Publicidad

'Thief' para PS4: primer contacto

'Thief' para PS4: primer contacto
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

‘Thief’ fue una trilogía, la original, donde Garret hizo tan bien su trabajo que no sólo pasó desapercibido a sus enemigos sino también a muchos jugones que tienden a recordar antes a ‘Splinter Cell’ o ‘Metal Gear Solid’ como representantes modernos del género del sigilo. Diez años más tarde, el maestro ladrón vuelve a las andas en una nueva línea narrativa que parte de la raíz original. Sin embargo, este no era el Garrett que conocimos allá por 1998.

Garrett, tú antes molabas

Casualidades del destino, 'Thief' fue desarrollado en su día utilizando el motor gráfico de ‘Deus Ex: Invisible War’ y ahora, en 2014, es el equipo de Eidos Montreal (conocido sobre todo por ‘Deus Ex: Human Revolution’ quien coge la riendas de esta readaptación, reboot que dirían los anglosajones, de una franquicia ya clásica y con mucho cariño por parte de sus fans.

Thief

Este tipo de experimentos, en el que los desarrolladores resucitan franquicias de hace años, han sido bastante polarizados. Hemos tenido soberbias creaciones, como el ya mencionado ‘Deus Ex’ y un buen puñado de títulos que sólo han sabido jugar con nuestra nostalgia para darnos un bofetón donde más nos duele. No somos tontos, y una vez recibimos el sopapo bautismal empezamos a ser bastante escépticos con este tipo de adaptaciones, resurrecciones o como queráis llamarlo.

Con ‘Thief’ era algo escéptico, tengo debilidad por Garrett y su rol de maestro ladrón: siempre que un juego me da la opción de ello, intento optar por ser un tipo sigiloso, que no tenga necesidad de cargarme a nadie para avanzar. Suele ser más divertido, salvo que el título en cuestión se preste en exceso al mata mata.

Cogemos el mando de Playstation 4, la versión con la que hemos hecho la toma de contacto, y empezamos a jugar. Misión tutorial de rigor donde nos enseña los conceptos básicos: roba todo lo que puedas y sé sigiloso. En los primeros compases ya vemos algunas de las claves que ya en su día definieron a la franquicia: excelente ambientación y un apartado sonoro lleno de efectos de sonido que nos ponen en la piel de este simpático ladronzuelo.

Avanzamos por los tejados de la ciudad donde el cielo se va tornando oscuro y nos muestra el ambiente de una ciudad deprimida, asolada por una misteriosa plaga y donde la idiosincracia de la Edad Media, la moda de la época Victoriana y algunas pinceladas de steampunk crean un cuadro que pretende ser fiel al original pero que demuestra que se ha quedado un poco obsoleto. Las comparaciones son dolorosas, pero aquí ‘Dishonored’ afina mucho más con esta distopía.

Thief

Seguimos avanzando hasta que se produce el primer revés de la historia y nos topamos con uno de nuestros enemigos: la orden religiosa de fanáticos. Superado el obstáculo, se nos introduce a nuestro primer aliado, que servirá como punto central para darnos un puñado de misiones, principales y secundarias. Uno puede ser un maestro ladrón, pero también es un chico de los recados.

Con los minutos de presentación superados empezamos a movernos con tranquilidad y vemos que se mantienen muchas de las claves originales: la importancia de saber moverse entre los espacios oscuros e iluminados, la exploración de los escenarios para robar todos los objetos que podamos y la existencia de varias vías para movernos, tanto dentro de una misión como alrededor de la ciudad.

Thief

La libertad de movimiento que crea ‘Thief’ es un tanto discutible

A grandes rasgos el juego es fiel a la trilogía original de ‘Thief’. Algo que a simple vista alegra porque nos demuestra que Eidos Montreal ha sabido adaptarlo a los tiempos que corren. Sin embargo, comenzamos a avanzar y esa ilusión se empieza a diluir con ciertos detalles.

Por un lado tenemos los movimientos. Si bien es cierto que el control es bastante preciso y nos permite calcular bien los movimientos y controlar el ruido, se echa de menos libertad a la hora de maniobrar. Me explico: podemos movernos por las calles o los tejados, pero no tenemos por ejemplo la posibilidad de saltar a donde queremos. La sensación que da es que estamos encorsetados a una serie de rutas que ellos han definido. No puedes salirte de ellas de ningún modo, y además suelen ser bastante obvias.

El juego premia a los usuarios más sigilosos y entrar en un combate porque no hemos calculado bien nuestros movimientos hace que sea muy frustrante. Desde la lógica de desarrollo tiene sentido: los cuerpo a cuerpo contra los guardas son bastante frustrantes y a veces el control marea bastante cuando intentamos rodear a los enemigos para esquivar sus golpes.

Thief

Es una buena decisión, porque Garret al fin de cuentas no es un buen luchador sino un caco silencioso. Que los combates incomoden tiene sentido, aunque al final acaba cansando bastante los enfrentamientos con los enemigos. Afinad bien, lo pasaréis mucho mejor esquivando enemigos e interactuando con el escenario para crear rutas.

Hablando de quienes intentarán que no cumplamos con nuestros objetivos: los enemigos. Tienen dos defectos, uno profesional y otro estético. Volviendo a hacer mención a ‘Dishonored’, hay que decir que la inteligencia artificial es bastante mejorable: su visión del mundo está filtrada por un túnel que nunca acaba y a veces cuesta creer que no nos hayan visto. Su otro problema: que todos son iguales cuales soldados Genoma en ‘Metal Gear Solid’.

Continuamos con nuestros pasos y nos embarcamos en nuestra primera misión: robar un anillo y descubrir, de paso, algunos entresijos de la trama principal. Avanzamos, nos movemos por una fábrica y vemos un muro que hay que escalar para luego desplazarse y pasar un obstáculo. Pasa algo raro, la cámara en primera persona sale disparada para mostrarnos a Garrett en tercera persona.

Thief

Normalmente este tipo de movimientos buscan justificarse para mejorar el campo de visión del jugador. Hay ejemplos muy acertados, pero esta entrega de ‘Thief’ no es el caso. Por un momento, Garrett se convierte en Nathan Drake para saltar de cornisa a cornisa. En primera persona hubiera sido un tanto confuso de resolver, sin duda, pero la sensación que nos da es extraña, no termina de encajarnos.

Avanzamos y el arsenal de Garrett nos va enseñando el abanico de posibilidades que tenemos para avanzar, que al final se traducen en hacer ruidos para enviar guardias a una zona en concreto o bien crear rutas apagando luces con las flechas de agua. La variedad de opciones es correcta durante las primeras cuatro horas de juego.

Conclusiones en las primeras horas de juego con ‘Thief’

Soltamos el mando, apagamos la consola y comienza nuestra reflexión con un Garrett al que parece que la adaptación a los tiempos modernos no le ha sentado del todo bien. Da la sensación de que los desarrolladores han sido ambiciosos, pero no han podido plasmar como ellos querían su visión personal de la franquicia del ladrón más oscuro del mundo del videojuego.

Thief

La sensación que nos deja es descafeinada, como si el equipo de Eidos pudiera haber hecho más. No es un problema de talento tras ver el magnífico Human Revolution, quizá no han tenido tanto presupuesto como les hubiera gustado, quizá fuera el hecho de que no era la versión final de un juego que saldrá a la venta a finales del mes que viene.

Le daremos una nueva oportunidad a ‘Thief’ con un análisis a fondo pero lo haremos con el mismo cuidado con el que Garret desvalija a sus víctimas. No nos gustaría que fuera este juego el primer descalabro del 2014.

Plataformas: PS4 (versión analizada), PS3, Xbox One, Xbox 360 y PC Desarrollador: Eidos Montreal Compañía: Square Enix Lanzamiento: 28 de febrero de 2014 Precio: 69,95 euros (en Amazon está a 60,69 euros)

Sitio oficial | Thief Más en VidaExtra | 'Thief' para PC: primer contacto

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir