Compartir
Publicidad

La Xbox One puede ofrecer mayor potencia gráfica al no tener que usar Kinect

La Xbox One puede ofrecer mayor potencia gráfica al no tener que usar Kinect
81 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ahora que Microsoft ha decidido lanzar un nuevo pack de Xbox One sin Kinect toca ver qué consecuencias tiene esto más allá de la evidente reducción del precio de la consola. A nivel técnico puede ser muy interesante, puesto que los desarrolladores ya no se van a ver obligados a crear sus juegos con el enfoque “tiene que ser compatible con Kinect”.

La Xbox One reserva un 10% de sus recursos gráficos para poder dedicarlos tanto a Kinect como a las funcionalidades relacionadas con las aplicaciones, como por ejemplo la posibilidad de acoplar una ventana a la pantalla principal para acceder a otros contenidos. Con la decisión de eliminar Kinect como elemento obligatorio de la ecuación, los desarrolladores van a tener la posibilidad de usar parte de esa potencia gráfica a la que hasta ahora no tenían acceso.

Reexaminando la arquitectura de la Xbox One

Microsoft dijo en su momento que en un futuro iría ofreciendo más opciones a los estudios para acceder a la GPU y parece ser que el momento ha llegado. Toca reexaminar la arquitectura de la Xbox One. Esto es lo que dice Yusuf Mehdi al respecto:

Estamos manteniendo conversaciones con nuestros publishers sobre lo que podríamos hacer en este espacio y pronto tendremos más de lo que hablar.

Lo más probable es que una de las primeras cosas que intenten solucionar los desarrolladores gracias a un mayor acceso a los recursos gráficos de la Xbox One sea el tema de la resolución. Si algo le hemos escuchado decir una y otra vez a los estudios desde que tenemos las dos nuevas consolas es que resulta mucho más sencillo alcanzar los 1080p en PS4 que en Xbox One.

Queda por ver hasta dónde van a poder meter mano los estudios y cómo va a quedar el panorama de los juegos para Kinect, pero el movimiento de Microsoft es de lo más prometedor. El dispositivo seguirá funcionando como hasta ahora como parte de la experiencia en Xbox One, con todos sus gestos y comandos por voz para navegar por menús, gestionar aplicaciones y más, eso no cambia. Lo que sí cambia, y mucho, es el acercamiento de los desarrolladores a la consola, que al final es lo realmente importante. Queremos juegos. Buenos juegos. Y si un estudio puede concentrarse en eso sin tener que estar dedicando tiempo y esfuerzo en añadir funcionalidades para Kinect con calzador, mejor que mejor.

Más información | Polygon
En VidaExtra | Microsoft, ¿no podías haber pensado en una Xbox One sin Kinect seis meses antes?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio