Compartir
Publicidad

Todo sobre el ataque que ha tenido PSN y Xbox Live caídos durante las últimas horas

Todo sobre el ataque que ha tenido PSN y Xbox Live caídos durante las últimas horas
103 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ha vuelto a pasar. Si intentasteis acceder durante el día de Navidad a los servicios de juego online de Sony y Microsoft, descubrirías consternados que ambos se encontraban caídos, según los mensajes ofrecidos en pantalla a causa de un proceso de mantenimiento que en absoluto tendría sentido haber emprendido en un día tan señalado. Los regalos que no podían ser estrenados apropiadamente o las sesiones de juego que se quedaban en nada pronto empezaron a surgir en forma de frustración masiva a través de las redes sociales, mientras nuestras consolas intentaban de forma inútil una llamada tras otra a un servidor que no se decidía a dar señales de vida.

Las teorías no tardaron en empezar circular: no sería la primera vez que la alta cantidad de tráfico registrado en un día así provocara una sobrecarga en los servidores que les hiciera funcionar mal, aunque los acontecimientos recientes en torno al estreno de The Interview nos hacían pensar inevitablemente en otro posible ataque desde tierras norcoreanas. Viendo que las horas pasaban y que nada parecía cambiar, la primera causa perdía fuerza, mientras que las opciones de un nuevo ataque masivo se hacían cada vez más creíbles. Ambas compañías se vieron obligadas a reconocer públicamente la situación, aunque sin entrar en mayores detalles sobre los detonantes.

Lizard Squad golpea de nuevo

Al final las huestes cibernéticas de Kim Jong-Un no tuvieron nada que ver en el entuerto, aunque otros viejos conocidos hicieron acto de presencia: Lizard Squad, el mismo grupo que ya estuvo tras los ataques a PSN el pasado verano, se hacía públicamente responsable de este duro golpe a dos de las grandes compañías del sector del videojuego. Un nuevo ataque de denegación de servicio, tan efectivo y al que resulta tan difícil hacer frente, estaba sucediendo ante nuestros ojos.

Al tirar de la manta nos encontramos con que el combustible que había servido para prender este incendio estaba en un enfrentamiento entre este infame grupo de hackers y un escuadrón rival llamado The Finest, quienes a principio del mes de diciembre habían asegurado que serían capaces de detener las andanzas de Lizard Squad y de llevar a sus integrantes ante la justicia. Las amenazas de The Finest no eran en vano, pues diferentes perfiles sociales de los "lagartos" fueron cerrados, su página web oficial cayó y, lo más serio de todo, datos privados de sus miembros salieron a la luz.

Sin entrar a juzgar las acciones de The Finest, es evidente que el resultado de las mismas fue como el de meter un palo en un avispero y agitarlo. Los choques entre ambas facciones de hackers han sido constantes durante el mes de diciembre, llegando a hacerse patentes en una emisión del programa online #DramaAlert donde miembros de uno y otro bando cruzaron duras palabras, acusaciones de todo tipo y amenazas de lo que aún estaba por llegar. Y en medio de todo eso, nosotros los jugadores, que no tenemos ninguna culpa, a la espera de que el drama nos afectara lo menos posible. Ya vemos que no ha sido así.

Por un puñado de dólares

Ayer, mientras observábamos decepcionados cómo nuestras consolas fallaban una y otra vez a la hora de intentar establecer conexión con los servicios online, un nuevo perfil social de Lizard Squad se enorgullecía de su "éxito" frente al grupo rival, demostrando al mundo que las justificaciones detrás de su ataque eran más bien pocas. Por el camino, se permitían hacer bromas sobre los jugadores que irían a devolver sus nuevas máquinas pensando que estaban rotas o sobre las alternativas que tendríamos que tomar para aguantar la espera mientras todo seguía caído.

El colmo del esperpento ha llegado hoy cuando Kim Dotcom, el creador de Mega y famoso también por su amplia afición a los videojuegos, ha decidido tomar cartas en el asunto ofreciendo a los integrantes de Lizard Squad un puñado de cuentas premium para su servicio de descargas a cambio de que detuvieran el ataque. Para terminar de dejar claro que no había una motivación demasiado profunda detrás de todo este conflicto, más allá de las ganas de llamar la atención de unos cuantos, los atacantes aceptaron la oferta y tomaron su premio de compensación tras detener el asalto masivo a los servidores de Microsoft y Sony. Puede sonar a broma, pero os aseguro que ha sido tal cual os lo cuento.

Las condiciones impuestas por el empresario que ha actuado como improvisado ángel de la guarda son que estas cuentas gratuitas dejarán de ser efectivas si el grupo decide atacar de nuevo algún servidor de juego online. Desde luego, no me parece que esta sea la solución ideal para un conflicto así, pues al final los culpables consideran que se han salido impunemente con la suya y encima se han llevado un caramelo a cambio; además, sienta un peligroso precedente que puede llevar a otros sujetos a intentar un movimiento similar para ver si también consiguen un premio. No obstante, en este momento es complicado conseguir una salida más clara de la situación.

La solución a este entuerto sienta un peligroso precedente que puede llevar a otros sujetos a intentar un movimiento similar

Es importante señalar también que, salvo que se haya producido algún otro ataque paralelo durante las últimas horas del que aún no tengamos constancia, este golpe de denegación de servicio no ha puesto en peligro nuestros datos privados. Las horas de juego perdidas deberían ser lo único que tengamos que lamentar de este nuevo suceso que se está empezando a hacer demasiado habitual en la vida de los jugadores. Ganas me dan de desempolvar mi vieja NES y comprobar si aún sigue funcionando.

Por lo menos parece que el final de este culebrón en concreto anda ya cercano, aunque posiblemente sigáis experimentando problemas a la hora de conectaros con vuestras consolas; las intermitencias serán habituales mientras se recupera la normalidad, así que desde sus respectivas páginas de soporte podéis echar un vistazo al estado de PSN y al de Xbox Live para saber de primera mano cómo se encuentra cada uno. Por nuestra parte, seguiremos actualizando este artículo si surgen novedades relevantes, aunque nos gustaría poder volver a hablar únicamente de disfrutar nuestros juegos. Al menos hasta que alguien tenga el capricho de lanzar el siguiente ataque.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio