Compartir
Publicidad

Cerveza y videojuegos: una historia de amistad

Cerveza y videojuegos: una historia de amistad
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La cerveza forma parte inseparable de nuestra cultura y se ha convertido en seña de identidad en muchos países. Algunos historiadores la emparentan incluso con el nacimiento del pan, hace 10.000 años. Esta bebida ha traspasado todas las fronteras, incluso la de la ficción.

Y, como no podía ser de otra forma, también ha tenido su papel protagonista en muchos videojuegos, en forma de power-up, de guiño, de camaradería. Así que te recomendamos ponerte cómodo, abrir una San Miguel bien fresquita y disfrutar, porque vamos a hacer un recorrido de lo más cervecero —que te va a traer muy buenos recuerdos—.

Primeros brindis

Podemos remontarnos a juegos ochenteros y gamberros como How To Be A Complete Bastard o Andy Capp: The Game, donde a los mandos de nuestro Spectrum podíamos hacer, entre otras cosas, echar un trago detrás de otro hasta que el alcoholímetro se llenaba mientras el saldo de nuestra cartera se vaciaba.

O el arcade Tapper, que nos ponía en las botas de un camarero cuya mecánica principal era practicar con el grifo y tener a los clientes servidos y contentos. Sagas míticas como Monkey Island han tenido a la cerveza como un objeto recurrente para Guybrush Threepwood, donde el licor nos servía, entre otras cosas, para librarnos del pirata LeChuck —sustituyendo cualquier otro elixir—. Lo mismo que en títulos más modernos como Resident Evil 7, donde la cerveza es uno de los objetos clave en la misión del terrorífico 55º cumpleaños de Jack. Pero mejor evitemos spoilers.

Duke Nukem Beer Un refrigerio reconstituyente en Duke Nukem Forever.

En Duke Nukem Forever encontrar una lata de cerveza sin abrir por los pasillos era una bendición. ¡Era un botiquín! Este ítem sustituía al kit de primeros auxilios y al beberla reducía el daño de Duke a cambio de que viéramos un poco borroso.

Además, en esta entrega era imposible desbloquear ciertos logros sin cerveza de por medio. Como en la vida real, dirán algunos. Con una lógica similar, en Deux Ex las botellas de marcas inventadas como Hefecrocken o Mahara Jah Hot Devil Ale se convertían en ítems consumibles por el jugador. Pequeñas reliquias con su propio lore.

Cervezas de videojuego

La creación de marcas exclusivas en los videojuegos daría para un capítulo aparte. Aunque hay una saga en concreto donde las metacervezas van un paso más allá. Si por algo se ha caracterizado la saga Grand Theft Auto es por la libertad de acción que tiene nuestro personaje en un mundo inmenso repleto de cosas que hacer. Claro, una de ellas es beber birra. La aparición de esta bebida es sutil, pero está presente en toda la franquicia. 

¿Alguien recuerda la Logger Beer de Vice City y San Andreas? O la Pißwasser en GTA IV y GTA V. Sus anuncios decoran vallas publicitarias, recubren camiones y fachadas, y protagonizan comerciales en TV y radio. La cerveza llena los bares y supermercados de Liberty City a Los Santos. En lata, en botellín, en barril... y hasta en la flamante gorra cervecera de marcas como Blarneys Stout donde podemos llevarnos la cerveza a cualquier parte. 

Gta Gorro Cerveza La gorra cervecera de GTA V, la última moda en Los Santos

No solo personajes como Lester Crest pueden agarrar una botella: nosotros también podemos hacerlo en cualquier momento. Eso sí, una cosa queda clara: bebe con moderación o Trevor no será capaz ni de recordar en qué bolsillo ha guardado las llaves del coche. La bebida de los dioses puede traer algunos demonios.

No sabemos si en RockStar Games son aficionados a la cerveza, pero nunca desaprovechan la oportunidad. En Red Dead Redemption, junto al triple X es una constante.

En el salvaje oeste aprieta el calor, así que siempre podemos parar a descansar en cualquier saloon y tomarnos una mientras nos quitamos el polvo del camino. Pero ojo, que tendremos que controlar nuestro impulso, porque bastan unos pocos tragos para terminar rodando por el suelo entre el serrín. Eso sí, es una de las bebidas con menor graduación del juego, así que ideal para un aperitivo frugal entre misión y misión.

La cerveza como recurso estratégico

Cervecería Gwinnett, de Fallout 4 Cervecería Gwinnett, al sur de la ficticia Boston de Fallout 4

Los más nostálgicos de la estrategia recordarán la saga The Settlers, mítica franquicia desarrollada por Blue Byte que marcó a toda una generación en los 90. The Settlers III llegó en un momento en el que Command & Conquer y Age of Empires eran los reyes de la estrategia, y lo hizo con una tercera entrega donde la cerveza se convertía en protagonista. 

Este líquido dorado era uno de los principales recursos en el late game para los egipcios. Y es que sin cerveza, no había manera de mejorar a nuestra tropa. Así que no solo tuvimos que dar de beber a nuestras huestes, sino también aprender el proceso de producción, cuidar nuestros cultivos y asegurar una buena fermentación que favoreciera a los dioses.

Esa misma dinámica se repite en otras conocidas sagas de estrategia como Stronghold, Anno o en los más recientes Banished y Northgard, donde la cerveza es un recurso muy preciado que nos permite mantener niveles de felicidad elevados en nuestra población, haciendo las cosas más llevaderas. Así ha sido, y no en sentido semántico, incluso en periodos de Ley Seca.

Del videojuego al supermercado

No solo la cerveza ha entrado al mundo de los videojuegos, sino que muchas veces una cerveza virtual ha acabado tomando forma en el mundo real. Varios juegos tienen su propia cerveza ahí fuera. Fallout fue uno de los primeros en incluirla en el gameplay y es también una de las más populares en el mundo real.

Pero hay otro montón de ejemplos de cervezas inspiradas en videojuegos, desde Donkey Kong hasta Mortal Kombat o incluso Call of Duty.

La cerveza oficial de Fallout La cerveza oficial de Fallout

Birra, chela, malta, rubia, fría o biela. Esta ambrosía es algo más que un licor para ambientar. Ya sea como objeto usable o mero ornamento, los desarrolladores han querido trasladar sus particularidades al videojuego. Desde la Casey de Max Payne hasta la Bibilava Mena, la favorita de Nathan Drake en Uncharted; en The Witcher 3, Geralt pudo elegir entre una amplia selección de cervezas a precios populares, y el Comandante Shepard de Mass Effect tiene la libertad de gastarse unos cuantos créditos en esta bebida humana.

Y podríamos seguir durante horas: Sea of Thieves —¿qué pirata se precia de llamarse tal sin su barril?—, Red Strings Club, This War of Mine —de fabricación propia, mediante alcohol puro—, Watch Dogs, Stardew Valley, Bioshock Infinity, Skyrim —hay tabernas por todo Tamriel y en ellas es donde más rápido obtendremos información y donde antes recuperaremos aliento—... La cerveza es parte ineludible, de manera directa o indirecta, del devenir virtual en muchos juegos. 

Y en esa vida virtual tienes donde elegir, en el mundo real solo has de acercarte a la nevera, sacar una San Miguel con algo de picar, y el resto está en tus manos. El menú es variado, existe un ecosistema amplio de juegos de todas las épocas y géneros. Aprovecha para jugar (o rejugar) durante el verano.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio