Compartir
Publicidad

Tomb Raider: las aventuras de Laura Cruz

Tomb Raider: las aventuras de Laura Cruz
39 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con más polémicas de las que nos habría gustado transcribir llega a las tiendas con la reedición de 'Tomb Raider', 'Tomb Raider: Definitive Edition', y por haber llegado ese punto en el que el personaje abre un ciclo, algo que ya desconfiábamos que acabara pasando, hemos decidido rendirle homenaje recordando su paso por nuestras consolas.

La vida y obra de Lara Croft da para un biopic de Hollywood, convirtiéndose en uno de los mayores ejemplos del éxito que puede arrastrar una idea en este sector pero también de la fragilidad que atesoran sus logros para mantenerse en el tiempo.

Lara Croft

La madre de las aventuras 3D

Apenas tres años de desarrollo sirvieron para que Core Design diese infinidad de vueltas al proyecto. De copia de acción de Indiana Jones a un título de sigilo protagonizado por una mujer, de Laura Cruz a Lara Croft, de un juego más a un éxito sin precedentes capaz de ocupar portadas de medios generalistas antes incluso de salir al mercado.

A ojos de los jugadores aquella mezcla de exploración y puzles nos pareció sensacional, por lo que muchos aún a día de hoy recordamos con cariño aquellos primeros minutos de cautela al entrar en una nueva estancia, buscando enemigos, trampas o un pequeño saliente al que encaramarnos para iniciar una ascensión que podía matarnos con un simple fallo.

Lara Croft

Sólo le faltaba un elemento para ser perfecto, un enemigo que superase por completo nuestras expectativas. Lejos de centrar ese símbolo en su antagonista, también una mujer de éxito, el monstruo final del juego se nos presentó antes de lo habitual en forma de T. Rex, y aunque la fiebre de los dinosaurios de Spielberg ya había sobrepasado el agotamiento, pocos supimos mantener la compostura.

Un símbolo de fuerza femenina que acabó como reclamo para hombres

Lara Croft

'Tomb Raider' rompía con el arquetipo de héroe de acción masculino y abrazaba la idea de princesa guerrera que Lucy Lawless ya había impregnado con su Xena en televisión. El concepto de damisela en apuros pasó a un segundo plano y la imagen de un arqueóloga con una imagen tan dura como chulesca se convirtió en emblema de la generación, pero también en el póster perfecto para toda una generación de adolescentes pajilleros.

Las reacciones del público según el creador del personaje, Toby Gard, se movían entre la sensación de protección de un padre y la perversión de verla jadear al chocarse contra las paredes o directamente gritar hasta desgañitarse mientras caía por un precipicio de gran altura para estrellarse contra el suelo.

Sus pechos acabaron convirtiéndose en la mejor publicidad del juego, y del paso por imágenes promocionales picantes saltó a la vida real representada por diversas modelos. A Eidos la idea se le fue de las manos cuando la voluptuosa Nell McAndrew decidió lanzarse al estrellato de la mano de Hugh Hefner y la aparición del nombre del juego en la portada de Playboy.

IT PRINTS MONEY!!!

Con Core Design a la cabeza Lara se había convertido en una máquina de hacer dinero cuya explotación debía aprovecharse al máximo y el resultado fue una saga con lanzamientos anuales que aguantó cinco años en la cresta de la ola antes de ceder terreno a un último lanzamiento que lapidaría a la desarrolladora para siempre.

La situación de la desarrolladora puede llevar a error, y es que aunque muchos siguen centrados en el éxito de la primera trilogía, la franquicia no parecía querer bajar la cabeza en exceso. Puede que el clamor popular empezase a darle la espalda, pero los números seguían apoyando el proyecto y sumando ingresos por licencias de anuncios, cómics, películas...

Tomb Raider The Ride

Atrás quedan ya los siete millones de unidades vendidas con su segunda entrega, cifras alucinantes que además pertenecen a una época en la que la sombra de la piratería campaba a sus anchas por el sector, pero sus dos entregas posteriores quedaron por encima de los tres millones y medio e incluso aquél maldito cocinero de 'Tomb Raider Chronicles' aguantó el vendaval quedando algo por debajo de esas cifras.

Sin fuerzas para seguir saltando

El salto de generación fue especialmente duro y 'El ángel de la oscuridad' hizo honor a su nombre sumiéndose en un pozo en el que también acabaría hundida Core Design y Eidos decidió pasarle la patata caliente a Crystal Dynamics con el retorno de Toby Gard como principal baza.

La nueva trilogía se guardaba un as en la manga, la reedición del primer juego con los gráficos que PS3 y Xbox 360 podían presentar, pero lo que en verano apuntaba a éxito no tardó en olvidarse con la llegada de un nuevo rival que cambiaría la franquicia para siempre, el 'Uncharted' de Naughty Dog.

Indy

El público tenía un nuevo arqueólogo favorito y la llegada de 'Underworld' un año después no sólo supo a poco, ya era inútil tras una pérdida de identidad que no había sabido actualizarse a los nuevos tiempos y dos carretas que ya tiraban más que las maniobras publicitarias de sus inicios.

Tomb Raider: Resurrección

Lara

Conscientes de la situación decidieron contar por lo sano y seguir aprovechando la marca con otra estrategia, manteniendo la imagen de Lara viva en el subconsciente colectivo con el muy recomendable 'Lara Croft y el Guardián de la Luz' y cediendo un merecido descanso en el tiempo que coincidió con una situación similar a la que la heroína había vivido en el pasado.

La calidad de 'Uncharted 2' se merendó el potencial de la tercera entrega y Lara volvió dos años después para demostrar que ella también podía jugar bajo sus mismas reglas. Gráficos, acción mediante escenas guionizadas y un nuevo personaje que, pese a mantener sus gemidos en los saltos, estaba dispuesto a ofrecer una imagen distinta.

Poco queda ya de aquellos paseos por la mansión de 'Adventures of Lara Croft' buscando la llave que nos abriese la puerta al circuito de quads, las leyendas urbanas sobre los trucos para desnudar a la protagonista o el embrujo de una Desert Eagle que se convirtió en mítica para los jugadores.

Aunque con algo de nostalgia por el abandono de la fórmula que vio nacer sus aventuras, Lara Croft se ha ganado a pulso que le miréis a los ojos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio