Publicidad

'Mario & Luigi: Dream Team': análisis

'Mario & Luigi: Dream Team': análisis
9 comentarios

Publicidad

Publicidad

'Mario & Luigi Dream Team' llega hoy a las tiendas y lo hace despreocupado. Lo bueno de Nintendo y sus desarrollos es que prácticamente nunca tienen que demostrar nada a nadie, porque el que se acerca a uno de sus juegos, en este caso la cuarta entrega de la saga desarrollada por AlphaDream, ya sabe lo que le espera.

Siempre hay hueco para las sorpresas, para comprobar que la pantalla del futuro (de un futuro 3D que se va desinflando poco a poco) aún no ha demostrado su potencial, y para dejar claro una vez más que la evolución de un género es casi tan importante como la creación de otros nuevos.

Si ya tenías intención de comprarlo no hay nada más que hablar, si probaste alguno de los juegos anteriores ya sabes qué te vas a encontrar, para bien y para mal. Si de lo contrario no sabes a qué atenerte, aquí tienes algunas pistas para conocer por dónde van los tiros en esta ocasión.

Mario Luigi Dream Team

¿Qué ofrece Mario & Luigi: Dream Team?

Como en los casos anteriores 'Mario & Luigi: Dream Team' resulta ser la mezcla perfecta del universo Mario. Estamos ante un RPG, sí, pero también está presente ese amor por las plataformas que vio nacer a la pareja de hermanos. El salto de ambos siempre está disponible, ya sea mientras estamos en el mundo real, presentado con una vista cenital, o en el mundo de los sueños, siguiendo el esquema clásico de scroll lateral.

La excusa para esos cambios la pone la pereza de Luigi, convertida aquí en arma para liberar a los habitantes de Isla Almohada de la cárcel onírica creada para mantener a raya al enemigo de turno. Tocará recorrer la isla para encontrar puertas de entrada a ese mundo, presentadas en forma de almohadas de piedra que, una vez liberadas del encantamiento, se convertirán en los antiguos seres del reino.

Será en el paso a esos sueños de Luigi donde 'Mario & Luigi: Dream Team' brillará con más luz, ya que el surrealismo perpetrado por el cerebro de Luigi dará para ataques especiales tan divertidos como vistosos, así como otras vías con las que superar las zonas de plataformas.

Lo vemos al conseguir que un centenar de estrellas se transformen en idénticos Luigi, creando una columna capaz de despejar a monstruos de un plumazo o ayudarnos a alcanzar zonas antes demasiado altas para nuestro salto básico, pero también con estornudos que muevan plataformas (rascando la nariz de Luigi con la pantalla táctil mientras duerme) o estirando su bigote para usarlo como catapulta usando el mismo sistema.

Dream Team y el culmen de la saga

Mario Luigi Dream Team
En el mercado hay pocos RPG que nos presenten los combates de una forma tan simple como divertida, lo que acaba ayudando a que seas tú el que busques los encuentros con enemigos en vez de tener que recurrir a "farmear" cuando nos quedemos atascados. Nunca importa un combate más porque, a menos que tengas controlado al milímetro su sistema de ataque, siempre hay un margen de error capaz de pegarte algún susto.

Como comentábamos en su primer contacto, aquí todo está estrechamente relacionado con los botones A y B, uno para cada hermano, ya sea a la hora de saltar, y habrá que hacerlo a la vez con ambos bigotudos, como a la hora de atacar o esquivar con precisión casi milimétrica.

Ese timing se convierte en nuestro mayor aliado, y es que dominándolo no sólo haremos más daño con cada uno de nuestros ataques, también nos permitirá solventar combates sin recibir ni un sólo punto de daño, aprendiendo las pautas de ataque de cada enemigo y usándolas a nuestro favor para que el salto, la esquiva de sus agresiones, acabe con un contraataque en el que nuestros pies caigan sobre la cabeza del enemigo.

A los clásicos saltos, apoyados aquí por las estadísticas que podremos aumentar con experiencia o un sistema de objetos tan básico como limitado, se sumarán otras armas, pero eso es un paso que dejo que descubráis por vuestra cuenta. Sólo diré que los distintos tipos de enemigos obligarán a crear estrategias, ya que ni pegar martillazos al suelo para atacar a enemigos voladores ni saltar sobre masas de pinchos con patas, es especialmente recomendable.

Mario & Luigi: Dream Team, combates 3D

El remate, lo que nos insta a continuar a través del juego más allá de lo que nos pueda interesar la historia, lo pondrán en juego ataques especiales conseguidos al encontrar distintas piezas que pueblan cada zona. Con cada 10 de esas piezas, marcadas en el mapa y repartidas por el escenario, ya sea a la vista o a la espera de superar algún puzle, ganaremos una nueva sorpresa. Son las invocaciones de este RPG.

Aquí el preciosista diseño de escenarios y personajes de AlphaDream se suma al potencial del 3D para dotar a dichos ataques de mayor espectacularidad, siempre jugando con el horizonte con, por ejemplo, ataques combinados en los que patear caparazones Koopa con cada uno de los hermanos.

Por fin alguien ha entendido que casar el movimiento de Nintendo 3DS con el sistema 3D de su pantalla superior no es una buena idea, por lo que a la hora de movernos sobre una inmensa bola de Luigis que irá creciendo conforme pasemos sobre ellos (usando los sensores de movimiento de la consola) se nos dará la opción de desactivar la vista 3D simplemente pulsando un botón.

Se agradece porque, a pesar de la pérdida de luminosidad de la pantalla con el 3D activado, jugar 'Mario & Luigi: Dream Team' con el botón de profundidad al máximo es altamente recomendable. Creo no ir muy desencaminado al afirmar que estamos ante el juego que mejor uso hace de este sistema, convirtiendo cada uno de los momentos del título en algo mucho más espectacular.

Mario Luigi Dream Team

No se puede satisfacer a todos

Al principio hablábamos de cosas buenas y malas, algo que inevitablemente lleva en sus genes hasta el título más perfecto, pero en este caso eso sabe aún peor, no por ser especialmente preocupante a nivel técnico, sino por ser algo propio de muchos juegos de Nintendo: tratar al jugador de tonto.

La historia puede tener sus más y sus menos, inevitablemente atados por esa intención de contentar a cualquier tipo de usuario que se ponga a los mandos, pero los chistes de guión pierden la gracia y borran la sonrisa cuando se te explican las cosas tres veces o pierdes un tiempo precioso escuchando unas directrices que muy probablemente habrías aprendido por tu cuenta.

Sabe peor aún cuando, tras dar por hecho que lo que te van a contar no es, qué sé yo, derecho penal, el juego te invita a replantearte la posibilidad de acceder a un tutorial porque de lo contrario podrías acabar perdido. Si me lo preguntas dos veces con especial insistencia (y agradecerás que lo hagan en vez de lanzarte de lleno a la explicación, que también pasará) es que me has tomado por idiota. Y cuando comprobamos que lo que nos quería contar está perfectamente explicado a nivel visual en el menú, acabamos dándole la razón. Sí, soy idiota, pero por fiarme una vez más de tus avisos.

Queriendo llegar a todo tipo de públicos a la vez, no veo una solución fácil para dicho problema si no está relacionada con crear un modo para niños y otros para jugadores experimentados; pero que parte de más de esa veintena de horas que te lleva superar la aventura la pases escuchando explicaciones absurdas y soporíficamente largas acaba cabreando, y mucho.

Mario Luigi Dream Team

Conclusión

Lamentablemente el citado en estas últimas líneas es el peaje que tienes que superar para gozar de una aventura mayúscula, un título imprescindible para un verano de escasez y un nuevo acercamiento a la fe ciega con la que te puedes lanzar a este tipo de títulos de la gran N. 'Mario & Luigi: Dream Team', como el resto de juegos apadrinados por Nintendo, tiene tomada la medida a las sorpresas para que siempre sepas qué te vas a encontrar sin llevarte decepciones.

Pasar un minuto escuchando explicaciones sobre un sistema que ya has probado por tu cuenta segundos antes puede acabar fácilmente con tu paciencia, pero la recompensa tras esa travesía por el desierto bien vale la pena el esfuerzo. Alabar quejándonos es una combinación que podrían ahorrarse con unas simples directrices, pero que eso no impida que el palmeteo resuene con más fuerza que los bufidos de momentánea desesperación, 'Mario & Luigi: Dream Team' bien merece esos aplausos.

  • Plataformas: Nintendo 3DS
  • Desarrollador: AlphaDream
  • Distribuidor: Nintendo
  • Lanzamiento: 12 de julio de 2013
  • Precio: 39,95 euros
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir