La historia detrás de la portada de videojuegos más surrealista de la historia: un viejo paleto tocando el banjo
Juegos Retro

La historia detrás de la portada de videojuegos más surrealista de la historia: un viejo paleto tocando el banjo

Hubo una época en el que el presupuesto de marketing de videojuegos no se iba en publicidad en prensa o grandes eventos. El foco, casi siempre, era el consumidor final en el último paso antes de comprar, cuando estaba frente a la estantería de la tienda y, por lo llamativa que fuese su caja o su portada, acababa decantándose por un juego u otro.

En 1992, en cambio, lo que se encontraron en su tienda de videojuegos favorita fue algo que les rompió todos los esquemas. El último lanzamiento para Super Nintendo era un juego llamado Phalanx y, en su portada, con algo que ni entendían lo más mínimo ni habían visto jamás en esa situación, era un viejo paleto tocando el banjo.

El marketing de videojuegos en los 90

Con la industria del videojuego luchando por ganarse un puesto en las estanterías, ejemplos de hasta qué punto llegaban a tirar de fantasía para que sus productos fuesen cada vez más vistosos ya los vimos con la mente detrás de las cajas de juegos más espectaculares. A más grandes y originales, más llamativas.

Sin embargo esas obras de ingeniería a base de cartón y plástico no estaban al alcance de todos y, por su elevado presupuesto y las normas de las compañías sobre cómo debían ser las cajas de sus juegos, quienes menos recursos tenían luchaban por ganarse un instante de atención.

Ahí entraban en juego las agencias de publicidad y marketing que, en el caso de los juegos de naves de aquella época, tenían muy difícil intentar destacar entre una inmensa amalgama de juegos espaciales de tiros con alienígenas y vehículos voladores cada vez más rocambolescos.

¿Cómo destacar entre toda esa multitud? Siendo completamente distintos. Rompiendo los esquemas de todo el que pasase por delante hasta conseguir captar su atención y que se preguntasen. “¿Por qué narices hay un viejo paleto tocando el banjo en la portada de este juego?

Phalanx

La historia detrás de la portada de Phalanx

Hace unos años, de la mano de uno de los responsables por aquél entonces de la agencia de publicidad que llevaba los juegos de la distribuidora Kemco, a la que le debemos juegos míticos como Spy vs Spy, Top Gear, Track & Field y una sartenada de títulos licenciados de Disney y Warner, comentó cómo se había dado forma a la portada de Phalanx.

Aseguraba que Kemco compraba los juegos de desarrolladores nipones para llevarlos a occidente y, entre un enorme catálogo de títulos, algunos buenos y otros no tanto, estos últimos requerían algo más de maña no sólo para llegar al consumidor final, sino también para demostrarles a las tiendas que ese producto debía estar en sus estanterías.

“La mayoría de los juegos de aquella época entraban en una categoría similar: mismo género, mismo tipo de gráficos. Nada que los diferenciase unos de otros. (...) Sabíamos que el juego no tenía mucho que ofrecer, pero queríamos que el paquete fuera llamativo. (...) Si no podíamos hacer nada más, intentábamos que el comprador potencial mirara el paquete para intentar descubrir qué estaba pasando ahí".
"Podíamos hacer alguna porquería predecible con disparos de naves espaciales que hubiera sido como cualquier otro juego. O podíamos dar forma a una historia que hiciera que la gente se detuviera y pensara en ella”.

La prueba de hasta qué punto lo consiguieron es que la portada de Phalanx se ha convertido en algo mítico dentro de la historia del videojuego y, teniendo en cuenta que era un juego bastante del montón, que su nombre haya sobrevivido al paso del tiempo es todo un éxito. A veces ser el raro es justo lo que necesitas para destacar.

Temas
Inicio