Compartir
Publicidad
Publicidad

'Big Bang Mini'. Análisis

'Big Bang Mini'. Análisis
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

De la mano de los chicos de Arkedo Studio llega a Nintendo DS, ‘Big Bang Mini’, un adictivo shoot-em-up que se esconde tras unos gráficos coloridos y una premisa bastante curiosa.

En esta ocasión cambiaremos las naves y los mechas clásicos por una figura geométrica, y sus lasers e impulsos electromagnéticos por fuegos artificiales.

Si tras leer esto has conseguido obviar los prejuicios y aún sigues ahí, te animo a descubrir uno de los mejores juegos que he probado en DS. Bienvenidos al análisis de ‘Big Bang Mini’.

Un poco de historia

Conocidos por los fans como Shmups, el género de los shoot-em-up nació entre máquinas arcade con el título ‘Space Invaders’ de Taito.

Corría el año 1978 y por aquél entonces se acusó a Tomohiro Nishikado de crear, de forma involuntaria, una situación económica sin precedentes.

Fue tal el éxito del invento que Japón se quedó prácticamente sin monedas, por lo que el gobierno tuvo que acuñar varios millones más para poder afrontar la situación.

El culpable de que en algunos sectores de nuestro país, aún se conozca a los videojuegos como matamarcianos, se afianzó como uno de los géneros pioneros de la industria y uno de los más productivos de la pasada década.

Tras los logros de ‘Space Invaders’ llegaron otros explotando una mecánica que ha ido evolucionando con el tiempo. Sumando un desplazamiento por raíles, en horizontal o en vertical, con modelados en 2D y 3D, con cambios de armas, escudos y enemigos de mayor o menor envergadura y dificultad; se sumaron a la lista de shmups títulos como ‘Galaxian’, ‘Defender’, ‘Gradius’, ‘R-Type’, ‘Strikers 1945’ y ‘Ikaruga’.

Ellos dejaron a su paso los pilares que sustentarían grandes clásicos de hoy en día como ‘Panzer Dragon’ pero también ciertas curiosidades jugables como ‘Otomedius G’, ‘Parodius’ y el título que hoy nos ocupa.

‘Big Bang Mini’

‘Big Bang Mini’ cuenta con varias diferencias con sus predecesores. Abandona la estética futurista y apocalíptica que caracteriza el género y la transforma en paisajes coloridos que nos desplazan desde Hong Kong hasta Nueva York pasando por Egipto y la sabana africana.

No contentos con eso nos cambian las naves por una esfera en movimiento que ni siquiera recoge armas y no cuenta ni con vida, ni con defensa. Habráse visto…

Pues sí, y lo que han conseguido con ello, pese a la arriesgada propuesta, es un shooter magnífico que ha conseguido mantenerme pegado a la pantalla varias horas.

Pese a explotar globos en vez de mutantes alienígenas, ‘Big Bang Mini’ mantiene todo lo que se le puede pedir a un título de este tipo.

Si le preguntas a un purista de los shmups por qué mantiene su amor por el género, probablemente te contestará que es uno de los pocos esquemas jugables que se mantiene intacto desde sus inicios.

Una rejugabilidad endiablada, la competición a base de puntos por bandera y una demanda al usuario de una técnica y habilidades superiores a cualquier juego actual, han sido, son y serán las señas de identidad de esta clase de títulos.

‘Big Bang Mini’, aunque en menor medida en ciertos aspectos, recupera todos ellos y los traslada a las posibilidades de DS.

Jugando a ‘Big Bang Mini’

Olvidaros por completo de los botones ya que únicamente podremos hacer uso del stylus tanto para desplazarnos por el escenario como para disparar los fuegos artificiales.

La combinación de ambas, y la incapacidad de poderlo realizar a dos manos, se unirá al handycap de tener que estar atento a las dos pantallas de la portátil si queremos completar los nueve mundos que componen el juego y avanzan en dificultad más rápido de lo esperado.

En ese aspecto la obra de Arkedo Studio premia la puntería. Si nuestros proyectiles impactan con el objetivo, ambos desaparecerán, pero si de lo contrario nuestros cohetes pirotécnicos explotan en mitad del cielo deberemos de lidiar con los ataques de nuestros enemigos y los restos de nuestros errores.

Empezaremos pensando que va a ser un título aburrido y repetitivo, pero, conforme vayamos avanzando, nos percataremos de los reflejos que deberíamos tener y no tenemos cuando las chispas y cenizas de las explosiones se abalancen sobre nosotros.

Debemos destacar el acierto que ha supuesto también dotar a cada escenario de una estética muy distinta entre uno y otro. Avatar, ataques, fondos y enemigos variarán con cada nuevo viaje, por lo que las estrategias que seguíamos en unos no nos servirán para los siguientes y viceversa.

Mencionaremos también, justo antes de finalizar y dejaros con el vídeo que cerrará este análisis, la introducción de ciertos ataques especiales que desbloquearemos conforme avancemos así como el detalle de incluir varios modos de juego y una clasificación online.

‘Big Bang Mini’ nos devuelve esa sensación que solo los mejores shmups poseen, ese desconcierto sobre por donde aparecerá el próximo enemigo, en que esquina te esconderás de ese ataque y esa diversión tan accesible a nuestro ritmo de vida.

Llega el próximo 27 de Febrero, no dejéis pasar la oportunidad de probarlo porque promete convertirse en un clásico de Nintendo DS.

Ficha Técnica: Big Bang Mini

Big Bang Mini
  • Plataformas: DS
  • Distribuidor: South Peak Games
  • Estudio: Arkedo Studio
  • Lanzamiento: 27 de Febrero

Vídeo | Gametrailers

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos