter. Y viendo lo lejos que han llegado cada una de estas licencias desde entonces, no se les puede reprochar nada. Lo cual no quita que hubiese un fuerte interés interno por regresar a los uno contra uno y los alocados crossovers.

Snkcap11 Apertura animada de SNK vs. Capcom: Chaos para recreativas

Hubo que esperar hasta 2008 para que Street Fighter IV volviese a prender la mecha en Capcom. Y no tardaríamos demasiado en ver cómo poco a poco las grandes sagas de lucha hacían su regreso triunfal: llegaron nuevas entregas de Marvel vs. Capcom, se rescataron los clásicos esenciales de las recreativas y SNK aprovechó para reeditar sus aclamados clásicos, dándole a todo el mundo la oportunidad de conocerlos más allá de las recreativas, las Neo Geo y los -cómo no- los emuladores.

Por su parte, Capcom no ha dejado de hacer crossovers locos dentro y fuera de la lucha. Atreviéndose a poner a los World Warriors frente a los luchadores de Tekken o aventurándonos en propuestas de RPG con los abanderados de Bandai, Namco o SEGA. Y, a través de los trajes temáticos de Street Fighter V, recordándonos que DarkStalkers no está muerto del todo.

Capcom vs. SNK 2

¿Volveremos a ver un nuevo Capcom vs. SNK? Bueno, tenemos claras dos cosas: desde The King of Fighters XIV, SNK ha vuelto por la puerta grande a los videojuegos. Y lo cierto es que Capcom está más que dispuesto a recuperar sus licencias clave, incluyendo su saga de lucha con SNK, siempre que los fans estén realmente interesados.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios