Las 23 mejores fases de bonus de los videojuegos: del rompecoches de Street Fighter al Halfpipe Stage de Sonic 2
Listas

Las 23 mejores fases de bonus de los videojuegos: del rompecoches de Street Fighter al Halfpipe Stage de Sonic 2

Hubo un tiempo en el que los videojuegos incluían Fases de Bonus. Pequeños Niveles o tramos de escenario con los que el jugador podía sumar montones de puntos al marcador -a veces, a base de machacar los botones- y, con la suficiente destreza ganarse al menos una vida extra. Recompensas muy especiales en una época en la que los marcadores de puntuación importaban y guardar las partidas era la excepción, y no la regla.

El modo en el que ahora se estructuran y diseñan los juegos hacen que, quizás, las fases de bonus ya no sean necesarias. A fin de cuentas, las puntuaciones, las vidas y las continuaciones son elementos casi del pasado. Aunque, claro, ahí tenemos los escenarios musicales de Rayman Legends. Niveles propiamente dichos, desde luego, pero que en cierto modo irradian el espíritu de desafío desenfadado de las fases de bonus.

Sería injusto decir que las fases de Bonus han desaparecido, pero salvo casos muy puntuales, como el modo Arcade de Street Fighter V, se podría decir que estas recompensas jugables han evolucionado hacia los mini-juegos, los huevos de pascua o puzles y pruebas de habilidad que buscan aportar un extra de variedad o premiar la curiosidad del propio jugador.

Eso sí, en VidaExtra no nos hemos olvidado de los tiempos en los que una buena jugada, una intensa sesión de juego o recopilar todos los objetos clave se recompensaban con una siempre agradecido nivel especial. Precisamente por ello, te hemos reunido en un mismo sitio las mejores y las más icónicas fases de bonus, así como escenarios realmente excepcionales que no deben ser olvidados.

Únete al servidor oficial de VidaExtra en Discord

Eso sí, sobra decir que, más allá las fases de bonus que verás a continuación, estás más que invitado a redondear y dar un valor extra al listado a través de los comentarios. Porque si 23 niveles adicionales no son precisamente pocos, solo entre todos es posible hacer la selección definitiva.

La Challenging Stage, de Rally-X

Screenshot 4621

Como no podía ser de otro modo, nuestro punto de partida nos lleva a los arcades. A Namco se le daba de maravilla crear laberintos en 1980, y si bien arrasó con Pac-Man, la propuesta de conducción de Rally-X expandía de maravilla la premisa original, dándonos un respiro cada pocas fases.

A partir del Round 3, y con cada cuatro niveles superadas, entrábamos en lo que el juego denominaba las Challenging Stages. En ella, los otros corredores estaban inmovilizados y podíamos recorrer la pantalla libremente hasta agotar la gasolina. Aquello no solo era un respiro, sino también una magnífica manera de sumar puntos.

Los puñeteros gnomos de Golden Axe

Screenshot 4623

Los héroes del épico Hack'n Slash de SEGA no podían ni descansar por las noches: entre aventura y aventura, los valientes Ax, Tyris y Gilius son asaltados en su propio campamento por descarados gnomos que les roban sus pociones y el sueño.

Por suerte, a base de espadazos y patadas es posible recuperarlos y, en el proceso, tomarnos la revancha apropiándonos de conjuros y tesoros que dejan al caer de su saco. Porque no hay nada como empezar un nuevo nivel con la barra de magia al máximo.

Las cajas explosivas de Crash Bandicoot

Screenshot 4625

Las fases de bonus de los juegos clásicos de Crash Bandicoot podían ser tan intensas y desafiantes como el resto del nivel: debíamos atravesar plataformas flotantes calculando muy bien los saltos, los rebotes y no tocar nada capaz de aplastarnos y explotar. A cambio, recibiríamos toneladas de manzanas y montones de vidas adicionales.

Abú en el mercado de Agrabah, en Aladdin de Mega Drive

Screenshot 4627

En el Aladdin de la 16 bits de SEGA hay dos clases de niveles de bonus. Y, si bien, aquel Genio convertido en máquina tragaperras era capaz de darnos muchas alegrías sin riesgos, lo cierto es que el Abú en el mercado de Agrabah es una de esas cosas con las que el juego de Disney suma puntos extra frente al de Capcom.

La premisa es simple: como Abú, el amigo de Aladdin, deberemos esquivar todo lo que nos venga desde el cielo y a los lados. En el proceso, podremos hacernos con montones de ítems y tesoros. La música de este tramo no estaba en la película original, pero igualmente es una pasada.

Los bolos al estilo WindJammers

Screenshot 4624

Ningún jugo sabe darle nueva fuerza y emoción a la fórmula de Pong como WindJammers. Y si los tiros con efecto son toda una locura, sus fases de bonus no se quedan atrás: además de poner a prueba nuestra destreza al lanzar un frisbee por la playa, el propio juego incluye una experiencia de bolos al estilo Data East.

La fase de los Shuriken de Shinobi

Screenshot 4629

Como buen juego de ninjas pixelado, Shinobi era todo un desafío de acción y plataformas. Por suerte, los jugadores podían convertir los shuriken que les sobraban entre fase y fase en puntos adicionales y, de propina, deshacerse de decenas de enemigos.

La premisa parece un juego en sí mismo: a través de los ojos y las diestras manos del Shinobi repartiremos con generosidad letales estrellas de metal a las oleadas de ninjas asesinos que saltarán hacia nosotros. ¿El resultado? Muerte y destrucción.

El rompecoches y los barriles de Street Fighter

Screenshot 4637

Que veas la primera fase de Bonus de Street Fighter II en nuestra imagen de portada no es casualidad: si bien el juego original de 1987 introdujo la posibilidad de romper tejas o postes, alguien de Capcom pensó que quedaría genial para la secuela reducir un Lexus nuevo a estrenar a chatarra a base de puñetazos.

Screenshot 4636

En realidad, la fase del rompecoches viene de Final Fight, aunque los de Osaka lo recuperaron para el super-éxito de los recreativos y se quedó en la saga de los World Warriors, regresando en Street Fighter III y SF IV. Eso sí, no fue la única fase mítica del juego: también pudimos destruir barriles, bidones explosivos y hasta una robusta pared de ladrillo.

Los globos de The Simpsons: The Arcade Game

Screenshot 4632

La recreativa de Los Simpson de Konami se disfruta más y mejor a cuatro. Sobre todo, por cosas como la fase de inflar los globos: deberemos machacar los botones y hacer que el inflable de nuestro personaje sea el más grande de todos antes de que el contador de tiempo llegue a cero.

¿Y qué pasa si jugamos a tres sticks o menos? Los secuaces del Sr. Burns darán uso de los hinchadores restantes y deberemos medirnos contra la máquina. Aunque, claro, no es tan divertido.

El shooter en Sunset Riders

Screenshot 4635

Ningún juego ambientado en el Lejano Oeste está completo sin los clásicos tiroteos a discreción en mitad del pueblo de turno y Sunset Riders no es la excepción: usando el stick deberemos apuntar en cualquiera de las ocho direcciones para adelantarnos a las intenciones de toda clase de maleantes dispuestos a hacerse con nuestras botas.

A bastonazos por las Nubes en Ducktales

Screenshot 4638

DuckTales es un juego que se presta a ser jugado y rejugado hasta el infinito. No solo por lo divertidos que son sus niveles, que también, sino por la cantidad de secretos que incluye el clásico de NES. Entre ellos, sus propias fases de Bonus.

Así, veremos que Gilito McPato no solo es capaz de nadar entre millones de monedas, sino también de caminar y rebotar con su bastón entre las nubes siempre que haya un tesoro que merezca la pena encontrar a esas alturas.

Hablemos del Camino Estelar de Super Mario World

Screenshot 4643

Nuestros lectores habituales saben que al llegar al ecuador de nuestros listados especiales les obsequiamos con una entrada extra a modo de "fase de bonus", y esta debía ser más especial todavía: si bien en Super Mario World hay fases de bonus, también es posible encontrar un todo un sub-mundo de bonus.

El Camino Estelar es una zona especial en el cielo y para poder avanzar por él hay que encontrar las metas ocultas en los niveles del mundo principal. De modo que, a su modo, se trata de una bonificación tan excepcional como el propio juego y con sus propios secretos.

a

Y ahí no acaba la cosa: además está la Zona Especial y el mundo reverso de Super Mario World. Definitivamente, ya no se hacen juegos así.

a

Eso sí, si nos ponemos estrictos en lo referente a las fases de bonus, Super Mario World también las tiene: al acumular más de 100 Estrellas de Oro al cruzar las metas entraremos en una sala en la que, con algo de maña, podremos obtener fácilmente Vidas Extra.

Los Halfpipe Zone de Sonic 2

Screenshot 4640

En los Sonic clásicos se puede decir que obtener las Esmeraldas del Caos es el juego dentro del propio juego, y pese a que las 2D siempre le han sentado fenomenal al erizo más rápido de los videojuegos, las fases de bonus al reunir más de 50 anillos en Sonic 2 sabían muy bien como sacar partido a una tercera dimensión simulada.

¿El objetivo? Reunir los anillos en cada tramo esquivando obstáculos. Algo que requerirá algo de destreza y, en caso de ir con Tails, cruzar los dedos para que no se tropiece y comiencen a restarnos lo ganado.

Los laberintos 3D de Sonic 3 & Knuckles

Screenshot 4645

Si en las fases de bonus de Sonic 2 la propia SEGA coqueteó con las 3D, en Sonic 3 entró de lleno con niveles laberínticos en los que debíamos reunir todas las esferas azuladas y esquivar las rojizas. Una verdadera locura que requería un extra de concentración.

Como curiosidad, si ensamblábamos el cartucho de Sonic & Knuckles en cualquier otro juego podríamos jugar una fase de bonus nueva creada a partir de la información del título. Todo un puntazo.

El arcade de feria de Fatal Fury

a

SNK fue especialmente creativa a la hora de ofrecer fases de bonus en sus primeros juegos de lucha, incluyendo pruebas de cortar botellas en Art of Fighting o cortar muñecos de paja en Samurai Shodown, pero el más original es el del arcade de feria de Fatal Fury: a base de machara el botón de acción, deberemos vencer a una recreativa digital... ¡Desde la recreativa del juego!

Los niveles secretos de Streets of Rage 4

a

Streets of Rage 4 recuperó lo mejor de los Beat'em Ups clásicos, y las fases de bonus son una parte esencial de éstos. Eso sí, acceder a ellas tiene truco: deberemos encontrar las máquinas recreativas escondidas en diferentes niveles y darles un calambrazo con un táser.

Eso sí, los premios no están nada mal: tomaremos parte en combates y escenarios míticos de las entregas clásicas y nuestros héroes pasarán a estar completamente pixelados.

La fase de Parring de Street Fighter III

Screenshot 4641

El sistema de bloqueos de Street Fighter III dividió opiniones: si presionábamos al frente en el momento de recibir un golpe no solo lo anulábamos, sino que podíamos tomar la iniciativa. Pero, claro, pillarle el truco contra la máquina u otro luchador cuando está en juego la partida y nuestra moneda era un desafío.

Por suerte, Capcom introdujo un nivel de bonus tanto en SFIII 2nd Impact como en 3rd Strike: Street Fighter III que permitía dominar el sistema de bloqueos y, además recompensar con puntos adicionales a los más diestros. Una genialidad con la que los mejores jugadores se curtieron en los salones arcade.

Hyper Funk Zone de Toejam & Earl

Screenshot 4648

La locura de Toejam & Earl se manifiesta en sus sicodélicas pases de bonus: en la Hyper Funk Zone  deberemos atravesar niveles que, además, son toda una experiencia audiovisual.

Los Barriles de Donkey Kong Country

Screenshot 4655

Donkey Kong Country está lleno de fases de bonus, incluyendo paseos en liana, desafíos tradicionales y paseos a lomos de los amigos animales de DK. Pero, claro, los que aprovechan la mecánica de los barriles explosivos son tan divertidos como alocados.

El barco del tesoro de Super Mario Bros 3

Screenshot 4644

Super Mario 3 está lleno de actividades y juegos secundarios, así como lugares secretos. ¿También hay fases de bonus? Cláro que sí: podemos hacer que en el mapa aparezcan Barcos del Tesoro, repletos de monedas y un enfrentamiento final quenos garantizará un power-up extra.

¿Cómo acceder al Barco del Tesoro? la cosa tiene truco: tenemos que cerrar cualquier nivel habiendo recogido una cantidad de monedas con todas las cifras iguales y que, a la vez, esas cifras coincidan con el decimal de nuestra puntuación en el juego. Es decir, si al llegar al final de un nivel tenemos 66 monedas y la puntuación mostrada en el marcador es de 0009860 puntos.

Test Your Might!, de Mortal Kombat

Screenshot 4653

La fase de bonus de Mortal Kombat más popular de todas no solo puso a prueba nuestras técnicas de artes marciales, sino también nuestra fuerza bruta: debíamos machacar los botones hasta hacer puré nuestras propias manos.

El nivel de Disc-Chess de Battletoads in Battlemaniacs

Screenshot 4651

Si bien, cada fase de Battletoads in Battlemaniacs es una locura, deslizarse en un disco por una pista deslizante llena de naipes y bolos es lo más surrealista que nos ha propuesto Rare en toda la saga.

Bola Extra: el festival de New Donk City de Super Mario Odyssey

Si Super Mario Odyssey es un pedacito de magia, el sub-nivel del festival de New Donk City la parte más divertida del espectáculo. Técnicamente no es una fase de Bonus, pero tiene todos los elementos para serlo: montones de monedas que reunir y una experiencia en la que los desafíos y retos principales se quedan en un segundo plano para centrarse en la diversión absoluta.

Temas
Inicio