Cómo mantener fresca tu PS5 y Xbox Series X/S durante las olas de calor para evitar sobrecalentamientos: 10 consejos para la supervivencia de tu consola en verano

Cómo mantener fresca tu PS5 y Xbox Series X/S durante las olas de calor para evitar sobrecalentamientos: 10 consejos para la supervivencia de tu consola en verano
5 comentarios

El verano está a la vuelta de la esquina. Las temperaturas han comenzado a aumentar y las olas de calor no tardarán en llegar. Esto siempre es un problema para los dispositivos como consolas y PCs, especialmente aquellos que pasan muchas horas encendidos.

Las consolas son las más maltratadas por el calor debido a sus sistemas de refrigeración, por eso a continuación te doy algunos consejos para mantener lo más fresca posible vuestra consola PS4, PS5, Xbox One y Xbox Series X/S.

10 consejos para que tu consola sobreviva a las olas de calor del verano

Las consolas PS5 y Xbox Series X/S se enfrentan a su segundo verano, uno que aparentemente será tan caluroso como el pasado. Las olas de calor están a la vuelta de la esquina, lo que significa que ha llegado el momento de preparar vuestra zona de juego para las altas temperaturas. ¿Cómo conseguir que vuestra consola sobreviva al calor?

Los 10 consejos que comparto a continuación son fruto de las recomendaciones de profesionales y de la experiencia de los años. Se dividen en dos bloques: localización, y mantenimiento y hábitos.

Localización

  • Evita colocar la consola cerca de la pared o en sitios estrechos: las esquinas y huecos en muebles pegados a paredes son muy malos lugares para poner tu consola en verano. El calor que desprende se acumulará, creando un ambiente muy perjudicial para el funcionamiento.
  • Bajo ningún concepto coloques cosas sobre o bajo tu consola, ni siquiera el bonito "tapete gamer" que te ha tejido tu abuela con todo su amor. Esto también incluye figuras. Lo ideal es colocarla sobre la superficie de la mesa o estantería.
  • Las zonas altas son el mal: el calor tiende a acumularse arriba, por lo que las estanterías más altas suelen ser una muy mala idea para colocar tu consola en verano. Además, se suele acumular más polvo que terminará agravando mucho más rápido en funcionamiento de tu consola. Tampoco la coloques en el suelo, busca un punto medio-bajo.
  • Busca "puntos frescos" lejos de las corrientes: las corrientes de aire que entran por tu ventana durante las olas de calor son muy calientes y suelen contener mucho polvo, así que evita colocar tu consola cerca de la ventana y en puntos de corrientes de aire.


  • Evita colocar tu consola cerca de lámparas de escritorio, estas emiten calor al estar encendidas. Obviamente, ni se te ocurre apuntar una de estas directamente a tu consola porque terminarás friéndola. Apaga la lámpara que la luz está muy cara.
  • Aunque suele quedar muy chulo, trata de no colocar tu consola y PC demasiado juntos... y mucho menos pegados a una esquina. Imagina el calor que se va a generar en ese punto con la consola y el PC encendidos, y el calor acumulado. Que corra el aire entre ambas plataformas, pero de buen rollo.
  • Si tienes un ventilador, puedes situar la consola en su rango. No es el consejo más efectivo, pero toda ayuda es buena. Trata de no aplicar este consejo con la ventana abierta, porque entonces estarás echando aire caliente y polvo directamente a tu consola. Si tienes aire acondicionado, evita los cambios de temperatura demasiado bruscos.

Mantenimiento y hábitos

  • Limpia regularmente tu consola para evitar acumulaciones de polvo: si el mantenimiento es importante en circunstancias normales, en verano deberías extremarlo porque en muchas zonas suele aumentar la acumulación de polvo. Si el sistema de refrigeración no funciona correctamente, tu consola morirá antes de ver GTA VI.
  • Evita usar varios dispositivos a la vez en la misma habitación: soy consciente de que esto es muy complicado de cumplir. Recuerda que cada consola y PC adicional aumenta la temperatura. Si lo haces, recuerda no colocarlos demasiado cerca para evitar que se calienten entre sí.
  • Evita jugar en horas puntas de calor: el calor suele empezar a ser más intenso a medida que se acerca el medio día y remite un poco a medida que se aproxima la noche.

Por último y nunca menos importante, recuerda mantenerte hidratado/a. Bebe mucha agua, especialmente si haces sesiones de juego muy largas y/o si pasas muchas horas sentado frente al ordenador. Es fácil olvidar que te estás deshidratando cuando juegas/trabajas.

Temas
Inicio