Compartir
Publicidad
El día en que Michael Jordan protagonizó un plataformas de baloncesto... mientras él jugaba a béisbol
Cultura

El día en que Michael Jordan protagonizó un plataformas de baloncesto... mientras él jugaba a béisbol

Publicidad
Publicidad

La relación de Michael Jordan con los videojuegos arrancó, lamentablemente, con uno de los peores títulos de basket que se recuerdan. ‘Jordan vs. Bird: One on One’, desarrollado y lanzado por EA a finales de los ochenta para un puñado de sistemas, proponía exactamente eso: un cara a cara entre dos titanazos como Michael Jordan (Chicago Bulls) y Larry Bird (Boston Celtics) que no acabó de entusiasmar a nadie. Pues empezamos bien.

Sólo hay otros dos videojuegos que llevan su nombre en el título, aunque evidentemente su figura está presente en otros muchos juegos de baloncesto: ‘Michael Jordan in Flight’ y ‘Michael Jordan: Chaos in the Windy City’. Este último no es un juego deportivo, sino un plataformas de acción muy loco para SNES que esconde varias curiosidades. Curiosidades como que, en el momento de su lanzamiento, Jordan ni siquiera jugaba al baloncesto.

Cuando Michael Jordan cambió el baloncesto por el béisbol

El 6 de octubre de 1993, Jordan anunció su retirada del baloncesto (la primera de ellas). En su biografía asegura que llevaba preparándose para esto desde el verano de 1992. Una falta de motivación por seguir jugando, sumada al cansancio que supuso formar parte de aquel maravilloso Dream Team de los Juegos Olímpicos de Barcelona, fueron algunas de las razones que le llevaron retirarse.

Así lo expresó el propio Jordan en su momento:

No tengo nada más que demostrar en el baloncesto. No veo más desafíos por los que podría sentirme motivado. No tiene nada que ver con la muerte de mi padre, la presión de los medios, o ninguna otra cosa más allá de haber logrado todo lo que podía en el baloncesto. Y cuando esto sucedió, sentí que era el momento de dejarlo.

Unos meses después, en febrero de 1994, Jordan firmó un contrato para entrar en las Ligas Menores de Béisbol, donde llegó a jugar durante todo un año. Y todo esto sucedió en mitad de la producción de ‘Michael Jordan: Chaos in the Windy City’. Así lo explica Amy Hennig:

Él estaba jugando en los Birmingham Barons en aquel momento. Estaba jugando a béisbol. En mitad de nuestra producción, el padre de Michael Jordan fue asesinado y él se retiró del baloncesto para convertirse en un jugador de las Ligas Menores de Béisbol. Y allí estábamos nosotros en plan “Um, vamos a seguir adelante con este plataformas de basket”.

Lo explica Amy Hennig porque, y esta es otra de las grandes curiosidades que esconde ‘Michael Jordan: Chaos in the Windy City’, fue el primer videojuego diseñado por ella. Y también formó parte del equipo de arte y animación. Os recuerdo que Hennig es la directora y guionista de los tres primeros ‘Uncharted’. Y la persona que estaba al mando de ese ‘Star Wars’ que tenía entre manos Visceral Games antes de que EA cerrara el estudio en octubre de 2017.

Michael Jordan

Michael Jordan: Chaos in the Windy City: plataformas, acción y un científico loco

‘Michael Jordan: Chaos in the Windy City’ le encantó a los hijos de Jordan. Tanto es así que el propio jugador le firmó una pelota a Hennig en la que escribió: “To Amy, Great game”. Sobra decir lo que debe suponer tener una bola con esa frase escrita por Jordan. Según cómo la lea uno, puede dar la impresión de que ha estado echando unas canastas con él.

El argumento del juego es una locura: los Chicago Bulls se disponen a jugar un partido de carácter benéfico, cuya organización corre a cargo de Scottie Pippen, cuando el equipo de Jordan es secuestrado por un científico loco llamado Maximus Cranium. El tipo amenaza con llevar a cabo experimentos con ellos si Jordan no se entrega. Evidentemente, Jordan manda a Cranium al arrozal y decide embarcarse en una misión de rescate.

El objetivo último es liberar a los 21 jugadores retenidos por el doctor chiflado, para lo que Jordan debe recorrer un buen puñado de áreas de Chicago, cada una de ellas con cinco fases de locura extrema, y acabar con los enemigos que vayan surgiendo por el camino. Todo muy cucú bananas.

O sea, Jordan es capaz de lanzar hasta ocho tipo de bolas distintas, cada una de ellas con sus propias características y efectos (fuego, hielo, bolas boomerang y así). Y además hay repartidas una serie de canastas a lo largo de los niveles en las que el jugador puede encestar la bola para activar efectos u objetos. Porque si no, ¿dónde quedaría relegado el baloncesto? Algo más había que poner.

‘Michael Jordan: Chaos in the Windy City’, en definitiva:

  • Fue uno de los tres videojuegos que lograron contar con la licencia de Michael Jordan para usar su nombre en el título.
  • Es uno de los pocos títulos no deportivos protagonizados por deportistas de élite. Sí, sé que a muchos os ha venido a la mente ‘Shaq Fu’, otra de estas anomalías.
  • Fue el primer videojuego diseñado por Amy Hennig, que hasta aquel momento había trabajado como artista en otros tres títulos: ‘Electrocop’ (Atari), ‘The Bard's Tale IV’ (EA - cancelado) y ‘Desert Strike: Return to the Gulf’ (EA). Posteriormente acabaría dirigiendo y escribiendo tres de las cuatro entregas que forman la saga ‘Legacy of Kain’, así como las tres primeras entregas de ‘Uncharted’, entre otras cosas.

Más en VidaExtra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio