Compartir
Publicidad
Mad Max: Furia en la Carretera, todos necesitamos un juego así de salvaje
Acción

Mad Max: Furia en la Carretera, todos necesitamos un juego así de salvaje

Publicidad
Publicidad

Si sois gente de bien, ya habréis acudido a vuestro cine de referencia para ver esa absoluta locura que es 'Mad Max: Furia en la Carretera', pero de no ser así (vosotros sabréis qué excusa tenéis), haceos el favor de ir a disfrutar con el regreso de una saga que todos habíamos dado erróneamente por muerta y que ha demostrado tener cuerda para rato en esta suerte de resurrección orquestada por George Miller. De hecho, su continuación ya está garantizada, prueba inequívoca de que el éxito de la cinta ha sido inapelable y de que todos nos hemos quedado con ganas de mucho más.

Que la cinta firmada por el realizador australiano está llamada a ser un referente para el cine más frenético durante los próximos años es algo que nadie en su sano juicio se atrevería a discutir, pero repasándola y analizándola me doy cuenta de que hay también en ella mucho que aprender para los productores de videojuegos de acción que busquen dar un paso adelante con respecto a lo que hasta ahora ha venido ofreciendo el género. Como bien sabéis, un juego basado en 'Mad Max' a cargo de Avalanche Studios está en camino y luce una pinta muy seria, pero me gustaría ir más allá de este título en concreto para hablar de todas las virtudes que 'Furia en la Carretera' tiene para compartir y servir de inspiración al diseño de videojuegos, dejando siempre claras las inevitables diferencias y restricciones del formato.

Furia en la Carretera tiene muchas virtudes para compartir y servir de inspiración al diseño de videojuegos

Cuando más es más

Madmax 1

Los videojuegos se conciben muchas veces con la casi tiránica obligación de garantizar un número mínimo de horas de aventura para poder justificar su compra, como prueban los casos polémicos que de tanto en cuanto se organizan a costa de algún título cuya duración no cumple con los estándares previstos (véase el reciente lío con 'The Order: 1886'). En busca de esa prioridad de la extensión sobre la consistencia, es muy común encontrar fases de muchos juegos donde el ritmo decae sensiblemente por los trucos empleados para poder estirar el chicle todo lo posible, ya sean esquemas que se repiten, tareas alternativas que no aportan mucho o relleno insustancial de cualquier otra clase.

Es muy común encontrar fases de muchos juegos donde el ritmo decae sensiblemente por los trucos empleados para poder estirar el chicle

De todo eso hay poco o nada en 'Mad Max: Furia en la Carretera', obra que apuesta por entregar la máxima potencia desde el primer momento y que no cesa en su empeño hasta el mismo final. Pasado el trámite del planteamiento argumental, el pulso de la acción marca máximos históricos tan pronto como arranca y sigue constante, sin dar margen de respiro, sin rellenos innecesarios para añadir más metraje a una obra cuya extensión está medida a la perfección. Como ya decía antes, asumimos que las diferencias de formato son importantes aquí, pero aun con todo es interesante plantear la idea de un juego capaz de aspirar a que cada minuto de su propuesta suponga una inyección pura de adrenalina.

Miller consigue además este estimulante portento apostando por llenar la pantalla con más estímulos por segundo de los que cualquier humano es capaz de asimilar, un barroquismo en las formas que satura en la medida justa, que puede llegar incluso a resultar agobiante, pero que no provoca la frustración del espectador. Lógicamente, es más viable (que no fácil, ojo) orquestar algo así en una película que en un videojuego, donde la interacción forma parte esencial de la ecuación y el transcurso de la acción no se limita a la observación pasiva de los fuegos artificiales, pero ejemplos hemos tenido muchos de que también es posible abarrotar al extremo la escena sin sacrificar la jugabilidad, siendo especialmente hábiles en esa tarea los chicos de PlatinumGames. Imaginad combinar esa fiesta sensorial con el máximo ritmo de principio a fin y tendréis el juego de acción de vuestros sueños.

Protagonistas a los que amar

Madmax 3

'Furia en la Carretera' es ante todo forma, eso es innegable, pero construida sobre un notable fondo que también merece tener su reconocimiento. Los responsables que apuestan por construir videojuegos de acción sobre la base más prototípica y estandarizada posible podrán tomar aquí también buena nota de que se pueden hacer las cosas mucho mejor, y que un espectáculo de explosiones y velocidad no ha de renunciar necesariamente a contar una historia, por pequeña que sea, capaz al menos de generar un poco de debate y dar que hablar. No estamos en este caso ante un guión con ínfulas de llegar a algo más de lo que en realidad es, pero desde luego da muestra de querer entregar un porqué digno del glorioso espectáculo reinante en pantalla.

Destaca en ese sentido la aparición de un personaje en principio secundario como Imperator Furiosa, interpretada en el papel de su vida por Charlize Theron, que a la postre se acaba convirtiendo en la verdadera protagonista de la función desbancando al propio Max. Frente a los clásicos personajes que en los videojuegos se ciñen a cumplir los prototipos más rancios y aburridos, Furiosa demuestra aquí que otro héroe de acción es posible, uno al que seguiríamos hasta el fin del mundo a pesar de no ser el clásico varón de raza blanca y mediana edad cuya única aspiración es acabar con los malos porque es lo que toca. La mera idea de encontrar más habitualmente caracteres así de atractivos a los que seguir en una aventura se me antoja deliciosa.

Imperator Furiosa demuestra que otro héroe de acción es posible

A todo ello se suma el excepcional trabajo realizado en dotar a todo el contexto de una riqueza fuera de cualquier duda, apoyándose en las bases del ya de por sí atractivo universo 'Mad Max' para plasma un mundo terrible, fabuloso y excitante en el que meternos de lleno. En este sentido diría que es donde menos tarea pendiente encontramos en la industria del videojuego, porque es cierto que aquellos títulos que cuentan con el talento y el soporte económico necesario son capaces también de construir escenarios tan ricos y asombrosos como el de esta película, pero de nuevo nos encontramos ante un punto de referencia a tener en cuenta.

La batalla se libra en tus tímpanos

Madmax 4

Nadie duda de la importancia del sonido a la hora de plantear una buena secuencia de acción, pero aquí de nuevo 'Furia en la Carretera' establece sus propios estándares de frenesí rítmico. Si cada escena es una perfecta y vibrante coreografía cargada de emoción, lo es en buena medida gracias a la solidez que aporta una producción de sonido que consigue que cada explosión parezca producirse a nuestro lado, que cada golpe caiga sobre nosotros y que cada motor ruja como el V8 más fiero. Y aquí, de nuevo, hay muchas propuestas que adaptar para que los videojuegos sigan creciendo.

La palma se la lleva en este apartado la banda sonora de Tom Holkenborg, más conocido por su nombre artístico Junkie XL, quien es en realidad un viejo conocido del sector del videojuego. Este músico neerlandés ha compuesto para sagas como 'Forza Motorsport', 'Need for Speed' o 'FIFA', pero nada tan memorable y protagonista de la función como lo que hace para este largometraje, algo que deberían tener muy en cuenta aquellas compañías que estén buscando producir el siguiente gran videojuego de acción. Yo lo tendría claro: ficha a este hombre y págale lo que te pida para que te entregue una colección de piezas tan salvajes e inspiradas.

Al cine le ha costado muchos años de evolución, de ensayo y error, de talento aprovechado y también malgastado para poder llegar hasta aquí, pero George Miller demuestra que el proceso de crecimiento no se detiene y que todavía se puede aspirar a más. Los videojuegos siempre han optado por beber mucho del séptimo arte, copiando de forma indiscriminada cuantas buenas ideas han hecho falta para favorecer su propia evolución; sin duda, esta película es una buena muestra de todo lo que aún queda por adoptar y mejorar en el terreno del ocio interactivo. Espero que alguien esté tomando buena nota de ello.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio