Compartir
Publicidad

"Desde el punto de vista del conocimiento, incluso los videojuegos violentos me sirven". Entrevista a Eduard Punset

"Desde el punto de vista del conocimiento, incluso los videojuegos violentos me sirven". Entrevista a Eduard Punset
Guardar
67 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Eduard Punset es una de esas personas que no necesita más presentación. Abogado, economista y comunicador científico especializado en el impacto de las nuevas tecnologías. Su relevancia científica está fuera de toda duda. Punset es autor de varios libros cuyo principal objetivo es la divulgación del conocimiento científico. Actualmente, compagina su labor docente en la Facultad de Economía de la Universidad Ramon Llull con dirigir y presentar el programa de divulgación científica Redes en Televisión Española. También es presidente de la productora de contenidos audiovisuales científicos Smartplanet.

Punset lleva años defendiendo el papel de los videojuegos como herramienta imprescindible para el aprendizaje y, según sus propias palabras, “intentar que las madres dejen jugar en paz a sus hijos”. El pasado viernes, Punset fue el padrino, a nivel científico, de la presentación en España de la Nintendo 3DS y tuvo la amabilidad de dedicarnos unos minutos para charlar en torno a los videojuegos y sus efectos sobre el aprendizaje.

Vidaextra: Usted lleva años defendiendo el valor de los videojuegos como instrumento educativo ¿Qué debe tener, o no tener un videojuego para considerarse educativo?

Eduard Punset: Yo soy de la opinión de que todos los videojuegos son educativos, independientemente de que hayan sido creados o no con ese fín. Los jóvenes a los que les gustan los videojuegos y los programas electrónicos de ordenador están mejor preparados para aprender actividades complejas. Amplían los horizontes visuales y de los sentidos en general, y aprenden también a identificar los factores de información más importantes, así como a descartar los secundarios.

Todos los videojuegos son educativos independientemente de que hayan sido creados o no con ese fín.

En su vida adulta, las personas que han jugado a videojuegos han adquirido facultades que incluso redundan en una mayor eficacia a la hora de desempeñar las funciones de su puesto de trabajo.

Vidaextra: Con la edad, es habitual que las personas vayan dejando de jugar a videojuegos. ¿La capacidad de jugar es algo que se pierde con la edad o es sólo una cuestión de falta de tiempo en el mundo adulto?

Eduard Punset: Existen los problemas cognitivos puntuales que pueden asociarse a una edad avanzada. El problema está en las diferencias que se dan en la manera en la que aprendemos en cada generación. Estamos los inmigrantes digitales, que hemos pasado nuestra vida leyendo libros o, como mucho, viendo contenidos audiovisuales, y están los nativos digitales, que tienen una capacidad y ganas inmensas de aprender nuevas capacidades.

Eduard Punset

Durante mucho tiempo hemos tendido a considerar que los jóvenes no son capaces de concentrarse, pero esto es más bien lo contrario. Cuando juegan a videojuegos, los jóvenes focalizan su atención de manera distinta a cómo lo hacíamos nosotros siguiendo nuestros arcáicos métodos de aprendizaje. No podemos obligar a las nuevas generaciones a aprender las cosas de la misma forma que nosotros.

Vidaextra: Cualquiera que haya jugado puede constatar el poder adictivo que tienen muchos videojuegos ¿Por qué es así? ¿Que es lo que nos hace engancharnos a ellos? y, en ese sentido ¿Hasta que punto hay que dar rienda suelta a esa respuesta adictiva?

Eduard Punset: Hace años las competencias que había que adquirir para alcanzar un puesto de trabajo en el mercado laboral eran otras y, probáblemente, mucho más simples. Ahora, el mercado exige otro tipo de competencias, competencias avanzadas que requieren el uso de nuevas tecnologías. En el momento actual, con unos niveles de desempleo tan altos, la adquisición de estas competencias es vital para el desarrollo cognitivo e incluso laboral de las personas.

Hace tiempo ví en Estados Unidos a un niño muy pequeño que llevaba una camiseta que ponía: Mamá, no es déficit de atención, es que no me interesáis nada’. Cuando juega, el niño pone toda su atención en adquirir esa serie de competencias multidisciplinares sin las que no va a poder afrontar su vida adulta en plenitud.

Vidaextra: Entonces, ¿es hasta deseable un cierto nivel de adicción?

Eduard Punset: Indudablemente, ya que no se trata de adicción sino de atención plena a una multitud de estímulos que permite desarrollar el aprendizaje.

Cuando juega, el niño pone toda su atención en adquirir esa serie de competencias multidisciplinares.

Vidaextra: Cada año salen diversos estudios cómo los de Amnistía Internacional, en el que se denuncian videojuegos por sus contenidos violentos ¿Cree que la violencia es un problema en los videojuegos?

Eduard Punset: Los últimos estudios realizados por linguistas y psicólogos como Steve Pinker demuestran, al contrario de lo que la gente cree, que los niveles de violencia en la sociedad actual están disminuyendo y que están aumentando los niveles de altruismo. Mi opinión particular, aunque es discutible, es que en los videojuegos, como en cualquier otra industria o actividad, se pueden acentuar en demasía los aspectos violentos, pero eso es algo absolutamente aleatorio y sin sentido comparado con la profundización en el conocimiento que supone el videojuego.

Eduard Punset

Vidaextra: Para terminar, una pregunta casi obligatoria en Vidaextra ¿Tiene usted algún juego favorito?

Eduard Punset: No. Yo me he pasado algunos años intentando convencer a los demás de que los videojuegos no sólo no son un elemento sospechoso sino que son necesarios para profundizar en el conocimiento de las cosas. Desde este punto de vista, incluso los videojuegos violentos me sirven.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos