Análisis de Evil Dead: The Game, el festival gore de Ash Williams en el que aniquilar deadites con la escoba de fuego
Análisis

Análisis de Evil Dead: The Game, el festival gore de Ash Williams en el que aniquilar deadites con la escoba de fuego

A poco que uno profundice en el cine de terror, es imposible que no se tope con una saga que no tiene vergüenza ninguna. Sam Raimi se sacó de la chistera en los años 80 una trilogía de películas que abogaban por el gore sin contemplaciones y una deriva fabulosa hacia el humor.

No podemos recordar más que con cariño al bueno de Ash Williams, el cual las pasa verdaderamente canutas para enfrentarse a los demonios que le envía el Necronomicon. Ahora, con la llegada de Evil Dead: The Game, nos ha tocado ponernos al frente de las huestes de mal, de los seres del inframundo y azotarles con nuestra escoba de fuego.

Trabajo en equipo contra el infierno

Existían dos fórmulas para llevar a cabo una adaptación de The Evil Dead: o apuestas por una aventura narrativa que te lleve de la mano por los eventos de la película (del corte de lo que pudimos jugar en Evil Dead: Regeneration) o combates sin cuartel contra hordas. Saber Interactive ha decidido plantarse en un término medio en el que el multijugador asimétrico es la estrella.

Siguiendo la estela de un género que gobierna con puño de hierro Dead by Daylight, aquí nos tocará encarnar bien a los supervivientes o al demonio Kandariano. Cada uno de los equipos están divididos en varias especializaciones, encontrándonos con el líder, guerrero, cazador y apoyo para los humanos.

Por el bando infernal tenemos al señor de la guerra, el marionetista y el nigromante. Evidentemente, cada uno de ellos posee características únicas y no es muy sensato pensar que no importa exactamente cuál vamos a escoger en la batalla. Por ejemplo, el líder de los supervivientes es capaz de mejorar sus propias estadísticas y las de quienes le rodean, con lo que termina siendo cabecilla de la acción.

Evil Dead: The Game

Personajes de apoyo como Cheryl Williams otorgan efectos positivos a su alrededor y son capaces de acumular más recursos si es necesario. El equipo quedará configurado según las preferencias de cada jugador, pero para potenciar las posibilidades de ganar es preferible no repetir clases de forma innecesaria.

Otro cantar es el de los demonios. Estas terroríficas criaturas, caracterizadas como pueblerinos poseídos, seres de pesadilla o caballeros medievales, acaban llegando en forma de hordas sin control. El jugador que toma el rol de demonio puede optar por la fuerza bruta como buscar de forma más sibilina el hacer daño, poseyendo a los supervivientes.

Escopetazo en la cara, espadazo en la espalda

Las manos en la masa, el auténtico solomillo del asunto. En Evil Dead: The Game hemos venido a repartir guantazos y es lo que haremos durante toda la partida. Un mundo abierto se aparece ante nosotros para que lo exploremos y consigamos liquidar al demonio Kandariano. Cabañas, aserraderos, fábricas y toda clase de lugares abandonados nos esperan en un mapa especialmente grande. Por suerte, podemos colocar marcadores para señalar nuestras intenciones.

De hecho, recorrerlo es tan costoso que podremos hacernos con varios vehículos para desplazarnos, aunque su manejo deja mucho que desear, siendo prácticamente un juguete inestable. Con todo, el objetivo para el demonio siempre es acabar con la vida de los supervivientes, aunque ellos tienen unas cuantas tareas más complicadas.

Pasando primero por conseguir una serie de mapas, incluyendo la invocación de la daga Kandariana y llegando a destruir finalmente el Necronomicon, es en el baile entre localizaciones donde comienza a sentirse toda la salsa de Evil Dead: The Game.

Evil Dead: The Game

Recoger recursos como munición, armas de fuego, refrescos o amuletos es el pan de cada día, los cuales se descubren de forma más sencilla al iluminarlos con la linterna. El abanico ofensivo es amplio, pudiendo pasar desde un simple martillo hasta usar una escopeta que desmiembre fácilmente. Todo ello con escalas de rareza para cada herramienta de trabajo.

También hay que tener en cuenta una serie de sinergias que deben ser equilibradas. Cada superviviente posee una barra de miedo, la cual aumenta si no están juntos los unos con los otros o no se encuentran cerca de una fuente de luz.

Si nos despistamos y dejamos que suba demasiado, seremos poseídos y no saldremos del trance hasta que nos golpeen lo suficiente el resto de compañeros. Por supuesto, tener a alguien que te cubra las espaldas es mucho mejor y destruir un esqueleto entre dos es mucho más fácil que hacerlo uno solo.

En el otro lado de la partida se van produciendo fechorías de todo tipo. El demonio se mueve a través del mítico plano veloz a ras de suelo, reptando entre arbustos y hojarasca para tener la mejor visión posible de lo que sucede. No todo será un festival de artes oscuras desde el primer momento, ya que habrá que actuar con cautela en los primeros pasos.

Evil Dead The Game

Lograr detectar a los supervivientes es fundamental, al igual que recibir mejoras para las tropas de deadites. Podemos invocarlas según su peligrosidad, si bien el tiempo que habrá que esperar para volver utilizarlas depende de lo poderosas que sean. A su vez, las posesiones de coches, árboles, supervivientes y trampas serán una forma excelente de poner en aprietos al equipo contrario.

Es cierto que no encontramos ese humor negro tan inesperado de las películas o la serie más reciente de Starz, pero sí que podemos notarlo en diferentes acciones como las ejecuciones. Son bastante imaginativas, resultonas y al final no puedes sino sorprenderte con un tipo que va con una motosierra en la mano.

No se puede negar que las partidas son realmente entretenidas. Sin comerlo ni beberlo, he terminado disfrutando de partir calaveras o perseguir sin descanso a esas almas mortales despistadas. Partidas cuya intensidad va escalando hasta desembocar en una guerra sin cuartel hacia el final.

El mayor reto para los supervivientes será, principalmente, ir juntos en todo momento. Si hay una mínima organización y un equipamiento apropiado, es muy difícil tumbar a los humanos. Por ello, jugar como demonio Kandariano se acaba viendo como un reto mayor, ya que habrá que saber medir cada movimiento con tal de tumbar a esos dichos supervivientes, lo cual no es sencillo.

Evil Dead The Game

Más extras para la película

Ojo, está claro que el peso del apartado multijugador es total en Evil Dead: The Game, pero hay formatos offline, si bien siempre hay que mantener una conexión a internet absolutamente inexplicable. A pesar de ello, podemos participar en partidas multijugador solo contra la IA y en solitario emulando las películas.

Sí, son un entretenimiento quizás anecdótico, pero es bastante simpático el poder acompañar a Ash en su penuria teniendo que enterrar la cabeza de su novia maldita. Es una pena que no se hayan incluido cinemáticas para este tipo de partidas, ya que el Unreal Engine hace un buen trabajo luciéndose a lo largo del juego.

Por otra banda, los personajes y deadites pueden mejorarse de forma individual, ya que cada uno de ellos posee su árbol de habilidades correspondiente. Cada vez que terminemos una partida, aparecerán unas tablas de puntuación revelando lo bien o mal que lo hemos hecho en la partida. Los puntos espirituales comenzarán a subir en un contador general y podremos trasladarlos al contador individual de cada personaje para sumar puntos de habilidad.

Evil Dead The Game

Un trasvase que nos permite escoger a quien sacarle más partido, pero con el paso de las partidas está claro que hace falta, mucho, pero que mucho tiempo para tenerlos a todos a un gran nivel. Si eres de los que busca que todos sean unas malas bestias, vas a necesitar invertir una cantidad de horas importantes, aunque la recompensa es que serás casi imparable.

La opinión de VidaExtra

Evil Dead: The Game es la definición de lo que un AA debe ser. Sin ambiciones arriesgadas, cumpliendo con lo prometido y con una experiencia de juego adictiva que permite disculpar sus fallos. La representación de las películas de Sam Raimi está más en la forma que en el fondo, con una apuesta descarada hacia el plano de la acción.

Con todo, la obra encantará a los fans de la saga y atraerá no solo aquellos interesados en la fórmula del multijugador asimétrico, sino los que busquen una buena dosis de gore. Las temporadas y el contenido futuro deben nutrir un título que ya posee una enorme cantidad de horas para sacarle todo el jugo.

Evil Dead: The Game, PlayStation 5

cover

Evil Dead: The Game

Plataformas PS5 (versión analizada), PS4, Xbox Series, Xbox One y PC
Multijugador
Desarrollador Saber Interactive
Compañía Saber Interactive
Lanzamiento 13 de mayo de 2021

Lo mejor

  • Un festival de gore a lo Evil Dead
  • Lo adictivas que son sus partidas

Lo peor

  • La inversión de tiempo en mejorar a los personajes
  • La obligatoriedad de estar permanentemente online

Temas
Inicio