Compartir
Publicidad
Jugamos a cuatro videojuegos españoles desarrollados en la U-TAD candidatos a los PlayStation Awards
Análisis

Jugamos a cuatro videojuegos españoles desarrollados en la U-TAD candidatos a los PlayStation Awards

Publicidad
Publicidad

Esta semana nos hemos desplazado a U-TAD, el centro universitario de tecnología y arte digital que está ubicado en Las Rozas, en Madrid. Allí se organizó un evento en el que nos presentaron algunos proyectos de videojuegos que estaban desarrollando los alumnos, quizás futuros empleados en este sector.

La importancia de estos juegos es que precisamente a Sony le ha llamado mucho la atención el trabajo que han realizado y han sido seleccionados para participar en los PlayStation Awards de este año. La competencia es muy dura y hay muchos candidatos a llevarse el galardón, pero desde luego los alumnos estaban muy ilusionados.

Lo que hay que señalar que a simple vista todo parece muy divertido (que nadie dice lo contrario), pero desde luego es algo que requiere mucho sacrificio. Mercedes Rey, directora de relaciones institucionales y alianzas estratégicas, quiso dejar claro que en U-TAD no se regalan los títulos, es algo a lo que hay que dedicarle demasiado tiempo, porque a lo largo del año que dura el máster se tendrá muy poca relación social y hay que estar muchas horas diarias y semanales trabajando.

U Tad Aula

Aun así, es una experiencia fantástica y de la que se sale con un gran conocimiento. Además, es para todo tipo de personas, independientemente de si entienden algo de videojuegos o no. Así, tras meses de estudio, clases teóricas y prácticas llega el momento de la verdad, el de crear un proyecto.

Varias personas de los diferentes grados (Programación de Videojuegos, Arte y Diseño de Videojuegos y Game Design) se juntan para formar un grupo de hasta un máximo de 12 alumnos, con la misión de desarrollar su propio videojuego en el plazo de seis y ocho meses. El equipo tiene que simular el mismo ritmo que se lleva en una empresa de verdad, con plazos de entrega, de forma que el día de mañana cuando se enfrenten a la realidad estarán más que preparados.

Cada equipo tiene que pensar en tres ideas diferentes para luego presentárselas a los profesores y serán ellos los que elijan una en concreto en la que tendrán que trabajar, con sus alfas, betas, etc., hasta que quede perfecto. En el caso de los cuatro juegos que vimos y probamos se trataban de alfas, pero desde luego, para ser iniciados en este mundo y un grupo tan reducido de personas nos sorprendieron muy gratamente los cuatro, así que pasemos a verlos con más detalle.

Rascal Revolt, de Seamantic Games: un divertido shooter multijugador

Rasca Revolt 01

El primero de los proyectos que nos encontramos es un shooter cooperativo multijugador para un máximo de cuatro personas. El argumento de 'Rascal Revolt' es que los juguetes se han vuelto malvados y han robado las chucherías a todos los niños del barrio, llevándolas a un parque de atracciones. Los cuatro protagonistas tratarán de recuperarlas a base de liarse a tiros en forma de barritas energéticas.

Lo que pretenden sus responsables es traer de vuelta la acción que se vivía en los juegos de los 90, con una experiencia poco exigente para todo tipo de público, independientemente de si son amigos o padres e hijos. Lo que importará es el trabajo en equipo para ir cumpliendo las diferentes misiones que haya que cumplir.

En cada partida habrá un total de cinco objetivos diferentes seleccionados al azar entre una amplia lista, como pueden ser capturar la bandera, defender una zona o explotar unos globos. Para salir adelante en cada una de las misiones los cuatro personajes: Axel, JM, Billy y Maki-Chan, contarán con diferentes habilidades, armas y roles, siendo uno especialista en ataque, otro en defensa, otro en atacar a distancia y otro en curar a los compañeros.

Los caramelos jugarán un papel muy importante. No solo será necesario recuperarlos de las garras de los malvados juguetes, sino que además servirán para rellenar una barra de energía con la que se podrá realizar un ataque especial, que en ocasiones será esencial para salir de algún apuro o para derrotar a los jefes finales que aparecerán al completar los cinco objetivos.

Muy entretenido para grupos de amigos que busquen echarse unas risas jugando a algo que parece simple a primera vista pero que requerirá mucha coordinación.

Tribute of Rage, de Coven Arts: puzles y un estilo muy Diablo

Tribute Of Rage 01

Los creadores del segundo de estos cuatro juegos, llamado 'Tribute of Rage', lo tienen claro. Su proyecto es una mezcla de 'Puzzle Bobble' y 'Diablo'. Así dicho puede sonar una locura, pero desde luego nos pareció la idea más original de las cuatro y muy bien llevada.

Los jugadores viajarán al inframundo de los Dioses, quienes no tienen otra cosa mejor que hacer que buscar héroes para que luchen entre ellos con el fin de divertirles. El que salga victorioso tendrá la oportunidad de regresar con vida a su mundo original, mientras que el otro quedará atrapado para siempre en este temible lugar.

Tribute Of Rage 02

Desde una perspectiva isométrica los gráficos nos recuerdan especialmente a la saga de Blizzard. En los escenarios irán apareciendo toda clase de criaturas demoníacas que al derrotarlas soltarán su alma, la cual servirá para absorberla y mejorar a nuestro personaje o para lanzárselas a nuestro rival, lo que provocará que aparezcan más enemigos en su pantalla.

A pesar de competir en el mismo escenario los dos jugadores no se verán en ningún momento, pero también podrán dejar trampas para entorpecer el avance de nuestro oponente. Este factor será muy importante porque tras cuatro rondas llegará un combate contra un jefe final y quien logre derrotarlo primero será el vencedor de la partida, que tendrá una duración de unos 20 minutos.

Ahí dependerá de la estrategia que quiera seguir cada uno, porque cuanta más experiencia consigas más fácil será vencer al jefe final. No obstante, el entorpecer a nuestro rival será de utilidad para que al llegar a la última ronda tenga serios problemas para proclamarse campeón.

Khara, de DNA Softworks: un juego precioso en 3D de plataformas

Khara

En este tercer juego nuestra protagonista es una niña llamada Khara, como el nombre del juego. La historia está basada en el mito de la Atlántida, siendo una experiencia muy visual en la que se prescinde de los diálogos, como ocurre en los juegos de Fumito Ueda que han servido al equipo como inspiración.

El destino de la humanidad está en juego y solo Khara será la única capaz de acabar con Tritón, el malvado hijo del dios Poseidón, para que no se haga con el poder que esconde la Atlántida y domine el mundo. Para ello la joven heroína irá consiguiendo nuevos poderes basados en el agua que le servirán para derrotar a los gigantescos titanes que habitan en la isla.

La aventura tiene un gran toque de plataformas en todo momento con puzles para resolver. Ninguno de ellos resulta especialmente complicado, aunque su resolución requerirá de la lógica del jugador y de las habilidades que vaya obteniendo Khara.

Los escenarios son realmente amplios, en 3D, con un gran aspecto visual y cargados de detalles. En ese sentido el equipo ha realizado un espléndido trabajo. Lo único que la dificultad no parece de momento demasiado elevada, lo que servirá para que jugadores de todas las edades se puedan animar a probarlo.

La parte que probamos fueron los dos primeros niveles y nos gustó bastante. DNA Softworks asegura que la duración será como mínimo de unas 4-5 horas mientras se recorre todas las zonas de la Atlantida hasta poner fin al plan de Tritón.

Intruders: Hide & Seek, de Tessera Studios: una mezcla de realidad virtual y terror

Intruders

Los responsables de U-TAD se mostraron especialmente interesados en este cuarto y último juego, porque es el único que está pensado para ser jugado con la realidad virtual, una tecnología que quieren que cobre cada vez más importancia en su centro universitario.

'Intruders: Hide & Seek' se ha desarrollado para PlayStation VR y nos presenta un juego de sigilo y terror en primera persona. Nuestro protagonista es Ben, un niño cuya familia ha sido secuestrada en su propia mansión a manos de un grupo de ladrones psicópatas que tienen unos planes muy maquiavélicos.

Sus creadores lo que buscan es que el jugador sufra, lo pase mal, teniendo todo el rato el miedo y la angustia de que los ladrones no le cacen mientras busca la manera de rescatar a su familia. Para ello tendrá que cumplir objetivos que irán apareciendo según avance, recogiendo objetos y materiales, pero siempre teniendo los ojos muy abiertos y escuchando todo lo que nos rodee porque no sabemos en qué momento aparecerán los secuestradores.

Además, no se podrá andar tampoco muy rápido porque los enemigos nos escucharían nuestros pasos e irían corriendo a por nosotros. Desde luego la ambientación es muy realista y está lograda a la perfección. Con solo verlo desde el punto de vista de un espectador da tensión, así que imaginaros cómo debe ser siendo el propio jugador con una visión en primera persona.

En resumen, cuatro grandes proyectos a los que les deseamos toda la suerte del mundo en la gala de los PlayStation Awards y naturalmente de cara al futuro. Quien sabe, puede que tarde o temprano veamos alguno de ellos como un juego nuevo de PlayStation 4 u otras plataformas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio