Análisis de Golf Club Wasteland, o cómo dar una clase magistral de narrativa sin que el juego sea soporífero
Análisis

Análisis de Golf Club Wasteland, o cómo dar una clase magistral de narrativa sin que el juego sea soporífero

Comentaban el otro día en un capítulo de Mythic Quest -una serie que he aprendido a apreciar pese al rechazo que me supone ver reflejados decenas de problemas y egos con los que yo mismo me he cruzado en la industria-, que la buena ciencia ficción es aquella que te muestra el futuro de una forma tan sorprendente como plausible.

Que la Tierra se vaya al carajo, un pequeño porcentaje de la humanidad se salve mudándose a Marte, y que esa colección de ricachones y CEOs narcisistas viajen a nuestro apocalíptico planeta para pasar el fin de semana jugando al golf, me parece un ejemplo cojonudo de esa definición. Kudos para Golf Club Wasteland.

Un juego de golf atípico

Siguiendo la estela de propuestas como Golf on Mars o Super Stickman Golf, el juego de Demagog Studios utiliza el golf en 2D como excusa para ganarle la partida a esos dos exitosos ejemplos en el terreno que ellos no quisieron tocar, el de la narrativa.

Golf Club Wasteland

No sólo el trasfondo de la historia es una idea genial, golpe a golpe iremos desgranando más sobre lo que sucedió en la Tierra, lo que está ocurriendo en Marte, y las historias que le dan sentido tanto al narrador que aparece brevemente al inicio de cada nivel, como al misterioso golfista que va de aquí para allá golpeando la bola entre fábricas abandonadas y monstruos mutantes.

Pero mayor genialidad de todas, la que se crece incluso cuando la jugabilidad demuestra no poder dar mucho más de sí, es la radio que nos acompaña en todo momento. A través de ella, como si fuese una emisora real, vamos enlazando temazos relajantes con la locución que da paso a entretenidísimas historias por boca de supervivientes de la hecatombe.

Con un cuento final que se encarga de rellenar huecos, y la posibilidad de profundizar aún más accediendo a las páginas de un diario si das los golpes correctos en cada fase, me veo obligado a quitarme el sombrero.

Golf Club Wasteland

No recuerdo haberme enfrentado a una narrativa múltiple tan bien hilada y, francamente, a poco que te guste la idea, sólo por eso ya deberías darle una merecida oportunidad a Golf Club Wasteland y su fantástica emisora de radio.

Del cielo al bunker

Nada me gustaría más que poder decir que esos destellos se trasladan también a la jugabilidad, pero creo que ahí el juego está varios escalones por debajo de lo mejor que nos ha dado este curioso género.  La carne de Golf Club Wasteland está clarísimamente en otro asador.

A sortear obstáculos a media altura y superar charcos de agua pronto se le suman algunas locuras adicionales como colar la bola por una ventana rompiendo el cristal, dejarla caer sobre unas escaleras mécanicas que la lleven varios pisos más arriba, o colarla por un tubo que la traslade hasta el improvisado green de una París en plena decadencia.

Golf Club Wasteland

Está lo evidente y lo esperable, desde golpear la bola en un terreno plano hasta hacer que ascienda por un edificio lanzándola de un balcón a otro, pero no sabe ir más allá, y pronto la estrategia de llevar la bola a las alturas cuadrando parábolas verticales se hace demasiado repetitiva.

El tema daba para algo más de variedad y, aunque cuadrar golpes en botones o tubos que de alguna forma aceleren el paso por ese campo siempre es satisfactorio, no he tardado en echar de menos algo más de originalidad en el diseño de niveles y posibilidades en el uso de las bolas.

¿Rampas al estilo montaña rusa? ¿Pelotas con habilidades especiales? Cualquier excusa habría sido buena -perfecta, diría yo- para evitar tener que encaramarme a otro balcón.

Golf Club Wasteland

La opinión de VidaExtra

Con una de esas aventuras que se pasan en un suspiro -algo más si optas por el modo desafío que te obliga a tener en cuenta el par de cada nivel para saltar al siguiente-, puede que la diferencia entre narrativa y jugabilidad sea evidente, pero también es justo reconocer que la primera salva la papeleta de la segunda sin mayores problemas.

Las ganas de descubrir más sobre la historia y lo entretenido de esa magnífica radio que te acompaña, conseguirá que aquellos pocos momentos en los que quieras tirar la toalla tengan un clavo ardiendo al que seguir agarrado. Golf Club Wasteland está lejos de ser simplemente un juego regular, pero sabe realmente mal que no haya puesto un poco más de inventiva para acabar de ser perfecto.

Golf Club Wasteland

Golf Club Wasteland

Plataformas PS4, Xbox One, Switch y PC (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador Demagog Studio
Compañía Untold Tales
Lanzamiento 3 de septiembre de 2021

Lo mejor

  • Una magnífica forma de contar una historia
  • Cortito y al grano
  • Su modo desafío y desbloqueables

Lo peor

  • A los niveles les falta algo más de originalidad
  • Los paseos del astronauta pueden hacerse algo lentos

Temas
Inicio