Compartir
Publicidad

'Crackdown 2'. Análisis

'Crackdown 2'. Análisis
73 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un juego mágico, de esos que llegan sin hacerse notar, con una mano delante y la otra detrás esperando que ni la crítica ni el usuario final se ceben con él demasiado, pero que sin embargo no tardan en convertirse en un camino a seguir. Uno de esos títulos que aún se recuerdan pasadas tres o cuatro generaciones y que desearemos volver a jugar cuando la enésima hija del hype nos vuelva a defraudar. Así era ‘Crackdown’.

Poco más se le pedía a Ruffian Games con ‘Crackdown 2’ salvo que estuviesen a la altura de la obra original de Realtime Worlds. Un cometido que se podría dar por hecho viendo las ventas que está cosechando el juego de Xbox 360 pero que, tal y como descubriréis en el siguiente análisis dista mucho de lo esperado.

crackdown-2-analisis-004.jpg

Tal vez ponerse a jugar a ‘Crackdown 2’ siendo un maldito fanboy de la primera entrega sea contraproducente, pero bien mirado quién si no podría valorar los enormes aciertos de la primera entrega mientras los compara con los de ésta última.

La jugada pintaba perfecta hace unos meses cuando se declaró que ‘Crackdown 2’ contaría con el continuismo por bandera. Lo que no podíamos esperar es que se llegase hasta el punto de limitarse a reciclar el juego, dando así la impresión de que nos encontramos ante una mera expansión. Algo que por otra banda no nos habría importado si ésta hubiese estado a la altura de la primera entrega.

No se demandaba abiertamente, en realidad creo que se daba por hecho, que el trabajo de Ruffian Games se limitaría a añadir ciertas mejoras gráficas y de control al tiempo que se introducían nuevos poderes y vehículos que utilizar en una nueva ciudad.

crackdown-2-analisis-002.jpg

Craso error por nuestra parte puesto que aunque dichas mejoras, muy pocas, están presentes, se ha matado el esquema de juego, el espíritu y además nos han colado la misma ciudad que ya conocemos de cabo a rabo con cuatro cambios mal planteados.

- No, es distinta, han pasado 10 años y ahora está derruida…

- Mmm, no, es la misma.

Si el primer ‘Crackdown’ no era un prodigio de variedad, sí que invitaba a rejugar la aventura una y otra vez. De hecho es uno de los pocos juegos que me he pasado unas tres veces. En cambio la mecánica de esta segunda entrega acaba haciéndose muy aburrida, hasta el punto que en la mitad del juego ya estaremos rogando por llegar al final.

crackdown-2-analisis-003.jpg

Todo consiste en eliminar bandas enemigas repartidas por las calles en múltiples asentamientos, que pasarán a convertirse en checkpoints, al tiempo que activamos unas torres de luz (con ponerse encima durante varios segundos bastará) que nos permitirán iniciar una explosión de luz que acabará con unos infectados tan repetitivos como agobiantes que se hacen con la ciudad al caer la noche.

La mecánica de dicho proceso se reduce a defender la posición mientras se aguanta el asedio, una y otra vez, con meros cambios en el escenario y un par de monstruos distintos que aparecerán en las últimas batallas para añadir algo de esa variedad que ya echábamos de menos a las pocas horas de juego.

No sólo no había necesidad de cambiar tanto la mecánica de juego, es que se ha hecho de una forma tan mala que lo único bueno que queda del trabajo de Realtime Worlds es la búsqueda y mejora de orbes y habilidades de nuestro personaje.

Las novedades incluidas en su apartado multijugador maquillan notablemente estos fallos potenciando el espíritu loco y absurdo que hizo famoso el primer juego, por lo que podríamos decir tranquilamente que es el único punto que nos invitaría a lanzarnos de cabeza a por ‘Crackdown 2’. Lamentablemente no es ni de lejos suficiente como para alabar a esta segunda parte hasta el punto que lo hicimos con la primera.

Ficha Técnica: Crackdown 2

Crackdown 2
  • Plataformas: Xbox 360
  • Editor: Microsoft
  • Desarrollador: Ruffian Games
  • Lanzamiento: Ya disponible
  • Precio: 64,95 euros

Vídeo | YouTube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos