Compartir
Publicidad
Publicidad
Tal vez Kirby: Planet Robobot no está entre tus prioridades. Tal vez eso sea un error
Análisis

Tal vez Kirby: Planet Robobot no está entre tus prioridades. Tal vez eso sea un error

Publicidad
Publicidad

Anunciado en un reciente Nintendo Direct en el que sirvió de aperitivo para otros bombazos, ‘Kirby: Planet Robobot’ llega en una época en la que las expectativas que rodean a otros juegos pueden ensombrecerlo fácilmente. No te sientas culpable si lo nuevo de la bola rosa no está en tu radar, siente esa culpabilidad si no planeas ponerle remedio.

Apenas unas horas con ‘Kirby: Planet Robobot’ son suficientes para entender por qué HAL Laboratory se planta con el guapo subido en una fiesta a la que también asisten juegos como ‘Overwatch’ o ‘Uncharted 4’. Son conscientes de que cada uno es bueno en lo suyo, y ellos dominan las plataformas de una forma ejemplar.

El rey de las plataformas

Kirbyrobobot1

‘Kirby: Planet Robobot’ es ese juego que puede coger un niño sin apenas experiencia y disfrutarlo con el mismo entusiasmo que un adulto con cientos de juegos a sus espaldas. La estrategia de crear dos niveles de dificultad en un mismo juego es algo que llevan perfeccionando desde hace años, y aquí, a diferencia de otras entregas recientes de Kirby, vuelven a brillar con luz propia.

Mientras que el niño podrá avanzar sin demasiadas dificultades o incluso vanagloriarse de haber superado un nivel volando de cabo a rabo, el adulto se ve obligado a deshacer sus pasos y volver a entrar a una puerta para que el puzle que allí se esconde se reinicie para completarlo como es debido.

‘Kirby: Planet Robobot’ y su diseño de niveles se encargan de experimentar con distintos niveles de profundidad que tú puedes coger u obviar a tu gusto, la diferencia entre el ir a saco y el querer descubrir hasta el más mínimo detalle en el que te aguarda otro coleccionable.

El Robobot es sólo una excusa

En esta ocasión la baza es el control de un robot que nos ayudará a abrirnos camino en algunas secciones, destrozando objetos que serían obstáculos imposibles en nuestra forma original e invitándonos a jugar con las transformaciones que también pueden afectar a nuestro particular vehículo.

Los cubos que encontremos escondidos nos servirán para acceder a los jefes, así que no vale con llegar al final del nivel, también hay que explorar un poco, y la recompensa para aquellos que quieran ir aún más allá y rebuscar por todos lados son unas pegatinas con las que personalizar a nuestro monstruo mecánico.

Con la excusa del robot a menudo el juego nos plantea la duda de volver a caminar por el nivel, esta vez con nuestro héroe a pecho descubierto, para ver qué nos hemos dejado. Hay secretos que sólo podremos descubrir de esta forma, así como otros que requieren la actuación del mecha para completar el puzle.

Robobot4

No lo pierdas de vista

Algunas veces ese camino estará muy claro, otras tocará mosquearse con nuestra falta de atención por descubrir dónde está el truco demasiado tarde, pero ya sea de una forma sesuda o sin comernos demasiado la cabeza, ‘Kirby: Planet Robobot’ es igual de disfrutable y recomendable.

Las primeras horas con él son más que suficientes para querer venir aquí sin esperar al análisis y deciros, ojo, puede que ‘Kirby: Planet Robobot’ no esté entre vuestras prioridades y el poco ruido que ha generado hace de ello algo comprensible, pero pasar de él y seguir ese camino puede que sea uno de vuestros mayores errores del año.

Por ahora esa sensación parece clara, veremos si sumando más horas podemos confirmarlo en nuestro análisis. Hasta entonces, lo recomendable es no perderle la pista, puede que aquí estemos ante algo bastante más gordo que la idea de “otro Kirby para 3DS”.

Kirbyrobobot2
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos