Compartir
Publicidad
Publicidad
Análisis de Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón, el rey de los videojuegos de aventuras
Análisis

Análisis de Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón, el rey de los videojuegos de aventuras

Publicidad
Publicidad

“La madre que parió a Naughty Dog” o “¿Qué es lo que acabo de vivir?” son algunas de las frases que me han venido a la mente mientras desfilaban ante mis ojos los créditos finales de ‘Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón’. Un juego que he disfrutado con una sonrisa en mis labios desde sus primeros y espectaculares compases hasta el último plano.

No es una frase hecha: me ha sido prácticamente imposible dejar de sonreír (y reír a carcajada limpia) mientras hacía correr, saltar y disparar al bueno de Nathan Drake. En varias ocasiones también he saltado yo. De alegría. Del sofá. Porque Naughty Dog ha entrado en PS4 con un auténtico cañonazo.

Uncharted 4, la historia los hermanos Drake

Nathan. Nathan Drake siempre ha sido el protagonista. Lo hemos visto evolucionar mucho (muchísimo) desde aquella primera entrega que Naughty Dog se sacó de la manga en el año 2007 para PS3. Me refiero, sobre todo, a su aspecto físico, ya que desde siempre ha sido un graciosete. Uno de los que sí hacen gracia, por suerte. Un fanfarrón que cae bien y al que a todos nos gustaría tener como amigo. Un tipo que, para llevarme la contraria sobre lo que estoy escribiendo ahora mismo, ha madurado en ‘Uncharted 4’. Un poco, al menos.

Nathan echa de menos todas aquellas aventuras que vivió junto a Sully, Elena y más. En la buhardilla de su hogar guarda todas las reliquias y objetos que fue cumulando con el tiempo en sus idas y venidas descubriendo todo tipo de secretos. También conserva diarios, notas, fotos… y una pistola de juguete que, de vez en cuando, le gusta usar a escondidas recreando algunos de los tiroteos que todos tenemos en mente. Porque Nathan ya no va por ahí saltando de cornisa en cornisa, no: su vida ha cambiado mucho desde la última vez que nos fuimos de fiesta con él.

Uncharted 4

Todo bien, más o menos, hasta que un buen día su hermano Sam decide que ya va siendo hora de reaparecer y de proponerle a Nathan una nueva aventura. Una verdadera chaladura relacionada con un tesoro y con los piratas más importantes de la historia. Una chifladura cuyo verdadero significado sólo entienden ellos dos. Porque ‘Uncharted 4’ es, ante todo, la historia de los hermanos Drake.

Naughty Dog ha querido contarnos más sobre los orígenes de Nathan, algo que va intrínsecamente unido a los orígenes de Sam, y para ello se sirve de todo tipo de artimañas narrativas. No os voy a explicar nada del argumento de ‘Uncharted 4’ más allá de lo justo y necesario para poder seguir escribiendo el análisis con algo de soltura: es uno de esos juegos que se disfrutan de forma especialmente intensa si se llega a ellos con la menor cantidad de información posible acerca de su historia.

Mucho plataformeo y sigilo, pero también explosionazas y persecuciones

Esto no es ninguna sorpresa: ‘Uncharted 4’ es espectacular en todos los sentidos y desde el primer minuto. A nivel gráfico y de diseño artístico Naughty Dog ha conseguido tocar techo, la banda sonora es una delicia y el doblaje al español es excelente. Y hasta aquí todo lo que voy a decir sobre su apartado técnico, el más bruto de los que se han visto en PS4 hasta ahora. Bueno, diré algo más: me he frotado los ojos en varias ocasiones para asegurarme de que lo que estaba viendo era digital y no real. Malditos Naughty Dog, ¡la madre que los parió!

Una vez hecho el necesario apunte sobre el excelso nivel técnico del que hace gala ‘Uncharted 4’ por tratarse del primer juego del estudio desarrollado específicamente para la consola de Sony, y porque es lo que nos han estado vendiendo desde el primer momento, pasemos a lo importante: qué ofrece ‘Uncharted 4’ al jugador.

La explicación rápida: diversión a raudales y emociones por un tubo. La explicación larga es todo lo que viene a partir de ahora, empezando por el plataformeo. Hay muchas plataformas. Muchísimas. Os vais a hartar (en el mejor sentido de la palabra) de dar saltos imposibles, de agarraros en el último segundo a salientes o cornisas, de escalar muros y de descubrir el siguiente movimiento para llegar a lo alto de una montaña o un edificio. Y mola todo.

Uncharted 4

De hecho la sensación general que me ha dejado ‘Uncharted 4’ es que tiene mucho plataformeo y muchos enfrentamientos en los que hay que actuar con sigilo por un lado y, en comparación, muy pocos puzzles y tiroteos por el otro. La clave es “en comparación”: no es que haya pocos tiroteos en total, lo que sucede es que no tienen tanto peso en esta entrega. Eso sí, cuando se producen los enfrentamientos a tiro limpio el juego se convierte en una salvaje fiesta de explosiones y desenfreno michaelbayano.

Decía que esta entrega va corta de puzzles: si no recuerdo mal hay tres o cuatro, no más. Por otro lado las fases de sigilo son bastante numerosas. Las podemos resolver a tiros, obviamente, pero lo cierto es que el juego invita a estudiar el movimiento de los enemigos (a los cuales podemos marcar para saber cuántos son y no perderlos de vista ), a esconderse y trazar la mejor estrategia para acabar con todos de forma silenciosa y sin que nadie dispare una bala.

Y las persecuciones... Ay, las persecuciones. Alguna de ellas ya la hemos visto en los vídeos que Sony ha ido adelantando desde que el juego fuera anunciado, pero molan igual. De hecho, no: molan mucho más con el pad en las manos. Esto y los viajecitos en coche por Madagascar le aportan algo más de variedad al asunto para que no todo sea escalar montañas y aniquilar enemigos.

Naughty Dog y el cine

Se nota muchísimo el gusto que tiene Naughty Dog por crear experiencias cinematográficas y su deliciosa habilidad para trasladar el lenguaje del cine a su obra. ‘Uncharted 4’ no es el típico videojuego que por ser cinematográfico se olvida de que aquí hemos venido a jugar, sino que integra en su desarrollo una enorme carga narrativa haciendo uso de todo tipo de recursos de forma magistral.

Esta gente sabe dónde poner la cámara y qué movimiento tiene que realizar para que por sí mismo tenga significado. No se trata solamente de que veamos lo que sucede en pantalla, sino de darle un sentido, de inyectarle ese aroma a película que tan bien le sienta a esta saga.

Uncharted 4

Además de esto, y como viene siendo habitual en los ‘Uncharted’, hay muchas secuencias con diálogos en las que el jugador se convierte en un mero espectador. Pero aquí, a diferencia de otros títulos, son entretenidas, interesantes y emocionantes. La historia que nos cuenta el juego es una historia que nos gustaría vivir de verdad. Está llena de enigmas a resolver y es capaz de disparar nuestra imaginación al máximo. Y los personajes acaban resultando mucho más profundos y humanos.

Se nota, además, que Naughty Dog aprendió mucho en ‘The Last of Us’ sobre cómo representar las relaciones entre los distintos personajes. También sobre cómo contar una historia compleja y llena de matices utilizando en muchos casos una serie de recursos más propios del lenguaje cinematográfico que del de los videojuegos sin que por ello se vea perjudicada la jugabilidad.

Un multijugador que no pasará a la historia

Además de la campaña y de todos los extras que podemos desbloquear si vamos recogiendo los tesoros que hay escondidos por todo el juego (ojo ahí al modo de renderizado en 8 bits que es una locura), lo cual añade un buen toque de rejugabilidad si queremos completarlo al 100%, ‘Uncharted 4’ cuenta con su propio multijugador con el que seguir sumando horas cuando el modo historia esté bien exprimido.

Lo cierto es que que el multi nunca ha sido la principal baza de los ‘Uncharted’, y esta entrega no supone ninguna excepción. Cuenta con cuatro modos competitivos que se pueden jugar en ocho mapas distintos, y añade algunas novedades como la posibilidad de mejorar nuestro equipo con moneda del juego durante el transcurso de una partida, los nuevos ataques místicos o la posibilidad de invocar distintos tipos de personajes para que nos echen un cable, pero digamos que no pasará a la historia.

Está bien como forma de alargar la vida del juego, y se agradece que Naughty Dog haya dedicado esfuerzos en esto cuando ya está ofreciendo una campaña extensa y compleja, pero personalmente creo que una vez probados estos modos no me voy a dejar caer mucho más por allí. Lo gordo es su historia y con ese buen sabor me quedo.

La opinión de VidaExtra

‘Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón’ es el juego con el que a partir de ahora se tendrán que medir todos aquellos que quieran ofrecer una superproducción en consolas. Es largo (su campaña me tenido embelesado durante cerca de 19 horas), divertido, emocionante y, sobre todo, apabullante, excesivo y lleno de momentos verdaderamente espectaculares.

Sin duda estamos ante uno de los juegos imprescindibles del año y uno de esos títulos por los que merece la pena tener una PS4.

Imprescindible

Uncharted 4

Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón

Plataformas PS4
Multijugador
Desarrollador Naughty Dog
Compañía Sony Interactive Entertainment
Lanzamiento 10 de mayo de 2016
Precio 59,90 euros

Lo mejor

  • La historia y la forma de narrarla
  • Personajes entrañables y muy humanos
  • Es largo y rejugable

Lo peor

  • Que no dure 19 horas más (por pura ansia)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos