Publicidad

Vader Immortal es la excusa perfecta para pedir una evolución en la PlayStation VR de PS5
Análisis

Vader Immortal es la excusa perfecta para pedir una evolución en la PlayStation VR de PS5

Pasó por Oculus con más ruido que resultados y no le ha ido mucho mejor en su llegada a la realidad virtual de PS4. Vader Immortal tiene todo lo que un fan de Star Wars podría pedirle a un juego de PlayStation VR, pero no lo presenta en las mejores condiciones.

Se unen dos problemas que piden a gritos una solución. Por un lado Vader Immortal en sí, más cercano a la idea de experiencia VR que a un juego propiamente dicho. Por el otro un port no demasiado acertado en el que el tracking de los PS Move vuelve a demostrar sus carencias.

Una experiencia de Star Wars

En la piel de un contrabandista que acaba como un reo en Mustafar, Vader Immortal nos invita a convertirnos en el nuevo pupilo de Darth Vader en la típica película interactiva con acciones simpaticonas de tanto en tanto.

Hay que darle a unos botones para encender una nave, utilizar el sable láser para abrir una puerta, piratear un sistema a base de rotar piezas... La clásica colección de interacciones de un juego VR adaptada a lo que podrías querer hacer en un juego de Star Wars.

La idea sería divertida si en algún momento se atreviese a mezclar esas situaciones con las conversaciones y secuencias que hacen avanzar la historia, pero lejos de eso corta cada segmento dejándonos una retahíla de segundos de acción y minutos de cháchara que se hace bastante pesada.

Por ambientación, escenarios, historia y el hecho de poder usar las clásicas habilidades de la saga, desde lanzar Stormtroopers con la fuerza hasta parar disparos con el sable láser con una mano mientras disparamos con el bláster con la otra, Vader Immortal funciona como curiosidad, pero nos encantaría haber visto algo más ambicioso.

Vader2

El futuro de PlayStation VR

Al otro lado de la pantalla está la experiencia en sí y, para alguien que nunca se había mareado con la realidad virtual hasta ahora, incluso pese a merendarse del tirón juegos como Blood & Truth, Superhot o Trover Saves the Universe, debo decir que la de Vader Immortal está lejos de ser la ideal.

El lidiar con el ya clásico teletransporte es el menor de los problemas pese a seguir siendo algo que me saca completamente de la experiencia. Lo justito del juego a nivel de rendimiento -incómodos tirones en algunas secciones- se une a un cuestionable mapeo de los mandos.

Vader3

Vivir los tres capítulos con unas manos torcidas en pantalla está lejos de ser lo ideal, pero tener que hacer un verdadero esfuerzo para cosas como coger algo del cinturón o acciones en las que ambos Move requieren estar demasiado cerca es un problema.

Gran parte del lío lo monta indudablemente el desarrollo del port y la adaptación a los controladores de PS4, pero no es menos cierto que a PS5 le vendría genial cierta actualización, si no del casco, sí de unos mandos que llevamos arrastrando desde PS3 y que están pidiendo a gritos una evolución para no quedarse atrás.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios