Compartir
Publicidad
Publicidad
La saga Assassin's Creed ordenada de peor a mejor
Listas

La saga Assassin's Creed ordenada de peor a mejor

Publicidad
Publicidad

‘Assassin’s Creed: Origins’ está a la vuelta de la esquina y, para aprovechar el que será el décima lanzamiento de la rama principal de la franquicia, hemos querido echar la vista atrás para recordar qué es lo que más nos gustó de la saga. Para ello ordenamos de peor a mejor las distintas entregas de ‘Assassin’s Creed’ desde que echase a rodar hace la friolera de 10 años.

En el tintero se nos quedan todos los spin-off y entregas para móviles por razones obvias. Por mucho que nos gustase ‘Assassin’s Creed: Chronicles’, no son el tipo de juegos que han llevado a esta franquicia a mantenerse durante una década. Tampoco veréis ‘Assassin’s Creed: Origins’ en la lista. Para conocer nuestra opinión sobre él aún tendréis que esperar unos días.

9. Assassin’s Creed

Entiendo que fue el que lo inició todo y merecería por ello un puesto más respetable, pero es innegable que sólo se encargó de asentar unas bases sobre las que las entregas posteriores han profundizado y mejorado la fórmula. Estoy, además, entre los que le pareció un juego soporífero y excesivamente repetitivo, así que mi cariño por Altair se queda simplemente en un gracias y hasta la vista.

8. Assassin’s Creed: Unity

Pese a ser un enamorado de París, las ideas de ‘AC: Unity’ no me acabaron de enganchar. Es cierto que lo de currarte más los asesinatos a base de jugar con las brechas de seguridad, y el tema de los asesinatos y sus investigaciones, me parecieron un añadido genial, pero lamentablemente el resto no estuvo a la altura y, por mucho que se encarguen de repetir algunos, la inclusión de un multijugador no le hizo ningún bien a un juego que necesitaba más mano de obra en otros muchos aspectos.

7. Assassin’s Creed: Rogue

De 'AC: Rogue' echó para atrás la idea de pasarme al otro lado, pero revivir las batallas navales de ‘AC IV: Black Flag’ bien merecía una oportunidad. Al final, me quedo con él por la historia y los encuentros con personajes de ‘ACIII’, otra de mis entregas favoritas junto a la de los piratas, pero no por mucho más. Probablemente una de las entregas más descafeinadas de la saga.

6. Assassin’s Creed: Revelations

‘AC: Revelations’ se queda en mitad de la tabla por razones obvias: ni Constantinopla me llamaba lo más mínimo, ni las novedades como el minijuego a lo Tower Defense hacían mucho más por él. Eso no quita que su historia sea una de las más celebradas, no sólo por cómo jugaba entre las similitudes entre Ezio y Altair, si no por la madurez con las que las abordaba. Además, tuvo momentos de puro homenaje a ambos nombres que me es imposible no celebrar.

5. Assassin’s Creed: Syndicate

Estoy entre los que siguen sorprendiéndose de que fuese ‘AC: Syndicate’ y no otra, la entrega que obligase a Ubisoft a echar el freno a los desarrollos de la saga. Su Londres me parece un escenario divertidísimo sobre el que pasear y, a base de cientos de cosas por hacer, la historia de los dos gemelos ha sido una de las que más horas me ha robado. Entendió qué hacía grande a la saga y lo explotó hasta la extenuación.

4. Assassin’s Creed III

Entiendo qué es lo que convierte a Connor en un firme candidato a peor personaje de la saga, pero sus idas y venidas me parecieron toda una lección de historia con la que, además, me lo pasé en grande. 'AC III' tenía grandes ideas que nunca hemos vuelto a ver, por ejemplo aquellas misiones que intentaban seguir la estela de ‘Uncharted’ con una carga cinemática mucho más espectacular. Otras como las de las batallas navales, en cambio, sirvieron para que la saga siguiese manteniéndose fresca.

3. Assassin’s Creed IV: Black Flag

Tengo cierta devoción por las historias de piratas, la exploración de islas perdidas y la búsqueda de tesoros. ‘ACIV: Black Flag’ unía todo eso en una entrega enorme y treméndamente satisfactoria a la que los únicos peros que se le podía poner era no entender cómo hacer un buen juego de sigilo y, aún más grave, pasarse la idea de los asesinos bastante por el forro. Aún no tengo muy claro qué pintaba Kenway en la historia de La Hermandad, pero mentiría si no dijese que me lo pasé en grande con él.

2. Assassin’s Creed: La Hermandad

Tenía todos los números para ser una entrega menor, sólo con una ciudad y parida para intentar sacar tajada del éxito de la segunda parte, pero al final ‘AC: La Hermandad’ resultó ser toda una sorpresa en la que invertí decenas de horas. La búsqueda de catacumbas y tesoros me fascinó, pero lo hizo aún más la posibilidad de moldear tu villa y que todo el tiempo y dinero que invirtieses en ella acabase convertido en algo que veías evolucionar día tras día.

1. Assassin’s Creed II

Ezio Auditore, el señor que nos enseñó que aquello de “las segundas partes nunca fueron buenas” era una sandez como la Plaza de San Marcos. 'AC II' es todo lo que nunca fué la primera entrega, un juego con infinidad de cosas por hacer, historias interesantísimas en las que bucear y lo suficientemente abierto para que fueses tú el que decidiese cómo enfocar cada situación. La evolución de su protagonista es, además, una experiencia épica que nunca me cansaré de recomendar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos