Dos asesinos enfrentados en un bucle temporal. ‘Deathloop’ es ese ‘James Bond’ con tintes ‘sci-fi’ que a Tarantino le hubiera encantado dirigir

Dos asesinos enfrentados en un bucle temporal. ‘Deathloop’ es ese ‘James Bond’ con tintes ‘sci-fi’ que a Tarantino le hubiera encantado dirigir
1 comentario

Organizaciones siniestras, agentes dobles de vestimenta mod, acción frenética y una buena cucharada de sensualidad y hedonismo… Podríamos estar hablando de la vieja saga ‘James Bond’, con hitos como ‘Agente 007 contra el Dr. No’ (1962) y ‘Operación Trueno’ (1965), donde el escritor Ian Fleming marcó a toda una generación.

Pero en realidad estamos hablando de ‘Deathloop’, el nuevo juego de Arkane Studios que revisa y actualiza las reglas bajo una espectacular mecánica de bucles temporales propia de ‘Atrapado en el tiempo’ (1993).

Un cóctel donde las mentes pensantes de Arkane han mezclado el Día de la marmota dentro de un FPS con puñados de puzles y una jugabilidad parecida a la de un roguelike, donde morir es aprender a sobrevivir. Te lo adelantamos —y garantizamos— ya: cuando sepas todo lo que se esconde tras este ‘Deathloop’ vas a querer jugarlo de inmediato. Y salir del bucle.

Muere para aprender a sobrevivir

Big

Hay juegos difíciles de explicar, pero muy fáciles de jugar. Esa debería ser, al fin y al cabo, la clave de todo gran juego. Porque alberga una lección: costó mucho darle forma a esas primeras ideas, aunque al final lograron ponerlas en orden y hacerlas funcionar.

Un mérito que Arkane Studios conoce bien. ‘Deathloop’ es muchas cosas, pero sobre todo es la herencia de todas las lecciones aprendidas en uno de los estudios más creativos en activo.

‘Deathloop’ tiene mucho de ‘Dishonored’ y ‘Prey’, pero también lo tiene de películas ya míticas como ‘Pulp Fiction’ (1994) o 'A quemarropa' (1967) en lo visual, o de ‘Al filo del mañana’ (2014) o la reciente ‘Boss Level’ (2021) en lo mecánico. En efecto, en ‘Deathloop’ vivimos dentro de un bucle. De muchos de ellos, para ser exactos, ya que la acción avanza a través de distintas escenas y ocho objetivos clave. Y cada zona es más hostil y complicada que la anterior.

C

Para simplificar el proceso, debemos esforzarnos en aprender algo más que a disparar y disparar. El conocimiento es la llave. Todos los audios y documentos que recogemos a lo largo del juego condicionan la dificultad, ya que nos darán pistas para avanzar sin tropezar. Arkane acaba de dar con la tecla para que el acto de husmear en cada rincón tenga una recompensa explícita.

¿Por qué? Dicho bucle encierra ciertas curiosidades: todo el juego transcurre durante un solo día. Todas las horas que pasemos deambulando, mejorando inventario o simplemente intentando sobrevivir se traducirán en tiempo real en unos cinco o 10 minutos.

A través de una historia que va deshilvanando pistas cohabitan armas propias de la ciencia ficción más flipada con arsenal bruto como escopetas o fusiles. Y tampoco falta el cuerpo a cuerpo. Para rematar, podemos utilizar habilidades para imbuir ciertas propiedades en objetos… y así conservarlos entre bucles y no perderlos tras morir. Un juego lleno de creatividad e ideas únicas.

Entendiendo el bucle

Entonces, ¿de qué va ‘Deathloop’? Aquí van las dos líneas maestras: nosotros somos Colt Vahn —sí, como el revólver más famoso de la historia—, un capo que se despierta sin recordar qué ha ocurrido. El escenario del juego, la isla de Blackreef, está inmersa en un bucle temporal por culpa de ocho visionarios.

Y nuestra es la misión de romper ese bucle acabando de la mejor manera con esos ocho tipos. Eso sí, darles caza no es nada sencillo. Todos quieren matarnos. Maldiciendo y de un humor de perros, Colt va recopilando datos y muriendo por el camino. Tras varias muertes, el día se reinicia. Pero ya sabemos cómo avanzar.

Juli

Hay árboles de habilidades, tampoco falta el sempiterno hackeo, mecánicas de shooter en primera persona y, para rematar, una némesis que nos intentará dar caza. Se llama Julianna y es terriblemente poderosa. Puede invadir nuestro ‘mundo’ e intentar darnos caza, así que escapar de sus redes se convertirá en nuestra prioridad total. Aunque también esconde un reverso amistoso que tendremos que ir desentrañando.

De hecho, ‘Deathloop’ permite el juego competitivo y mediante modo online un segundo jugador puede invadir nuestra partida, a la manera del modo PVP de ‘Dark Souls’.

El juego más especial de Arkane

Puño

‘Deathloop’ destila una especie de aroma a sofá de plástico de los 60 propio de ‘La naranja mecánica’ (Stanley Kubrick, 1972), mezclado con un doblaje de primer nivel y una calidad visual asombrosa. Para su configuración jugable, de hecho, se permiten tres modos gráficos: Rendimiento, a 60 FPS, Fidelidad, con resolución 4K dinámica, y Modo Ray Tracing, con sombras más realistas gracias a la oclusión ambiental y a 30 FPS.

Sumemos a esto la vibración háptica del DualSense, el altavoz del mando a través del cual se escuchará la voz de Julianna y los gatillos adaptativos que responderán de manera distinta al peso de cada arma: este es el shooter del futuro que estábamos esperando.

Hay críticas que señalan que ‘Deathloop’ es el juego más inteligente de Arkane, uno que sabe ser «más ligero y a la par más concienzudo que los anteriores títulos» de la empresa.

Si bien ‘Deathloop’ posee ese aroma canalla propio del Tarantino más salvaje de los 90, esa estética cien veces imitada en seriales como ‘Hunters’, ‘Peaky Blinders’ o ‘Into the Badlands’, el juego también sabe distanciarse a través de su propio lenguaje.

Bloque

Por ejemplo, las armas se agrupan por rareza (blanco, azul, morado…) y a muchas de ellas podremos acoplarles los citados ingenios, modificaciones que mejoran sus capacidades. Los bloques, por su parte, conceden habilidades únicas que aportan una dinámica adicional. Y todo pasado por ese filtro pop donde tampoco faltan las onomatopeyas de cómic.

Y en lo narrativo, las historias encajan como piezas de un puzle —a veces literalmente, cuando un rompecabezas bloquee una puerta y tengamos que recordar dónde está la llave que la abre— que toma una forma distinta a la que podemos imaginar. No queremos lanzar spoilers, pero ten por seguro que nada es lo que parece.

Coltdeathloop

Somos conscientes: diez minutos en las manos despejan las dudas que un artículo de mil palabras no puede disipar. Pero esto no hace sino hablar bien de un juego colmado de buenas ideas y detalles únicos. Solo hay que echar una mirada a esos créditos que parecen sacados del Saul Bass de ‘Vertigo’ (1958) y ‘Psicosis’ (1960) marinado con el género blaxploitation de los años 70.

Si no lo crees, puedes descubrirlo desde ya mismo, ahora que el juego ha llegado como exclusivo para PS5 en consolas.

Fotos | Arkane Studios

Inicio