Compartir
Publicidad

'Alone in the Dark', primer contacto

'Alone in the Dark', primer contacto
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Decepcionado en la oscuridad. Así es como me siento al haber probado esta creación de Eden Games, quinta entrega en la saga de Edward Carnby, y que tan buena pinta, a priori, tenía por todos los vídeos e imágenes que nos habían mostrado.

El hype ha hecho mella en este nuevo 'Alone in the Dark', está claro. Parece un producto a medio terminar, aunque se vislumbran muy buenas ideas, pero se ven empañadas por un control mejorable y una ingente cantidad de bugs a sus espaldas.

Y es una pena, porque el aspecto peliculero de esta entrega no está nada mal. Para empezar, cada vez que retomemos una partida nos narrarán los hechos acontecidos anteriormente como si fuese una serie. No vendrá mal para refrescar la memoria, al igual que para contemplar algunas de las bonitas escenas que se dan en algunos casos.

En el comienzo de la partida nos encontramos a un Edward amnésico retenido junto a Theofile, por Crowley y su tropa. De entrada, un detalle positivo y que puede parecer un añadido sin importancia. Podremos parpadear al estar en la vista en primera persona. Si, por ejemplo, hacéis como yo y no abrís los ojos cuando os lo preguntan, moriréis. Pero más adelante comprobaremos que de cara a los enemigos nos será indispensable parpadear si hemos recibido alguna sustancia por parte de ellos, ya que nos empañarán la visión y no seremos capaces de acertarles bien a la hora de disparar.

Alone in the Dark

No es el único detalle que me ha gustado, ni mucho menos, pero por desgracia pesan más los fallos incomprensibles de esta incursión en Central Park. Algunos os dejarán sin palabras, os lo juro.

Uno que me ha marcado especialmente ha sido el de la zona del autobús que está balanceándose peligrosamente. Después de morir tres veces por la torpeza del protagonista, me encuentro con el cuerpo de un policía muerto. Tonto de mi, lo agarro para ver si había algún objeto debajo de él, pero no fue así. Lo suelto como si nada y de repente, sin venir a cuento ya que estaba en una superficie horizontal, comienza a descender de cara al autobús. Se arrastra misteriosamente y atraviesa el vehículo. Pero lo "gracioso" no fue eso, si no que, por segunda vez (que yo recuerde de una forma exagerada) me he encontrado con una ralentización exasperante por culpa de ese bug, teniéndome que enfrentar a varios enemigos a la velocidad de una tortuga hasta que poco después, llegado a una nueva zona, se estabilizó. Algo que no veía de una manera tan irritante desde el port a Playstation del 'Red Alert', cuando en las escaramuzas la máquina se atascaba sola y tenías que recurrir a los trucos de bomba nuclear para desatascarla y recuperar la velocidad normal de juego.

Alone in the Dark

Gráficamente, es irregular. Por una parte tenemos algunas partes de los decorados que no están nada mal (cuando intentamos escapar del edificio, por ejemplo), pero en otras da hasta casi risa. En ese mismo ejemplo, si miramos al exterior veremos un pobre decorado, con unos vehículos que lucen su peor cara y que aún por encima se comportan de un modo poco realista.

Y ya que nombro lo de los vehículos, he aquí otro detalle que me ha gustado, aunque se podría mejorar. Podremos conducir algún que otro vehículo, viéndonos en algunos casos con la obligación de hacerle un puente para tratar de arrancarlo, y con la opción de curiosear dentro del mismo. Por ejemplo, cambiarnos al asiento del copiloto, mirar en la guantera, poner las luces, tocar el claxon, o incluso (cuchillo en mano) vaciar el depósito para llenar una botella con la que podremos crear un cóctel molotov o balas ígneas para nuestra pistola, entre otros usos.

Alone in the Dark

En cuanto a los usos que le daremos a los objetos que podremos conseguir a lo largo de la aventura (no serán tan numerosos como se imaginaba en un principio), habrá de todo tipo, como por ejemplo combinar la cinta adhesiva con la bengala para que se quede fija en una zona para que la ilumine, o coger una silla y prenderle fuego para la misma función e incluso como arma, ya que el fuego es la forma más eficaz de acabar con todos los enemigos que se nos presenten. Destacable el uso de los favoritos, donde podremos almacenar cuatro combinaciones distintas para un uso rápido.

Para las heridas usaremos una perspectiva similar a la del inventario, pudiendo ver todas las partes del cuerpo con sangre y con heridas profundas. Para lo primero un spray curativo será suficiente, mientras que para lo segundo será indispensable el uso de vendas que paren la hemorragia. Sin duda es llamativo que estas manchas, una vez curada la herida, sigan sobre el cuerpo de Carnby.

Alone in the Dark

Me ha gustado también el uso del motor físico Havok de cara a avanzar por el mapeado, pero su uso en los combates es bastante aparatoso. Movimientos torpes cuando tenemos una silla/bate/tubería, y también a la hora de caminar, algo no demasiado fluido.

Me dejo muchas cosas en el tintero, pero eso ya lo dejaré para el análisis, previsiblemente para dentro de una semana o dos, ya que otro aspecto negativo es que me da la impresión de que no va a tener una duración excesivamente larga. En cualquier caso, aún a pesar de sus numerosos fallos, me lo estoy pasando bien y espero que mejore hacia el final, al igual que deseo que los de Atari se pongan las pilas y nos brinden con algún parche que solucione algunas de las cosas antes mencionadas, ya que si no con la futura entrega van a recibir más palos, y para una saga con tanta historia como esta no es algo que sea del agrado de cualquiera.

Sitio oficial | Central Dark

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos