Análisis de Shin chan: Mi verano con el profesor —La semana infinita—, el precioso retiro vacacional con el que volver a la infancia
Análisis

Análisis de Shin chan: Mi verano con el profesor —La semana infinita—, el precioso retiro vacacional con el que volver a la infancia

Ha sido la petición más insistente de la comunidad en los últimos tiempos. Shin chan: Mi verano con el profesor —La semana infinita—, o mejor conocido como "El juego de las vacaciones de Shin chan", ya está entre nosotros. El pequeño Shinnosuke se olvida de sus famosas travesuras y nos sumerge en un retiro rural sin fin.

Absolutamente precioso, la obra de Neos Corporation nos llega totalmente traducida al castellano para que nos deleitemos con la que ha sido una de las series anime más populares de España. En plena época estival, es hora de averiguar si vale la pena recorrer el pequeño pueblo de Asso.

Bienvenido a Asso

Kumamoto, región del interior japonés. Es allí donde la familia Nohara se alojará durante una semana, en la casa de la familia Hinoyama. Un retiro en el que relajarse conociendo el lugar, descubriendo nuevos rincones y disfrutando de una rutina de descanso.

Sin embargo, el profesor Akuno se cruza en el camino de Shin chan para ofrecerle una extraña cámara capaz de hacer fotos que se revelan como dibujos. Un singular aparato con el que el niño de cinco años podrá registrar todas sus peripecias por Asso. Las vacaciones se complican todavía más con la inesperada aparición de dinosaurios y viajes temporales provocados por el malévolo poder de Akuno.

Shin chan: Mi verano con el Profesor —La semana infinita—

Bajo esta premisa nos desenvolveremos a lo largo de varias semanas descubriendo qué tiene que ofrecernos el pueblo. Lo cierto es que los tráilers que hemos visto con insistencia en los últimos meses no engañan. Shin chan: Mi verano con el profesor —La semana infinita— es realmente bonito e invita a rememorar esa época de la infancia en la que toda la diversión consistía en pasar el día, fuera como fuese.

Todo un río discurre por Asso, por lo que los peces siempre son una buena caza con la caña. Por supuesto que los insectos sobrevuelan todo el paisaje, así que atraparlos con la red será el pan de cada día. Todo ello pasa a estar registrado en el diario de Shin chan, ya sea para tener en cuenta qué bichos hemos conseguido de las decenas que hay o para poder publicar en el periódico nuestras peripecias.

Y es que sí, incluso un lugar tan recóndito como Asso cuenta con su publicación en papel. Shinnosuke participará como reportero local cubriendo toda clase de noticias, las cuales repercutirán en más suscriptores para un boletín necesitado de ventas. Para llenar huecos en las páginas nos encontraremos con multitud de personajes. Como no puede ser de otra forma, la calistenia matinal nos dará los buenos días en una simpática secuencia a la que se suman más miembros de Asso.

Shin chan: Mi verano con el Profesor —La semana infinita—

Si bien al principio Asso es realmente pequeña, poco a poco veremos cómo se van ampliando los caminos conformando atajos para llegar a nuevos lugares. Esto es clave ya que Shin chan cuenta con una barra de resistencia que se agota con cada caminata, así que debemos estar atentos para alimentarlo con frecuencia y que así no desfallezca.

Además, hay que tener en cuenta que los días duran aproximadamente unos 30 minutos de tiempo real, así que es mejor no entretenernos. Una suerte de mundo abierto en el que nos desplazamos por planos fijos como si estuviésemos en un Resident Evil clásico y con unos personajes en 3D que lucen de maravilla.

Mejor todavía lo consiguen los fondos estáticos, que se limitan a mostrar la belleza de la naturaleza y no se exceden recargando la escena. Entre ellos encontramos un supermercado, un restaurante, un bar y hasta un campo de cultivo. En todos estos espacios siempre tenemos una tarea que realizar.

Shin chan: Mi verano con el Profesor —La semana infinita—

Sin embargo, no todas son igual de satisfactorias. En el bar únicamente podremos jugar a ser DJ, pero es un divertimento muy liviano y sin profundidad. En el caso del resto de establecimientos, siempre podemos volver a ellos para consultar el tablón de recados, ya que nos piden conseguir ortigas, helechos, zanahorias o tomates. La recompensa serán unos buenos yenes que llevarnos al bolsillo para comprar lo que queramos.

Un mundo lleno de riquezas

En el menú nos encontramos con una pequeña enciclopedia que recopila todo lo que hemos conseguido hasta el momento. Es muy típico de Japón hacerse con el insecto más extraño posible y si quieres hacerte con todos los posibles, vas a tener que patearte todo Asso en diferentes tramos horarios.

Lo mismo sucede con los peces, aportándonos unos pocos datos sobre qué características son únicas de cada uno de ellos. A pesar de todo, el estrellato se lo llevan los dinosaurios que van apareciendo poco a poco debido a las fechorías del profesor Akuno. Son dóciles y la mayor parte de las misiones principales están vinculadas a ellos.

Shin chan: Mi verano con el Profesor —La semana infinita—

Nos pueden servir como transporte para viaje rápido o incluso ayudándonos a recolectar la cosecha de los últimos días y siempre se les puede ver campando a sus anchas por los caminos. De hecho, uno de los minijuegos estrella de la obra está vinculada con ellos.

Pocas costumbres más clásicas en el país nipón que las batallas de kaijus y eso es lo que precisamente podremos hacer en combates contra los niños de Asso. Podremos escoger a los dinosaurios como nuestros representantes y luchar en un formato de piedra-papel-tijera. Por si fuera poco, cada paquete de galletas de chocolate cuenta con un cromo que otorga efectos potenciadores a las criaturas, añadiendo un punto más de estrategia.

A lo largo de unas nueve horas de partida discurre todo el argumento que nos lleva a impedir los planes del profesor Akuno, lo cual desemboca en que Shin chan reviva la misma semana en varias ocasiones. La inclusión de los viajes en el tiempo siempre es un arma compleja de manejar, pero lo cierto es que Neos Corporation se ha olvidado completamente de sacarle partido.

Shin chan: Mi verano con el Profesor —La semana infinita—

Nos toparemos con Kazama, Nené, Boo chan o Masao en Asso, repetiremos secuencias enteras con el paso de las semanas y el único que se da cuenta de lo que está sucediendo es el propio Shinnosuke. Para mi sorpresa, el niño tan solo hace un par de comentarios internos al respecto y deja a un lado todas las potenciales situaciones que podrían provocarse con esta situación temporal.

Por tanto, esta herramienta implementada para Shin chan: Mi verano con el Profesor —La semana infinita— se siente como un método para alargar el juego como un chicle. Al tramo final no le sienta nada bien que repetir los siete días no tengan ninguna influencia y llega un punto en el que sencillamente quieres que los acontecimientos se precipiten cuanto antes.

La rutina vacacional termina por ser un sustento menor en las últimas horas, más allá de que la familia Nohara es una anécdota en la trama. Aunque Hiroshi tiene un protagonismo ligeramente mayor, Misae y Himawari no pueden estar más olvidadas por el guión. Ningún peso específico, ninguna intervención en ninguna misión, una lástima dado el potencial de ambos personajes.

Shin chan: Mi verano con el Profesor —La semana infinita—

Eso sí, un gran reconocimiento al equipo de doblaje, el cual se ha esmerado en traducir una obra que muchas veces juega con los dobles sentidos o equivocaciones de palabras. De hecho, siempre se agradecen ver que los guiños se adaptan no solo a nuestra lengua, sino a nuestra cultura, lo cual provoca una sonrisa.

La opinión de VidaExtra

La nostalgia del verano que ya nunca volverá, en el que te despiertas y no miras la hora, en el que parece infinito con un sol de justicia cada día por la mañana. Ese es el espíritu que intenta arañar Shin chan: Mi verano con el Profesor —La semana infinita— y se debe celebrar que Neos Corporation haya escuchado a la comunidad de todo el mundo para lanzarlo fuera de Japón.

Tenerlo entre nosotros ya es una pequeña gran victoria y si estás acostumbrado a títulos relajantes como Animal Crossing o Stardew Valley, encontrarás otro remanso de paz aquí. El título se aleja de las majaderías típicas de las historietas de Yoshito Usui, siendo un juego que se parece muy poco a lo que hemos visto en televisión durante tantos años.

No hay un parque de atracciones, no hay videojuegos ni grandes entretenimientos en Asso, pero la candidez que transmite el pueblo es indiscutible. El único lastre que arrastra la obra es un tramo final en el que se nota el peso de las horas y cómo esas pequeñas tareas, a lo largo de mucho tiempo, terminan por no poder sostener una partida larga.

cover

Shin chan: Mi verano con el Profesor —La semana infinita—

Plataformas Nintendo Switch (versión analizada), PS4 y PC
Multijugador No
Desarrollador Neos Corporation
Compañía Neos Corporation
Lanzamiento 11 de julio de 2022

Lo mejor

  • Asso es un pueblo repleto de belleza
  • El espíritu veraniego se respira en cada rincón
  • Las batallas de dinosaurios son realmente entretenidas

Lo peor

  • Las últimas horas juegan en su contra
  • El tema de los viajes en el tiempo está totalmente desaprovechado

Temas
Inicio
Inicio