Compartir
Publicidad
Análisis de Seven Deadly Sins: Knights of Britannia, sólo los muy fans del anime podrán pasar por alto sus pecados
Análisis

Análisis de Seven Deadly Sins: Knights of Britannia, sólo los muy fans del anime podrán pasar por alto sus pecados

Publicidad
Publicidad

Era cuestión de tiempo que el universo creado por Nakaba Suzuki diera el salto a las sobremesas. ‘Nanatsu no Taizai’ , conocido en occidente como ‘Los siete pecados capitales’ se comenzó a publicar en 2012, y no le ha ido nada mal: en 2017 se convirtió en el séptimo manga más vendido y su más reciente salto internacional -gracias al anime de Netflix- y los planes de futuro de la saga, estaban reclamando una adaptación de las aventuras de Sir Meliodas y su troupe. Una que llegaría a PS4 con el nombre de ‘Seven Deadly Sins: Knights of Britannia.

Sería injusto decir que se trata del debut de los Pecados Capitales en los videojuegos. A comienzos de 2015 pudimos ver en Nintendo 3DS ‘Seven Deadly Sins: Unjust Sin’, una apuesta que combinaba acción y elementos de Beat 'em up en entornos de scroll lateral que -como tantos otros títulos- se quedaría en Japón.

Curiosamente, ‘Knights of Britannia’ recupera los elementos clave y adapta la fórmula dándole una nueva dimensión en las sobremesas de Sony de la mano de Natsume Atari. ¿Una aventura a la altura del manganime original? Es hora de comprobarlo.

‘Seven Deadly Sins: Knights of Britannia’ parte con tres objetivos que, ya te adelantamos, cumple sin margen suficiente para saciar al jugador que no sea seguidor de la obra de Suzuki: darnos la oportunidad de reunir a los Pecados Capitales siguiendo historias que irán en paralelo a su versión animada, llevar la destrucción allá donde vayamos -siendo generosamente premiados por ello- y adelantar varios acontecimientos de lo que está por venir en el anime. Pero claro, hay mucho más y no todo es bueno.

Britannia vuelve a necesitar a los siete pecados capitales

Todo comenzó el día en el que una misteriosa joven llamada Elizabeth y un sencillo tabernero llamado Meliodas cruzaron sus destinos. Como suele ocurrir en los shonens, este encuentro -aparentemente casual- acabó siendo fruto de la providencia: ella en realidad era una de las princesas de Liones, y su cometido era encontrar a los legendarios caballeros conocidos como Los siete pecados capitales. Y, para su suerte, Meliodas no es otro que el pecado de la Ira del Dragón.

Tras una introducción en la que ambos personajes intercambiarán sus primeras líneas de diálogo, entraremos en materia jugable con un juego de acción y fantasía: nuestra función será derrotar a todo los que se nos oponga en pantalla en entornos no demasiado grandes pero altamente destruibles. Una fórmula que será prácticamente la constante del juego salvo algunas excepciones.

1

Por delante, una serie de batallas, a veces contra numerosos enemigos, otras contra un único adversario y -en ocasiones- por parejas que siguen la estela de lo visto en juegos como las adaptaciones de ‘Naruto Shippuden’ , aunque bastante alejados de la espectacularidad de estos.

Se podría decir que pese a que las opciones de movilidad de nuestros personajes intentan cubrir la mayoría de las situaciones posibles, bastará con machacar los botones arbitrariamente para superar el juego. En otras palabras: en dificultad normal, nuestro verdadero enemigo será el cronómetro.

‘Seven Deadly Sins', no saciará como juego de acción y aventuras a quienes desconozcan el manganime original

Nuestro propósito será resolver cada escenario (a base de limpiarlo de amenazas) y viajar por el mapa de Britania en busca de los Pecados Capitales a través una taberna ambulante donde recolectamos pistas. No obstante, el sistema para conseguirlas peca por su simplicidad: a mayor destrucción hagamos, más alta será nuestra puntuación y más serán los rumores que obtengamos. Es decir, si completamos una misión sin recibir daños, con ataques especiales o en tiempo récord tendrá menos peso que derruir cada casa, pared o puesto comercial.

1

Habrá algunas misiones que le darán un ápice de variedad: podremos recolectar algunos materiales con Elisabeth o hacer de Godzilla con Diane, una coqueta gigante que representa el pecado de la envidia, pero -pese a que la dificultad va in crescendo y los enemigos van ganando cierta variedad- la fórmula y los escenarios convierten la experiencia en una rutina que sólo los que conocen la trama podrán apreciar.

Una aventura que nos lleva a otro tiempo… a los juegos de PS2

Si bien el punto fuerte del juego es precisamente el poder trasladar los acontecimientos, paso por paso, de la historia original, el mayor problema de ‘Knights of Britannia’ es el modo en el que se hace: no veremos cinemáticas y las expresiones faciales (y corporales) al inicio de cada tramos de la aventura son mínimas, mostrando a un protagonista frente a sus rivales casi como si fueran maniquíes.

Por otro lado, si tenemos los subtítulos activados, algo bastante razonable si tenemos en cuenta que las voces son en japonés, los avatares serán los mismos, con lo que da igual si se trata un momento de humor o dramático: la expresión de los personajes se mantiene durante toda la aventura con algunos matices muy, muy, concretos. Algo que podríamos pasar por alto en 2018 si se tratase de un juego para móviles, pero no para una licencia de este calibre en PS4.

1

Hay veces que ‘Knights of Britannia’ disimula un poco mejor esto, como el encuentro de Meliodas con Ban -el pecado de la codicia-, pero desafortunadamente se nos saca de contexto en múltiples ocasiones. Con todo, son los diálogos los que acaban marcando la diferencia, pero al final el título vuelve a pecar de lo mismo: demasiada rutina de cara a avanzar en la trama.

En cuanto al apartado visual, los modelos de cada uno de los personajes cumple de manera acertada, ofreciendo unas estupendas réplicas tridimensionales en estático y sin exprimir las posibilidades de una sobremesa actual. Sin embargo, al desenvolverse por el escenario nos damos cuenta de que este juego podría haberse lanzado en PS3, y si ya ampliamos la perspectiva hasta en PS2.

1

Además del modo historia tendremos una segunda alternativa de juego, el modo Duelo, en la cual nos podremos enfrentar en combates individuales o por equipos contra otros jugadores con los personajes que hayamos desbloqueado, y hay para elegir: pese a que hay tres variantes de Meliodas y alguno más está repetido, la mayoría de personalidades clave de la historia -incluso algunos con un papel menor- se encuentran disponibles. El problema es que el sistema de combate es el mismo que el del modo Aventura, con lo que no se puede decir que se trate de una opción competitiva, sino de un añadido extra.

El sistema de progresos, por otro lado, es bastante simple: tanto en el modo Aventura como en Duelo podremos aplicar unos potenciadores a nuestros personajes, los cuales desbloqueamos durante el desarrollo de la historia. En el fondo se trata de un incremento de fuerza, unos atributos mejorados o una protección a determinado tipo de ataque con ciertas excepciones.

A rasgos generales, da la impresión de que podían haber aportado más a esta licencia

Si jugamos por equipos compartiremos barra de salud, aunque existen dos indicadores más: una barra de aguante (que usaremos sobre todo para esquives y tomar impulso en el aire) y una barra de movimiento especial que desatará un enorme ataque o multiplicará nuestras estadísticas. Y, para bien o para mal, estos ataques le dan la vuelta al combate, con lo que lanzarlo y acertar cuando queda poca salud es sentenciar a la víctima. Eso sí, también hay tipos de personaje: de velocidad, de fuerza, etc. aunque en la práctica esta clasificación se trata de algo más orientativo sobre lo que ofrece cada luchador.

1

A rasgos generales, da la impresión de que podían haber aportado más a esta licencia con un sistema de juego más ameno, mejores animaciones o elementos que nos hagan sumergirnos en el contexto de manera más agradecida. Sobre todo viendo lo que Bandai Namco es capaz de conseguir con ‘Dragon Ball’, ‘Naruto’ o ‘One Piece’. Y es que las comparaciones a veces pueden ser odiosas, pero también nos permiten dar una perspectiva más justa de lo que tenemos enfrente.

La opinión de VidaExtra: luces y sombras de Knights of Britannia

Se puede decir, a rasgos generales, que ‘Seven Deadly Sins: Knights of Britannia’ da lo que promete desde el principio: la oportunidad de combatir legiones de enemigos y reunir de manera gradual a los Siete Pecados capitales siguiendo el orden de acontecimientos originales. Los tres objetivos que comentamos al principio y sin sorpresas. Pero realmente se podía haber puesto un poco más de cariño a esta adaptación.

Es cierto que, conforme avanzamos, veremos algunas tramas originales, pequeños episodios sueltos que derivarán en combates entre nuestros protagonistas o tomaremos el control de nuestros enemigos, pero se trata de un complemento que extiende ligeramente la experiencia y que en conjunto añade algunas líneas de diálogo a contenidos que ya hemos visto. Es más, no hay un color alternativo para los personajes si se enfrentan a sí mismos.

1

Y es ahí donde ‘Knights of Britannia’ cojea: si se hubieran añadido más cinemáticas en las escenas previas a los combates, si se hubiese apostado por un sistema de combate competitivo e incluso si se nos hubiera dado la oportunidad de personalizar la indumentaria de los héroes y villanos (algo que podía hacerse en 3DS) hubiéramos estado ante un título que no solo ofrece lo que los fans desean ver, también aportaría aporta lo que se espera de un juego así.

Incluso si se hubiera incluido un sistema de rumores o mejoras más elaborado. Pero estamos ante una propuesta a la que, a pesar de los coloridos personajes y los diálogos que ofrece, le falta mucho carácter, tanto en lo jugable como en la experiencia en conjunto.

Se podía haber puesto un poco más de cariño a esta adaptación.

‘Seven Deadly Sins: Knights of Britannia’ podía haber marcado el inicio de una serie de juegos destinados a los fans existentes y que promocionase la obra original, pero que queda relevado a ser un companion del anime o el manga haciendo que varias de las escenas más divertidas se tornen en diálogos.

Por otro lado, hay un aspecto que no podemos dejar por alto: extiende la historia hasta más allá de lo mostrado en el anime, permitiéndonos luchar y enfrentarnos a situaciones que sólo se han visto en el manga como Escanor , el pecado del orgullo del león, además de ser la antesala de la llegada de los Diez Mandamientos.

1

En la práctica, el estreno de los Pecados Capitales en PS4 se queda como un juego de acción y aventuras muy ligero y demasiado corto en contenidos, cuya sencillez es a la vez una virtud y un pecado, exponiendo uno de los problemas más frecuentes de las adaptaciones del anime a los videojuegos: si no estás familiarizado con los héroes y villanos, posiblemente lo que ocurra entre combate y combate te deje indiferente. Aunque claro, es complicado negar que personajes como el cerdito Hawk acaban sumando pequeños puntos al conjunto.

Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

Plataformas PS4
Multijugador Si
Desarrollador Natsume Atari
Compañía Bandai Namco
Lanzamiento 9 de febrero de 2018
Precio 59,95 euros

Lo mejor

  • Traslada la trama original y la llevá más allá de lo visto en TV
  • Los personajes y la relación entre ellos
  • Si te va destruir entornos, aquí te vas a poder despachar

Lo peor

  • Le falta mucho mimo y carácter al conjunto
  • Un sistema de combate y progresiónmuy poco elaborado
  • Se te puede hacer enormemente repetitivo, incluso si conoces el anime y el manga

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio