Compartir
Publicidad
Que la locura del nuevo Crackdown nos salve de esta fiebre de píxeles y juegos altivos [GC 2015]
Acción

Que la locura del nuevo Crackdown nos salve de esta fiebre de píxeles y juegos altivos [GC 2015]

Publicidad
Publicidad

Cuando hace unos días me quejaba de la oportunidad fallida de 'Devil's Third' comentaba lo mucho que necesita la industria hoy en día un juego que se tome en serio lo menos posible, un shooter sin más pretensiones que expandir la locura y ofrecer diversión a raudales. Tal vez por no ser lo habitual hoy en día echamos tanto de menos el 'Crackdown' de Xbox 360, y precisamente por la misma razón tenemos unas ganas locas de ver qué esconde el 'Crackdown' de Xbox One.

Si no sabéis a qué viene tanto revuelo puede ser por tres razones, porque no llegasteis a probarlo, porque tuvisteis la mala suerte de empezar con 'Crackdown 2' o porque tienes una PS4 en casa y quieres hacer como el avestruz que mete la cabeza bajo tierra para cavar un hueco para sus retoños. Bromas a un lado, si el nuevo desarrollo de Microsoft consigue acercarse mínimamente a lo creado por Realtime Worlds en su día, estaremos ante un juegazo que va a dar mucho que hablar.

Ojo porque también podemos encontrarnos con algo diametralmente opuesto, un título que beba más de las opciones repetitivas y sin sustancia de la secuela de Ruffian Games y caiga inevitablemente en el olvido. Un riesgo que estamos dispuestos a correr cuando esta tarde nos plantemos ante la conferencia de Microsoft con toda la ilusión del mundo.

¿Pero qué demonios es Crackdown?

'Crackdown' es la tercera entrega de la saga iniciada en Xbox 360 hace casi 10 años, un juego de mundo abierto en el que debíamos controlar a un superpolicía para acabar con tres bandas de mafiosos repartidas por el mapeado. Visto así parece un juego más, pero es en los poderes del personaje y en las posibilidades de ataque a cada una de las bandas donde recaía su gracia.

Al movernos por el escenario nos encontrábamos con diferentes orbes que mejoraban nuestras habilidades en base a agilidad (velocidad y saltos), conducción (control y velocidad), fuerza (elevar objetos más pesados y lanzarlos), explosivos (mayor radio y daño) y armas (precisión y daño), lo que invitaba enormemente a explorar la ciudad y hacer el cabra acabando con los enemigos y valerte del parkour para ir saltando de edificio en edificio mientras sembrabas el caos.

Crackdown2

Junta a esa facilidad a la hora de desplazarte y encarar los asaltos a las fortalezas enemigas se sumaba la posibilidad de mejorar los distintos vehículos disponibles para convertirlos en auténticos tanques con ruedas o coches con los que realizar saltos y piruetas que abrían aún más puertas a dichas estrategias.

Así, rejugar la aventura cuando tenías todas las habilidades al máximo se convertía en un festival en el que patear camiones enemigos contra montañas de coches previamente amontonados y crear explosiones masivas mientras le dabas la espalda a la nube de fuego que se creaba. Pocas veces he buscado con tanto interés completar un juego al 100% como lo hice aquí.

De Crackdown 2 al nuevo Crackdown

No parecía complicado tomar la fórmula creada por el equipo de Dave Jones de Realtime Worlds y darle forma en una segunda entrega que siguiese la máxima del más y mejor, pero en vez de eso en Ruffian Games decidieron dar una vuelta de tuerca que no acabó cuajando entre el público y menos aún entre la crítica especializada.

Con un mismo escenario con su aspecto modificado y la particularidad de incluir un virus que convertía a la población en mutante, los cambios incluidos minaron la gran baza que suponía acercarse al juego con el reto de acabar con las bandas y se ceñía a plantearnos una serie de oleadas contra los zombificados que no dejaban hueco al planteamiento de estrategias que hicieron grande al primer juego.

La buena noticia es que detrás de la nueva entrega vuelve a estar el citado Dave Jones, ahora empleado de Cloudgine. De dicha empresa nace el sistema de físicas con el que 'Crackdown' promete un entorno completamente destruible gracias al cálculo en la nube y, por lo que se ha visto en demos técnicas y lo que se plantea en el último tráiler del juego, la premisa parece ser más que interesante.

Dentro de poco resolveremos las dudas sobre cómo se integrará este sistema en el juego, hasta qué punto vamos a pasear por una ciudad completamente destruible y cómo se compatibilizará esa idea con las mecánicas clásicas de navegación mediante parkour de la saga. Hay muchas ganas de ver si todo esto acaba sonando igual de bien que sobre el papel y, sobre todo, si podemos disfrutar como enanos del nuevo 'Crackdown' o tenemos que conformarnos con la retrocompatibilidad de Xbox One para rejugar el primero como premio de consolación.

En VidaExtra | ¡Esta vivo! Crackdown vuelve a la carga con una nueva entrega para Xbox One [E3 2014]

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio