Publicidad

Análisis del nuevo xCloud, el juego en la nube de Xbox Game Pass: un aliado perfecto para jugar en dispositivos Android
Análisis

Análisis del nuevo xCloud, el juego en la nube de Xbox Game Pass: un aliado perfecto para jugar en dispositivos Android

Publicidad

Publicidad

La versión final de xCloud ya está disponible desde la tarde del 15 de septiembre de 2020, por fin. Microsoft ha necesitado año y medio para perfilar su juego en la nube definitivo, con el que ya no habrá prácticamente barreras para poder disfrutar de sus mejores juegos de Xbox One en otros dispositivos, como móviles y tabletas de Android. Un salto de gigante para un ecosistema para jugar de lo más familiar.

El propio Phil Spencer lo dejó claro hace años, que lo que más le importaba eran los juegos y con esta integración de xCloud en Xbox Game Pass (sí, adiós al llamado Xbox Game Streaming) lo tendremos más fácil que nunca. Toca analizarlo en profundidad y ver hasta qué punto ha mejorado respecto a la beta.

Descargar el nuevo xCloud y requisitos en Android

xCloud

Lo primero es esencial: xCloud ahora forma parte de la app de Xbox Game Pass. Si ejecutamos la antigua aplicación de Xbox Game Streaming, nos saldrá ese mensaje a lo Ross Geller, advirtiendo del cambio. Por lo tanto, hay que descargar (o actualizar) la aplicación de Xbox Game Pass, que es la que gestiona todo ahora.

Descargar app de Xbox Game Pass en Android

¿Y qué requisitos hay que cumplir para el juego en la nube? Lógicamente, tal y como desveló la compañía de Redmond hace unos meses, contar con una suscripción activa a Xbox Game Pass Ultimate y así acceder a sus más de 150 juegos en el catálogo y compartir todo el progreso con Xbox One y Windows 10.

En cuanto al resto de requisitos imprescindibles, repiten los siguientes:

  • Tener un dispositivo Android 6.0 o superior con Bluetooth 4.0 o más
  • Mando Xbox inalámbrico compatible con Bluetooth
  • Conexión Wi-Fi o datos móviles a 5 GHz con 10 Mbps de bajada
xCloud

Otro dato importante a tener en cuenta es que xCloud hace que no sea necesario disponer de una Xbox One o un PC para disfrutar de los juegos disponibles en Xbox Game Pass. O dicho de otro modo, esto no es como el juego remoto, donde hay un sistema encendido por la casa y nos conectamos por medio de la red compartida. Esto va por la nube. Como si jugamos desde un tren, siempre y cuando haya Wi-Fi o una conexión estable de datos desde un móvil o tableta.

Un dato muy curioso y totalmente positivo es que Microsoft ha pensado hasta en los problemas que podamos tener si de repente surge algún imprevisto en la conexión: el juego se quedará "en pausa" hasta que se restablezca la conexión. No perderemos la partida. Incluso aunque cambiemos de una señal de Wi-Fi por otra.

Este nuevo xCloud se muestra mucho más estable, independientemente de que estemos usando el Wi-Fi de la casa o una conexión de datos con el móvil. Ahora bien, hay que cumplir los requisitos a rajatabla para evitar pérdidas, pero desde luego que va bastante más fino que en sus últimas betas, donde cualquier mínima pérdida en la señal se traducía en retardos que afectaban a la jugabilidad.

Así luce ahora la renovada app de Xbox Game Pass

Xbox Game Pass

Al estar integrado ahora con Xbox Game Pass, xCloud tiene su pestaña de "Nube" dentro de esta aplicación, teniendo a nuestra disposición más de 150 juegos sin tener que preocuparnos ni lo más mínimo por su instalación. Al fin y al cabo esto es juego en streaming. Un problema menos, al contrario que en PC y Xbox One.

Tan pronto iniciamos la aplicación y seleccionamos esa pestaña, se nos destacan varios juegos en la parte superior, viendo justo debajo esos juegos a los que hemos jugado recientemente (desde Android, Windows 10 o Xbox One). Si vamos bajando, nos encontraremos otro tipo de secciones. A saber:

  • Juega genial en el móvil: para destacar los que resultan más cómodos en esta clase de dispositivos. Como si estuviesen pensados para una consola portátil.
  • Los más populares: como su nombre indica, los juegos más conocidos, bien sea por su calidad o por haber reunido a una cantidad de gente considerable.
  • Categorías: mediante unos iconos, la posibilidad de ir directamente a categorías más específicas, entre indies, juegos familiares, shooters, acción y aventura, lucha, estrategia, simulación o RPG.
  • Y todos los juegos: la lista completa con los más de 150 juegos disponibles.
Xbox Game Pass

Si pinchamos sobre un juego, bien sea con nuestro dedo sobre la pantalla táctil o bien usando un mando compatible, se nos desplegará su ficha y esa opción directa para jugarlo gracias a la nube. O bien, si así lo deseamos, poder instalarlo en PC o Xbox One, que no deja de ser la aplicación de Xbox Game Pass y podemos realizar esa clase de tareas en remoto para una mayor comodidad.

Xbox Game Pass

Sobra decir que desde esta aplicación podemos consultar nuestro progreso en las tareas mensuales para incrementar el saldo de Microsoft Rewards, o ya dentro de los juegos ver nuestra lista de amigos o progreso en los logros. La integración es genial y resulta de lo más cómoda y familiar, al contar con un diseño muy similar.

Podemos pulsar el botón de Xbox del mando, o bien sobre el logo que se despliega en la parte superior de la pantalla. Al hacer esto, también se restaltan tres puntos suspensivos de la esquina superior izquierda, muy típico de los móviles, desde donde podremos salir del juego y regresar al menú de la app.

Pero como aquí lo que importan son los juegos, pasamos a continuación a comentar nuestras sensaciones tras probar varios de los más representativos.

Minecraft Dungeons, el primero con control táctil

Minecraft Dungeons

Minecraft Dungeons fue el juego con el que rompimos el hielo en esta versión final de xCloud, pese a que aún cuente con camino por delante al seguir siendo, en el fondo, una beta donde se irán puliendo detalles a base de recibir feedback de un mayor rango de público. Como la interfaz de Xbox One, que no paró de mejorarse.

Es el primer juego de este servicio en la nube en contar con control táctil opcional, sin la obligación de usar un mando compatible. La disposición es idéntica tanto si lo jugamos desde un móvil como desde una tableta, aunque es evidente que en una tablet contaremos con mayor resolución y los "botones" táctiles no taparán tanto lo que vemos en pantalla, al estar plagado de distintos accesos directos.

Por un lado tenemos un círculo que simula el stick de control, con dos "botones" a mayores para desplegar el mapa y el inventario. Al otro lado, sobresale el botón A para usar nuestra arma, con el arco justo encima. Y ya las letras X, Y y B para acceder a las habilidades especiales, quedando justo al borde de la pantalla el uso de la poción para reponer vida. Resulta incómodo al principio, pero se adapta uno.

El único problema, más allá de esos iconos que tapan ambos lados de la pantalla, radica en el control, al no ser tan cómodo cuando queremos afinar un disparo. ¿Lo bueno? Que de cara a otros aspectos del juego, como las tiendas, podemos pulsar directamente sobre cada icono para realizar alguna compra, por ejemplo. Y salvo un problema puntual al principio, la partida que jugamos no daba la sensación de ser jugada en la nube al ir completamente fluida, sin ninguna merma en la señal.

Probando otros pilares de Xbox a fondo en Android

Xbox Game Pass

Había que subir el listón, que Minecraft Dungeons no es precisamente un juego exigente. Así que decidí optar justo después por Halo 5: Guardians, retomando la campaña que había comenzado hace poco en Xbox One, pese a comprarlo en 2015. ¿Y cuál fue mi sorpresa? En esta versión de xCloud del juego de 343 Industries las voces vienen en inglés, pese a que el original sí vino doblado al castellano. Uno de los últimos de Microsoft, como sabemos, por desgracia.

Anécdota de lo más extraña aparte, cambié al modo online para despreocuparme de la historia y ver qué tal salía en una prueba más exigente. Y ahí debo decir que me sorprendió bastante puesto que no noté ni un atisbo en la pérdida de calidad de la señal, yendo totalmente fluido en todo momento. La única diferencia palpable viene dada por esa menor resolución de pantalla de una tableta frente a las 4K de una Xbox One X, experimentando una definición parecida a la de los gameplays que solemos ver por YouTube, con un leve ruido para las texturas.

Xbox Game Pass

Me dejé la vista, pero en mi segunda partida, tras la descomunal paliza que nos dieron en la primera, rozamos la victoria por un 50 a 49 que me dejó con muy buen sabor de boca, pese a llevar años desentrenado en el multijugador online de Halo.

Sigo pensando que esta clase de juegos no lucen como deberían en esta clase de dispositivos, al costar mucho más afinar la puntería en una pantalla con tan pocas pulgadas, pero al menos hay un salto de calidad bastante importante respecto a las anteriores betas debido a esa inexistencia prácticamente total de retardo.

Forza Horizon 4

Me sorprendió igualmente el rendimiento de Forza Horizon 4, uno de los peor parados en las betas, puesto que en esta ocasión sí fue completamente fluido. Tan solo hubo unos leves petardeos en el sonido, de lo más esporádicos.

Además, aquí vuelve a quedar patente esa definición de las texturas lejos de la calidad a como las vería desde mi Xbox One X en una pantalla 4K. Pero no deja de ser un juego de carreras de esta generación corriendo desde una tableta, ojo.

Batman Arkham Knight

Esa merma en la calidad visual también queda patente en Batman Arkham Knight, uno de los juegos más espectaculares y exigentes de la generación actual. Pero no afecta ni lo más mínimo al apartado jugable, que es lo que más importa en esta clase de servicios. Ahí pasa con nota y pude seguir completando varios objetivos secundarios sin dar la sensación de estarlo jugando desde la nube.

Da igual el juego, como con The Witcher 3: Wild Hunt, que tras acostumbrarse a esa resolución más contenida y sin tanto detalle, uno se olvida de que no está jugando desde una Xbox One. Así que al final dependerá de cada uno en relación a lo que le importe o no el tema de la resolución de una pantalla con bastantes menos pulgadas, ya que por lo demás no hay diferencias apreciables del control.

Tan solo hay que tener en cuenta que para cargar un juego en la nube, habrá que esperar menos de un minuto hasta poder jugar. Un tiempo insignificante teniendo en cuenta lo que nos ofrece después, sin importar que sea mediante Wi-Fi o datos.

Lista completa de juegos disponibles a día de hoy

Xbox Game Pass

Cuando se presentó en sociedad Project xCloud a mediados de 2018, estaba dentro del bando de los reticentes e incrédulos sobre un servicio que nos prometía jugar desde la nube sin pérdidas en la señal a la hora de jugar. Pero lo cierto es que esta versión final de Microsoft es una gozada y me ha hecho replantearme desde dónde quiero jugar (o rejugar) ciertos videojuegos, como The Messenger, a un trofeo del Platino en PS4 y con una nueva partida por delante desde Xbox. O mejor dicho, Android. Porque hay juegos que sí apetecen más en modo portátil.

Esta versión de Xbox Game Pass para dispositivos móviles no obvia este hecho, como vimos con su categoría "juega genial en el móvil", siendo bastante más recomendable, por ejemplo, disfrutar de la reciente aventura Tell Me Why de esta guisa en vez de optar por un Sea of Thieves, que apetece más a 4K. Lo bueno es que ahora tenemos más opciones para jugar, que al final es lo más importante.

Y nada mejor que ver una imagen con la lista completa de videojuegos a día de hoy, a falta de los que están próximos a su llegada, como Katana Zero, Night in the Woods, River City Girls o Destiny 2 con todas sus expansiones más recientes.

Xbox Game Pass

En definitiva, Xbox Game Pass Ultimate se hace más imprescindible si cabe partiendo de esos 12,99 euros al mes, aunando la posibilidad de jugar desde Xbox One, Windows 10 o dispositivos Android a una cantidad envidiable de juegos sin preocuparse de nada más, salvo una conexión estable con móviles o tabletas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios