Compartir
Publicidad

'God of War: Ghost of Sparta'. Análisis

'God of War: Ghost of Sparta'. Análisis
106 Comentarios
Publicidad
Publicidad

‘God of War: Ghost of Sparta’ ya se encuentra disponible para su compra en formato físico y descargable. La PSP recibe así su título más fuerte de cara a lo que queda de año. Otra cosa es que esa fuerza se traduzca o no en un título de calidad. ¿Nos encontraremos con una fórmula agotada? ¿Estará el fantasma de esparta a la altura de su predecesor, las cadenas del Olimpo? Creo que para responder satisfactoriamente a estas y otras preguntas es necesario hacer un poco de memoria.

A mediados de 2005 el importante portal IGN realizó una de esas listas de mejores juegos de todos los tiempos. Recuerdo que me indignó ver entre los primeros puestos (como ya supondréis, copados por ‘Ocarina’, ‘Half-Life’ y demás imprescindibles) un título para PS2 que todavía no había llegado a Europa. Se llamaba ‘God of War’ y había conseguido de alguna manera enajenar a todos los redactores. No podía ser tan bueno pensé.

El juego llegó a Europa y todo quedó claro. Sí, ‘God of War’ era condenadamente bueno, tal vez no tanto como para arrebatar un puesto entre los cinco primeros a los más grandes de todos los tiempos, pero sin duda sí para estar en esa lista de los 100 mejores en un lugar más que privilegiado.

Ghost of Sparta cíclope

Una segunda parte exprimió hasta el límite el poder de PS2 y, ya como franquicia estrella de las consolas de Sony, se convirtió en estandarte de PS3 con su tercera entrega. La mitología griega recuperaba su tono épico gracias a un guión dramático a la altura de las circunstancias y un gameplay de lo más bestia basado en el Hack & Slash y en la resolución de sencillos puzles. La huella que dejó en multitud de títulos posteriores demostraba la incuestionable grandeza de ‘God of War’, y es que sólo los grandes pueden presumir de influir en su entorno.

La PSP recibió su dosis de brutalidad en ‘Chains of Olympus’, una entrega que se convirtió inmediatamente en un imprescindible de su catálogo. Ahora se estrena para la misma plataforma ‘God of War: Ghost of Sparta’, un nuevo título que llega después del chute de testosterona tecnológica que supuso ‘God of War III’ en PS3. ¿Queda Kratos demasiado en evidencia al volver a los pequeños límites marcados por una pantalla portátil?

Ghost of Sparta panorámica

Voy a ser muy sincero, no tenía demasiadas ganas de vivir las nuevas aventuras del cabreado Espartano. Hablando de las versiones de sobremesa, tras las dos increíbles entregas de PS2, la de PS3 me resultó algo forzada. De acuerdo, ‘God of War III’ empezaba con una fuerza tremenda, con los colosos escalando el monte Olimpo para derrocar a los dioses, pero el conjunto del juego no dejaba de ser lo ya visto en las dos entregas anteriores, eso sí, súper hormonado y en flamante HD.

Con respecto al primer Kratos de PSP también tengo mis reticencias. ‘Chains of Olympus’ sacaba partido al hardware de PSP como ningún otro título, pero resultaba corto y de alcance demasiado limitado en cuanto a localizaciones. En resumidas cuentas, me supo a poco.

Por eso, cuando llegó a mis manos ‘God of War: Ghost of Sparta’, el escepticismo sobre lo que me iba a encontrar lo dominaba todo. Tampoco ayudó que, al empezar a jugar, el mismo gameplay de siempre y un argumento que se basaba en la búsqueda del hermano de Kratos me devolvieran los fantasmas (nunca mejor dicho) de un producto forzado.

Ghost of Sparta hermano

Pero claro, uno se pone a avanzar en la aventura y se da cuenta de que el producto funciona, y encima lo hace al máximo nivel. La mecánica de juego es la misma de siempre pero es que ya era perfecta en el primer título, ¿Para qué cambiarla? La historia del hermano perdido, sorprendentemente va cogiendo entidad conforme avanza, ofreciéndonos un nuevo y desconocido perfil de nuestro despiadado protagonista. Además, se deja atrás el limitado crisol de escenarios de la primera entrega portátil para abrazar mayor variedad.

Pero es que además está el aspecto gráfico, tremendo tanto en rendimiento como en diseño. Es posiblemente lo más impresionante que existe en PSP. Resulta increíble cómo esta consola es capaz de sorprender tras un buen puñado de años a sus espaldas. El robusto motor gráfico hace que todo fluya sin problemas, y tanto enemigos como escenarios lucen sólidos como una roca.

La dirección artística es una auténtica maravilla, con unos diseños de entornos que parecen dibujados. Transmite acertadamente la textura de las antiguas leyendas, como si cobraran vida ante nuestros ojos los lugares por los que deambularon los protagonistas de las gestas de antaño. El suave movimiento de la cámara es fiel testigo de todo lo que nos vamos encontrando ofreciéndonos siempre la perspectiva más cinematográfica, potenciando así la dosis de épica que respira el relato.

God of War Ghost of Sparta Kratos

En el sonido tenemos una moneda con dos caras. Por un lado encontramos una banda sonora que simplemente cumple como acompañamiento y que sólo resalta con gracia en algunos momentos determinados. Por otro está un plantel de efectos que nos meten de cabeza en un mundo repleto de detalles. El choque de metal y músculos, las pisadas, el parsimonioso balanceo de pesadas cadenas, el crujir del casco de un barco que está a punto de partirse en dos. Sublime. Ni que decir tiene, se hace obligado el uso de cascos para percibir la experiencia en todo su esplendor.

No hace falta explicar el gameplay, es lo de siempre, con sus golpes sin descanso, su potenciación en las armas y magias, sus demoledores combos y sus aún más demoledores QTE. Se agradece pues que, en un momento dado, se nos permita disfrutar del simple caminar por un entorno amigo, en una vuelta del antiguo rey espartano al lugar que lo vio nacer. Ese mismo sosiego aparece en su solemne final que, por supuesto, está a la altura de lo esperado.

Hades

La duración de poco más de seis horas es la justa. El juego llega a su conclusión cuando debe hacerlo, sin abandonarnos en una espiral de aburrimiento y dejando en nosotros la sensación de haber experimentado una aventura fabulosa con algún que otro momento que recordaremos siempre (gran ejemplo es ese tremendo duelo alado que rivaliza con los mejores instantes de sus hermanos mayores).

No os preocupéis, el juego regala innumerables horas de diversión una vez concluida su historia principal. Caramelos en forma de vídeos y galerías desbloqueables harán que volváis una y otra vez a la arena y los desafíos que se abren en el menú principal. No sacrificar la calidad de la historia alargándola innecesariamente significa simplemente que nos meteremos de cabeza en un largo periodo de disfrute puramente arcade.

Hay que rendirse ante la evidencia, ‘Ghost of Sparta’ es condenadamente bueno y supera cualquier expectativa puesta en él. De capa caída en el celuloide, la mitología griega se mantiene a buen recaudo dentro del mundo digital, donde goza de muy buena salud. Y es que la franquicia ‘God of War’ supone una brillante puesta al día de aquellas viejas películas plagadas de esqueletos guerreros, dioses caprichosos y medusas de pelo siseante. El maestro Ray Harryhausen debería sentirse orgulloso.

Ficha Técnica: God of War: Ghost of Sparta

Ghost of Sparta cover
  • Plataformas: PSP
  • Editor: Sony
  • Desarrollador: Santa Monica, Ready at Dawn
  • Lanzamiento: Ya a la venta
  • Precio: 29,95 Euros

Vídeo | Youtube
Sitio oficial | God of War: Ghsot of Sparta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio