Fuentes de alimentación para PC gaming: ¿cuál es mejor comprar? Consejos y recomendaciones

Fuentes de alimentación para PC gaming: ¿cuál es mejor comprar? Consejos y recomendaciones
1 comentario

Estamos en los últimos compases de 2021 y, más de un año después de que viera la luz hardware gaming de última generación, con las consolas de Sony y Microsoft y las tarjetas gráficas de NVIDIA y AMD a la cabeza, sigue siendo un momento complicado para hacernos con un PC gaming por piezas. Al igual que sucede con dichas consolas, cuyo stock sigue siendo tan escaso que no es fácil adquirir ninguna de ellas, incluso aunque estemos dispuestos a pagar el sobreprecio que suelen tener.

Aun así, estamos pudiendo sobrellevar este mercado tan atípico gracias a portátiles gaming de todo tipo. Sector en el que no sólo no se están viendo los mismos problemas, sino que además encontramos una amplia variedad de modelos con gráficas de última hornada a precios súper competitivos.

En cualquier caso, en lo que respecta al PC gaming sí que podemos crear configuraciones de lo más interesantes con todo tipo de componentes, a excepción de las comentadas tarjetas gráficas. Por lo que si ya contamos con una GPU de última generación, o de años anteriores, y queremos renovar el resto del equipo no tendremos mayores problemas para acceder al resto del hardware.

Entre este hardware hay un componente que no tiene un impacto tan directo en la calidad gráfica o en los FPS en juegos como sí pudieran tener GPU, CPU o RAM. Motivo por el que a menudo no le damos la importancia que deberíamos pero que, sin embargo, no debemos escatimar en él puesto que es una de las piedras angulares de todo equipo gaming. Hablamos, cómo no, de la fuente de alimentación.

Encargada de recibir la corriente eléctrica de nuestra red, transformarla y repartirla del modo correcto entre todos los componentes, la fuente de alimentación tiene una gran importancia en cualquier equipo; un buen modelo hace que todo funcione sin inconvenientes, pero una mala elección puede traducirse en un rendimiento irregular y poco satisfactorio, e incluso derivar en problemas graves en el resto del hardware, llegando a dejar inutilizado por completo un PC.

Así que, con esto en mente, a continuación vamos a repasar qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de hacernos con una fuente de alimentación para nuestro PC gaming, ya sea porque vamos a montar uno de cero o porque queremos renovar la actual. Para, posteriormente, recopilar algunos de los modelos más interesantes que encontramos en el mercado a día de hoy, con opciones para todo tipo de necesidades, gustos, preferencias y bolsillos. Vamos con ello.

Fuente 02

Fuentes de alimentación para PC gaming: aspectos a tener en cuenta

  • Certificación. Uno de los primeros datos que solemos mirar a la hora de adquirir una fuente de alimentación es su certificación. Representada con la terminología "80 Plus", seguido de una categoría, esta nos habla de la eficiencia energética que es capaz de alcanzar cada modelo. Y que, cuanto mayor sea, mejor en términos de aprovechamiento del suministro de energía que recibe. No es algo que deba obsesionarnos, puesto que la mayoría de las fuentes de alimentación del mercado destinadas a equipos gaming ya son suficientemente eficientes como para que no nos preocupemos. Pero aun así, no está de más saber que de peor a mejor van de la siguiente manera: 80 Plus, 80 Plus Bronze, Silver, Gold, Platinum y Titanium. Siendo las Gold las más habituales por contar con un gran equilibrio entre coste y calidad.
  • Potencia. Un aspecto que sí puede limitarnos, y mucho, a la hora de usar una fuente de alimentación pasa por la cantidad de vatios que ofrezca. Cada uno de los componentes del PC consume cierta potencia. Y esto afecta a todos, desde los más importantes, como la tarjeta gráfica o el procesador, a otros tantos mucho menos importantes como las tiras LED, los ventiladores o los periféricos. No todos los PC gaming son iguales, y cada pieza de hardware consume una determinada cantidad máxima de vatios cuando se encuentra a plena carga. Por lo que teniendo en cuenta la elección de todos los componentes, la fuente de alimentación que usemos deberá de ser capaz de suministrar toda esa potencia para evitar problemas de rendimiento. E incluso su pueden sobrar unos cuantos vatios, mejor que mejor; mejor ir sobrados que quedarnos cortos. Cuando hablamos de equipos gaming, lo lógico es partir de fuentes de 600 W en adelante, siendo las de 700, 800 o más las más recomendables si el hardware es muy actual y de gama alta (por ejemplo, una RTX 3090 de NVIDIA). Pero lo mejor es que nos fijemos en las especificaciones de cada componente (CPU, GPU, RAM, número de ventiladores, RGB, cantidad de discos duros que usemos...) y hagamos la suma del consumo total para no quedarnos por debajo ni pagar demasiado por una fuente que no vamos a aprovechar.
  • Calidad de los componentes. También es importante la calidad de los componentes que cada fabricante incorpora a sus fuentes de alimentación. Las mejores del mercado lo son precisamente por encerrar componentes de calidad, lo que se traduce en fiabilidad a largo plazo, tranquilidad y buen funcionamiento. Una buena fuente de alimentación puede durarnos años y años y ser el componente central sobre el que podemos ir actualizando equipos futuros. Pero una de mala calidad puede suponer una serie de problemas leves como puede ser la aparición de coil whine (ese molesto sonido eléctrico que usuarios de consolas y PC conocen bastante bien) a otros, mucho más importantes, como que un error de funcionamiento de la fuente de alimentación se lleve por delante alguna o todas las piezas de hardware de nuestro equipo. En este sentido, lo mejor es informarse bien de cada modelo en concreto para saber qué nos llevamos a casa; leyendo opiniones de otros usuarios, acudiendo a foros especializados, viendo análisis en vídeo...
Fuente 03
  • Tipos de fuentes de alimentación: modulares, semimodulares... Bien, una vez tenemos claros los aspectos fundamentales de las fuentes de alimentación para saber cuál es exactamente la que necesitamos en nuestro equipo, nos encontramos con una terminología que si bien no afecta al funcionamiento como tal de este componente, sí que puede traernos más de un dolor de cabeza. Hablamos de cómo sean los cables que van de la fuente al resto del hardware: fijos o no. Hace años, las fuentes de alimentación venían con un manojo de cables fijos que no aprovechábamos al completo por no resultar necesarios muchos de ellos. Y todos los que no cumplían ninguna función tenían que estar ahí, ocupando sitio dentro de la torre e incluso entorpeciendo el flujo de aire. Ahora también existen fuentes de este tipo, que además son las más económicas, pero si queremos una buena gestión del cableado no estaría de más ir a por un modelo semimodular o completamente modular; las primeras traen fijos los cables básicos que necesitaremos usar sí o sí (el conector de 24 pines de la placa base, por ejemplo) y podemos conectar y desconectar el resto según los necesitemos o no. En las segundas cada cable se puede conectar y desconectar a nuestro antojo, así que podemos usar exclusivamente los necesarios y así no tener cables de sobra molestando dentro de la caja. Y si con el tiempo ampliamos hardware, siempre podemos conectar el que necesitemos en el momento.
  • Tamaño, diseño y fabricación. Como sucede con el resto de componentes, dependiendo del fabricante cada fuente es diferente y cuenta con más o menos añadidos. Por ejemplo, el ventilador es de mejor o peor calidad, e incluso hay fuentes cuyos ventiladores se apagan por completo cuando el equipo está en reposo. Respecto al tamaño, lo habitual es encontrarnos con unas dimensiones estándar para cajas ATX, pero hay modelos más reducidos para setups pequeños. Y cómo no, si queremos la fiesta del RGB podemos hacernos con alguna de las fuentes de alimentación que incorporan luces de colores. Como vemos, hay alternativas para todo tipo de gustos y necesidades.
  • Precio. Finalmente, pero no por ello menos importante, está el factor precio. Decíamos antes que a  la hora de configurar un PC gaming solemos dar más importancia (y, por tanto, mayor porcentaje del presupuesto) a componentes como la tarjeta gráfica o el procesador. Pero no deberíamos escatimar ni un euro en la fuente de alimentación ya que aunque no nos va a dar más FPS ni menos latencia, afecta directamente a todos y cada uno de los complementos de nuestro equipo. En el mercado hay fuentes por apenas unas decenas de euros, aunque estas deberían ser nuestra última opción. Por precios de en torno a los 100 euros, sin embargo, encontramos alternativas mucho más interesantes, con mejor calidad y mayor fiabilidad. Y de hacia arriba, podemos destinar todo el presupuesto que queramos.

Fuentes de alimentación: modelos recomendados

EVGA 600 W1

Psu 01

Todos conocemos al fabricante EVGA por sus tarjetas gráficas. Pero además, también se dedica a traernos fuentes de alimentación como esta W1 a un precio de 37,95 euros. Cuenta con certificación 80 Plus, con unas excelentes valoraciones (algo importante en estos componentes) y es de 600 W. Esto último se traduce en potencia para equipos de gama media con unos componentes no demasiado exigentes: gráficas de la serie RTX 2000 de NVIDIA e incluso alguna RTX 3060. Eso sí, para contener su precio pierde la modularidad.

EVGA 600 W1, 80+ WHITE 600W, Fuente de Alimentación 100-W1-0600-K2

EVGA 600 W1, 80+ WHITE 600W, Fuente de Alimentación 100-W1-0600-K2

Corsair CX550M

Psu 02

Seguimos con la primera fuente Corsair de las varias que veremos a continuación. Entre otros periféricos, este fabricante destaca por sus variadas soluciones en fuentes de alimentación, todas ellas con muy buenas valoraciones y súper recomendables. Esta CX550M cuesta 52,95 euros y cuenta con la certificación 80 Plus Bronze. Es de 550 W, por lo que si usamos un hardware demasiado potente puede que nos quedemos cortos con ella. Pero para equipos de gama media no deberíamos tener problemas. Además, se trata de un modelo semimodular, lo que permite cierto juego a la hora de configurar el cableado.

Corsair CX550M - Fuente de Alimentación (semi modular, 80 plus bronze, 550 watt, EU)

Corsair CX550M - Fuente de Alimentación (semi modular, 80 plus bronze, 550 watt, EU)

Seasonic FOCUS GX-650

Psu 03

Llegamos a la primera 80 Plus Gold de la lista con esta FOCUS de Seasonic por 79,99 euros. Como decíamos antes, es una de las certificaciones más común en fuentes de alimentación, y una garantía de calidad. Este modelo cuenta con unas excelentes valoraciones, es de 650 W y completamente modular.

Fuente de alimentación para PC Seasonic FOCUS GX-650 con alimentación completa 80PLUS Gold 650 vatios

Fuente de alimentación para PC Seasonic FOCUS GX-650 con alimentación completa 80PLUS Gold 650 vatios

BitFenix Fórmula

Psu 04

Acercándonos a la barrera de los 100 euros, y por 95,66 euros, se encuentra la famosa BitFenix Fórmula, una de las fuentes de alimentación más queridas y vendidas de todo el panorama gaming. Con una certificación 80 Plus Gold y una potencia de 750 W, permite montar un hardware bastante potente, incluso con componentes de última generación muy demandantes de energía. Sin embargo, no es modular.

BitFenix Formula - Fuente de alimentación 80 plus Gold 750W, Multi PCI-E 2.0, Circuito DC to DC (BP-FM750ULAG-9R)

BitFenix Formula - Fuente de alimentación 80 plus Gold 750W, Multi PCI-E 2.0, Circuito DC to DC (BP-FM750ULAG-9R)

BitFenix Whisper

Psu 05

También de BitFenix, y para quienes prefieran un modelo completamente modular, tenemos la también excelente Whisper por 102,57 euros. De 650 W y con certificación 80 Plus Gold, esta fuente de alimentación destaca por un sonido bajo incluso cuando trabaja de manera intensa.

BitFenix Whisper M Fuente de Alimentación PC 650W, 80 Plus Gold, Totalmente Modular

BitFenix Whisper M Fuente de Alimentación PC 650W, 80 Plus Gold, Totalmente Modular

Corsair RM850

Psu 06

Nos acercamos al final con otra Corsair: la RM850 en color blanco, a un precio de 125,90 euros. Es completamente modular, cuenta con certificación 80 Plus Gold y 850 W de potencia a los que se les resisten pocos componentes. Se trata de una de las mejores opciones en su rango de precios, a lo que hay que sumar la tecnología Zero RPM, que se traduce en la ausencia de ruido en reposo.

Corsair RM850 2021, RM Series, 850 Watts 80 Plus Gold Fuente de Alimentación ATX Totalmente Modular, Conectores Triples EPS12V, Poco Ruido, Modo de Zero RPM, Condensadores de 105 °C, Blanco

Corsair RM850 2021, RM Series, 850 Watts 80 Plus Gold Fuente de Alimentación ATX Totalmente Modular, Conectores Triples EPS12V, Poco Ruido, Modo de Zero RPM, Condensadores de 105 °C, Blanco

Corsair RM1000x

Psu 07

Finalmente, y con 1000 W que no se quedan cortos prácticamente con ninguna configuración de hardware que se nos ocurra, por mucho que consuma, encontramos la Corsair RM1000x por 182,18 euros. Ideal para los usuarios más exigentes, es modular, incorpora un gran número de conexiones de todo tipo (PCIe, SATA...) y cuenta con certificación 80 Plus Gold. Así como con unos condensadores japoneses de alta calidad.

Corsair RM1000x 80 PLUS Gold Fuente de Alimentación 1000 Vatios ATX Totalmente Modular (Ventilador con Levitación Magnética de 135 mm, Condensadores Japoneses, Amplia Compatibilidad) EU, Negro

Corsair RM1000x 80 PLUS Gold Fuente de Alimentación 1000 Vatios ATX Totalmente Modular (Ventilador con Levitación Magnética de 135 mm, Condensadores Japoneses, Amplia Compatibilidad) EU, Negro

Más ofertas

Si te haces de Amazon Prime, dispones de 30 días de prueba gratis (después 36 euros al año) para disfrutar de envíos rápidos gratis, accesorio prioritario a ofertas, servicios como Prime Video, Prime Music y almacenamiento de fotos ilimitado. Además, si eres estudiante, hacerte de Prime Student cuesta la mitad y dispones de 90 días de prueba. También puedes probar gratis durante 30 días servicios como Kindle Unlimited o Audible.

Temas
Inicio