Esta partida de Dragones y Mazmorras se ha prolongado durante tantas décadas que hasta la hija de su creador lleva jugando toda su vida

Esta partida de Dragones y Mazmorras se ha prolongado durante tantas décadas que hasta la hija de su creador lleva jugando toda su vida
9 comentarios

En alguna ocasión me he juntado con amigos para jugar una partida de rol y ha resultado ser una experiencia divertida, aunque lo máximo que hemos logrado que durase fue tan solo unas semanas. En cambio, en Canadá hay una partida de Dragones y Mazmorras que lleva en activo desde hace más de 40 años y se podría decir que es una de las más aclamadas del mundo.

Robert Wardhaugh, un profesor de historia en la Universidad de Ontario Occidental, es el creador y encargado de mantener viva esta partida a la que no paran de acudir aficionados de todas partes para jugar y comprobar por su propia cuenta cómo es la experiencia.

Para que os hagáis una idea, según los cálculos que ha realizado, si a la semana juega una media de unas diez horas, eso supone que ha estado jugando durante 20.800 horas a lo largo de todas estas décadas. Una cifra impresionante, pero no tanto como la de su colección de figuras que sobrepasa las 30.000, entre las que hay orcos, enanos, dragones, zombis, vampiros, arañas, etc.

Pero esto no es lo único que tiene en su posesión, ya que también dispone de infinidad de piezas de terreno. Más que nada porque necesita todo tipo de lugares para darle una mayor inmersión a los sucesos, de ahí que tenga pueblos, bosques, paisajes invernales o edificios tan inmensos como un coliseo que le cuesta sujetarlo con sus brazos de lo grande que es.

Dragones Mazmorras 02

Todos y cada uno de estos lugares los ha diseñado a mano y pintado él mismo. De hecho, con las figuras ocurre lo mismo, porque también las pinta él en sus ratos libres, pero lo más curioso es que las considera tan importantes que no permite a nadie que las toque. Robert es el único que puede mover todo lo que haya en el terreno de juego, nadie más.

Es en el sótano de su casa donde transcurre la partida. Se trata de una zona que considera su santuario y donde aquellos que acudan descubrirán una versión alternativa de fantasía de nuestro mundo. En este sentido, se puede llegar a visitar lugares reales como Atenas, como con una nueva historia, filosofía o religión junto con nuevas razas, naciones, culturas, mitologías, etc.

Dragones Mazmorras 03

Hay ciertos arcos argumentales que han llegado a durar una gran cantidad de años. Algo comprensible si tenemos en cuenta que a lo largo de estos más de 40 años han llegado a desfilar más de 500 personajes que han tenido sus descendientes, han pasado por historias de amor y venganza y tampoco han faltado miles de historias secundarias o campañas secundarias.

Pero no todo es tan bonito como parece, porque los jugadores siempre corren el riesgo de que sus personajes mueran en algún momento. Si esto llega a suceder y no cuentan con otros personajes secundarios o descendientes, no les quedará más remedio que abandonar la partida. Incluso esto ha provocado que haya jugadores que se hayan echado a llorar por no poder seguir adelante.

Dragones Mazmorras 04

Aun así, considera que es algo positivo porque es lo que le da emoción a la partida, el miedo y el saber que si te quedas sin personajes no volverás o no podrás seguir utilizando a ese héroe que has mantenido vivo durante meses o años. Para todo ello ha diseñado sus propias reglas diferentes a las oficiales que podéis leer más detenidamente desde aquí.

A estas alturas Robert ya tiene una hija que se aficionó a Dragones y Mazmorras desde los 6 años. En ese momento se apuntó a la partida con una hada y a día de hoy, con 20 años, sigue jugando. Es más, esto ha provocado una anécdota curiosa porque su novio también quería jugar, pero su padre le advirtió que si rompía con él no podría echarle de la partida y no le quedaría más remedio que seguir viéndole.

Dragones Mazmorras 05

Por otra parte, Robert está convencido de que este es el mejor juego de Dragones y Mazmorras que existe en el mundo, algo que sinceramente no es para menos teniendo en cuenta que docenas de jugadores han acudido a su casa para jugar, entre ellos amigos de su infancia, lo que le sirve para seguir manteniendo el contacto con ellos después de tanto tiempo.

Si bien no sabe cuál será el final de la partida, lo que sí tiene claro es que mientras pueda no dejará de pintar figuras, montar escenarios y jugar durante el resto de su vida. Eso sí que es una gran afición y dedicación.

Temas
Inicio